¿Te Has Sentido Frustrado Por Tu Edad Y Tus Logros?

8
734
decisiones de vida a los veinte, treinta y cuarenta anos

Estoy a punto de cumplir años de nuevo. Llegar a los 44 no ha sido fácil, he tenido que sacar fuerza y valor para tomar muchas decisiones que me han hecho no encajar con las ideas de los demás, pero sí con las propias. ¿Por qué?

Ahora les cuento. Todo este último año de vida me la he pasado demasiado sensible y reflexivo, viviendo cosas distintas y tratando de borrar conceptos e ideas con las que crecí, que aunque se que son  falsas, me han afectado. Hice en mi pagina de Facebook esta pregunta:

decisiones de vida a los veinte, treinta y cuarenta anos

Hubo muchos comentarios, pero los más recurrentes fueron:

Las decisiones más importantes que tomamos a los 20, 30, 40:

20: carrera
30: casa
40: consolidación económica
50: planeación de la vejez

20: salir de casa
30: a qué te dedicarás el resto de tu vida
40: ¿soltero o casado?

20: Carrera
30: Casa
40: Relación definitiva

Sin lugar a duda, la mayoría de las decisiones a lo largo de la vida están basadas en conceptos y estructuras sociales que se “asume” deben aplicar para todos. Mi pregunta es:
¿Por qué si todos somos diferentes deberíamos ajustarnos a un plan o sistema de vida único? 

¿Por qué asumimos que debemos hacerlo cuando puede generarnos frustración y sufrimiento?

La respuesta que más me gustó sobre el tema fue:

“Creo que las decisiones más importantes no dependen de la edad, sino de las circunstancias”.

A esto yo le sumaría:
Además de las circunstancias, nuestras decisiones dependen de las aspiraciones y sueños de las personas, de lo que a cada uno le va haciendo feliz a cada momento, de aprender a fluir con los cambios y abrazarlos desde el corazón.

Resumo un poco mi vida… y la de muchos:

A los 20 años tomé decisiones en base a lo que “creía” que sería mi vida profesional.
En cuestiones de amor, me rompieron y rompí el corazón varias veces. Fue algo que resultó inevitable y con lo que tuve que aprender y crecer como persona.

A los 30 mi vida era completamente diferente que a los 20, por lo que tuve que replantearme mi vida profesional.
En el terreno sentimental, ya me conocía mejor, ya tenía un mejor manejo de mis sentimientos y emociones, aprendí que la verdadera libertad consiste en tener autocontrol, en ir abandonando la parte instintiva para ir viviendo con el corazón y la intuición.

A los 40 mi vida era completamente diferente que a los 20 y que a los 30, por lo que tuve que replantearme mi vida profesional de nuevo.
En lo que se refiere al amor de pareja, a los 40 conocí a la persona con quien siento y deseo compartir el resto de mi vida.

La mayoría de la gente basa su vida en lo profesional, en el trabajo, en la economía. Creen que eso los define y les da valor como personas. Quizás les de valor dentro del sistema social, pero ¿realmente los hace felices? El éxito profesional y económico no hace feliz a nadie. Sí hace la vida mucho más fácil, pero no da paz al corazón, a menos que vivas conectado con él.

“El verdadero éxito consiste en encontrar la paz interior”.

A los casi 44 años, después de tantos cambios en mi vida, de tanta búsqueda, de lágrimas y momentos difíciles que muchos ni se imaginan, lo que más comienza a importarme es mi paz interior, mi felicidad silenciosa, mi alegría compartida, mi familia, la música alegre, los mensajes positivos, el sol, el olor a café, el sonido de la guitarra, lo simple de la vida, lo que no se paga con dinero. Aunque claro que me gusta la comodidad y vivir bien, no lo niego, todos lo merecemos.

Una gran diferencia entre mis 20 años y mis 44, una que me duele reconocer pero sobre todo, me ha dolido mucho vivir:

A los 20, cuando estaba descubriendo la vida y no vivía tan contaminado todavía por “lo que debe ser” “lo que uno debe tener”, “las comparaciones con los demás”, “el prejuicio y las falsas limitaciones de la edad”, vivía con mucha inspiración, vivía conectado con mi corazón a través del arte, de la sensibilidad. En aquel entonces, cantaba, componía canciones, escribía, se me pasaban las noches en vela tan solo escuchando música y escribiendo, eso me daba paz, me llenaba, me recordaba de lo que estoy hecho y me envolvía en una realidad de magia y bendiciones. Lo añoro, tanto que al escribirlo se me salieron las lágrimas.

Hoy, a mis casi 44, este es mi mayor deseo, volver a encontrar inspiración, recuperar la paz, reconectarme conmigo mismo, con quien soy hoy para volver a sentir y experimentar que soy mucho más que mi ego, mucho más que mi personalidad.

“Somos mucho más de lo que creemos Y a esta vida hemos venido a descubrirlo”.

Empiezo a comprender la sensación de la nostalgia, la melancolía del ayer. No creo que tenga que ver con vivir del pasado, sino con recordar quien realmente somos. Ahora, el reto, el sueño y la bendición será hacer brillar mi espíritu de nuevo como cuando tenía 20 años, pero con la sabiduría acumulada, con lo que he aprendido a valorar la vida, lo que tengo y lo que no.

Tengas la edad que tengas, te doy un consejo:
Conéctate con el cielo, con la naturaleza, con la vida, con los animales y encontrarás esa inspiración de la que hablo, de inmediato tu espíritu sentirá la necesidad de expresarlo de alguna forma y entonces encontrarás tu don, tu propio arte y tu vida se transformará en dicha.

“Nunca es tarde para recuperar lo perdido. Lo que es de uno siempre está ahí, solo hay que aprender a verlo de nuevo”.  

Algo muy importante que debemos tomar en cuenta a cualquier edad:

La prosperidad es la naturaleza de la vida, si no la tenemos se debe a las falsas creencias que tenemos instaladas, a nuestra desconexión con lo infinito, con la grandeza de la existencia.

*P.D
Cuando me preguntan por qué mi manía por los TONES (treintones, cuarentones, cincuentones,…) les respondo: porque amo la vida y somos tan tontos, que creemos que la edad es un castigo, cuando en realidad es nuestro mayor privilegio.

Aquí con 25 años…

tones, treintones, cuarentones, cincuentones, salvador nunez blog, salvador nunez shop

¡Suscríbete al Newsletter y recibe quincenalmente nuestras mejores recomendaciones y artículos!


8 COMENTARIOS

  1. Te leo, te imagino y hago click en momentos…estoy por cumplir 30, me leo e tus letras, reflexiono sobre lo que tengo y lo que he perdido y algo que me quedó de ti, es el que al crecer la razón empieza a controlar las emociones, y eso he aprendido bastante en mis 20’s… entregué el corazón a quién lo merecía ( pues no era mala persona),sino que no lo supo apreciar. Aprendí a degustar el sentimiento y escuchar a la razón. Terminé mi carrera de arquitectura y la dejé por el Estilismo…y hoy disfruto ver a mis clientas salir contentas por mi trabajo…hoy no necesito de la compañía de alguien para ser feliz, mi alma me pide tranquilidad y paz espiritual…estoy en busca de ello…y lo hago al escribír pequeñas historias, cuentos, reflexiones…y eventualmente ir a una iglesia en horarios pasivos a orar…a saciar un poco de esa sed espiritual… ahi voy…caminando a ser un “TON”…gracias por compartir tu experiencia, sentir y miedos… gracias por ser tú y ser para tu gente. Buenas vibras a ti y todos tus seres amados.

  2. Que interesante lo que dices tengo 38 y siento que no vivido nada. Siempre quize hacer feliz a todos padres maestros amigos jefes etc pero creo no me di tiempo de hacer feliz a mi mismo. Que complejo querer hacer lo que otros dictan esta bien. Siento que debe dar un giro mi vida aun no se cual ojala pronto lo logre averiguar. Saludos desde Peru.

  3. Lei tu articulo y me senti motivado a seguir adelante, tengo mas de 40 y no me sentia mal hasta hoy que sin querer vi la edad, luego de leer tu articulo comprendi que la edad es un numero y nunca eso nos define pues hay viejos de 28 y jovenes de 44 o de 50. Lo que nos define es como nos sentimos por dentro y lo exteriorizamos .

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

 LO MÁS NUEVO
Blogger-Vologger, comunicador y emprendedor que se ha convertido en un referente de la comunidad LGBT en México y Latinoamérica por crear y compartir a través de su blog.