cama, hombre en la cama, peludo, hairy

Mitos sobre el sexo en pareja… ¿Qué es lo natural? ¿Cuántas veces a la semana?

No hay nada mejor que vivir con naturalidad, expresarse con naturalidad, pensar y sentiir con naturalidad, enfrentar nuestros conflictos con naturalidad y recordar que somos ignorantes por naturaleza. Todo es natural en la vida, lo único anti-natural sería no perdir ayuda cuando la necesitamos. Si nos diéramos cuenta que todo es natural, desaparecerían la mayor parte de nuestros conflictos y simplemente tomaríamos acción sobre lo que necesitamos.

Entre otras cosas, el sexo es algo natural, pero cuando se trata de una relación de pareja, el sexo es algo que debe trabajarse, procurarse, platicarse, descubrirse y en ocasiones, asistirse. En la sociedad de hoy, el sexo está sobre valorado, todo gira en torno a l sexo. Somos bombardeados a cada segundo por estímulos sexuales a través de la mercadotecnia porque todos sabemos que eso vende. El problema no creo que se la publicidad, sino cómo la tomamos, cómo la leemos y de qué manera nos dejamos influenciar o no por ella. Lo que se nos olvida es que en la mayoría de las ocasiones, esa mercadotecnia es algo anti-natural. Y ahora, si le sumamos el hecho de que el mexicano se las da de “el más cogelón”, entonces muchos se compran la idea de que deben “rechinar catre” diario y tres veces con su pareja. Pero como esa no es la realidad de la mayoría de la gente, muchos viven frustrados y preocupados, sin darse cuenta que, en realidad, sólo viven confundidos.

Cada pareja es distinta, cada una se comunica de formas diversas. Claro que es importante el sexo, es una forma de comunicación, de expresión, incluso, de comunión. Es algo natural que, como la publicidad, cada quien entiende y adopta de manera distinta. Ahora, si la naturalidad que vivimos resulta incómoda, lo primero que debemos hacer es preguntarnos cuál es el verdadero motivo de esa “incomodidad”.

Las historias de pareja se resuelven entre dos. Cada pareja tiene contratos distintos. Si todo en la vida cambia, también creo que las cláusulas de los contratos deben irse ajustando. “El amor” es el Arte por el que todos estamos aquí y por el que debe trabajarse a diario.

Somos seres humanos, somos seres completos, estamos hechos de todo pero tenemos el poder de decidir.

A lo que más tiempo, mente, emoción y energía le damos, en eso nos convertimos.

Si vivimos sobre estimulando tan sólo una parte de nosotros, perdemos el equilibrio. Creo que el “equilibrio” es un “ideal” con el que todos vivimos, pero la felicidad se encuentra en la armonía. Porque el equilibrio únicamente se da por unos segundos y la armonía puede ser una constante en nuestra vida. Vivir en armonía es aprender a convivir con todo lo que somos, con todo lo quer existe, porque eso es lo natural y así es perfecto. Quizás cada quien encuentra su propio equilibrio en el momento en el que aprende a vivir “armónicamente”. En ese tipo de “equilibrio” si creo: en una forma de ver y vivir la vida, no en un concepto “idealista”.

Hoy en  la mañana me desperté con un mensaje que alguien me envió, agradezco su confianza. Esta persona estaba preocupada porque después de algunos años de relación, ya casi no tiene relaciones sexuales con su pareja y siente frustración. Yo no soy terapeuta sexual ni sexólogo. Soy una persona que, como todo mundo, se enamora, se desenamora y trabaja a diario por su felicidad. La “comunicación” es la base de todo. Pero sobre todo, la comunicación con nosotros mismos. Hay que sincerarnos cada mañana frente al espejo y desnudarnos por completo para poder “vernos” tal y como somos. En mi experiencia personal, creo que también he caido en el error de pensar que el sexo es la base del amor. Y es que en muchas ocasiones la teoría, la lógica nos queda clarísima, pero muy dentro de nosotros hay “falsas creencias” que se quedan arraigadas.

Con la edad, con los años, con la experiencia uno aprende a comparar un poco (en el buen sentido) muchos aspectos de la vida y se da cuenta que el secreto para ser feliz está en uno mismo y es el auto-control. A mucha gente esto le suena a represión. Por el contrario, a mi me suena a “libertad”. El aprender a ser congruentes con lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos es lo que nos da paz y alegría. Entonces, ¿qué es lo más natural? Amanecer haciéndonos preguntas y reflexiones como estas. Y es que la vida simplemente sucede, se descubre a sí misma y sigue existiendo ajustándose a los cambios y sin conflicto alguno.
Volviendo al terreno sexual… no creo que nada esté bien ni nada esté mal, si logramos quitarnos prejuicios e ignorancias de la cabeza, viviremos mucho mejor, nos volveremos más creativos y de pronto, nuestra vida anterior nos comenzará a quedar apretada e incómoda. Lo natural es que todos crezcamos y no únicamente de tamaño ni de edad, sino de mente y corazón.

¿Eres de los que usan camisón de franela o eres de los que les gusta que les hablen sucio en la cama y le estimulen sus pensamientos más pervertidos? ¿Lo sabe tu pareja? ¿Lo logra contigo? El sexo es rico, pero con el paso del tiempo creo que se convierte más en un arte, en un viaje personal, en un rompecabezas de imágenes, sensaciones y emociones que hay que aprender a trabajar. Yo digo que el sexo en pareja debe ser algo divertido, creativo y pervertido; liberador. Por lo menos a mi así es como me gusta.

En ocasiones he llegado a pensar que el amor es algo mucho más sencillo que el sexo en pareja, pero como a muchos nos metieron en la cabeza que lo natural es la “monogamia”, entonces tenemos una tarea diaria por la cual trabajar. Cada cabeza es un mundo y la verdad absoluta nadie la tiene. Lo importante es aprender a ser felices a cada momento con lo que hay y también con lo que no hay. Eso debería ser lo natural, ¿no creen? O ¿qué opinan? ¿Cuál ha sido su experiencia personal sobre el tema?

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

@SalvadorNop

Facebook Page

Youtube

 

 

 

2 Comentarios

  1. Vero Munoz
    30 marzo, 2014
  2. Erik
    5 enero, 2016

¿Cómo ves?