hombrem tatuajes, hombre tatoos, gay, kinky, morbo, sexual, traje, hombre en traje gay en traje

Lo que nos excita y nos da morbo… (Segunda parte)

 

(Primera parte del post)

Por alguna razón, nos gusta darle una connotación negativa a todo lo que nos genera placer. Quizás sea parte del juego, de una rebeldía inconsciente que algunos cargan todavía al tener que mantener en secreto o negar ante la sociedad una cualidad tan importante, deliciosa y cachonda de sí mismos.

¿Qué es vulgar?  ¿Cuándo se convierte algo en una obsesión?
Creo que eso es cosa de cada quien. No soy psicólogo, terapeuta sexual ni nada por el estilo. Simplemente soy demasiado curioso, inquieto y reflexivo. Ah, y “caliente” como muchos. Ja, ja. Por eso me hago seguido este tipo de preguntas. Me parece que algo se vuelve “vulgar” cuando se comparte en el lugar inadecuado. Me parece que el respeto siempre será la base de todo. Ahora, eso no significa tener que ocultar nuestros gustos ni mantenerlos en secreto. En lo personal, me encanta la gente que habla con toda frescura y espontaneidad sobre su vida, sus gustos, placeres y aficiones. Admiro, respeto y me divierte la gente libre. ¡Me da morbo!  Ja, ja.
¿Y cuándo algo se convierte en una obsesión o adicción?
Cuando se escapa de nuestras manos, cuando agrede al bienestar del otro, cuando la situación en sí, nos domina, toma control sobre de nosotros.
Cuando cualquier actividad que hacemos nos genera problemas, significa que no estamos sabiendo practicarla o utilizarla de la manera correcta.

Ver pornografía con la pareja me parece válido y excitante si las dos partes se sienten cómodas y les funciona. Hacerlo es crear un “juego de placer” entre dos. Pero si aquello se llega a convertir en una necesidad, si eso empieza a transformar la relación al grado de dejar de sentir excitación sin una película de por medio, entonces deja de ser divertido porque significa que el juego los sobrepasó y los convirtió en sus propios juguetes.
Ver pornografía solos es muy rico. Sin embargo, puede suceder un poco lo mismo que en el caso de hacerlo con la pareja. Si la situación nos domina, se pierde la diversión. No creo que nada en la vida esté bien ni mal. Creo en lo que a cada uno nos funciona y nos acomoda, siempre y cuando no afectemos a nadie.

Me gusta ver la felicidad como el arte de aprender a disfrutar nuestra libertad con sus consecuencias.

Si tus consecuencias no te están haciendo feliz, entonces significa que tienes que cambiar tus libertades.

Tenemos que encontrar “congruencia” entre lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos. Eso es todo.

Ahora, creo fervientemente que todos somos un poco de todo, pero nos convertimos en la parte que más alimentamos de nosotros mismos. Si queremos ser libres y felices, cada uno debemos encontrar nuestro propio equilibrio. Esto es una tarea de vida, un ejercicio diario. Si la vida, el mundo cambian a cada instante, entonces nosotros también y debemos aprender a asimilar nuestros propios cambios.
Los Gays somos tan predecibles… ja, ja. Sin embargo, creo sabemos echar mano…  perdón, sabemos hacer un buen uso de nuestras herramientas y clichés.
A mi me dan un morbo los hombres en calzones… Ja, ja.  La piel me jala demasiado. Pero felizmente puedo decir que hoy ya no me pierde. ¿Y a ustedes? ¿Cuál es su mayor morbo?

En este blog pueden dejar todo tipo de comentarios, pero en Facebook no se pasen de lanzas,  ya ven que cada vez se pone más familiar y entonces sí resultaría “vulgar” y agresivo. ¡Pero cuenten! Ja, ja.

Nos vemos y leemos siempre por acá con todos nuestros sentimientos, emociones y hormonas.

En la sección de “contacto” dejen sugerencias de temas para poder hacer “posts” escritos y en video. ¡Metámosle candela a esto! ¡Qué rico!

 

¡Sígueme!

 @SalvadorNop

Facebook

Youtube

MOOVZ.com  La Red Social LGBT

 

5 Comentarios

  1. agustin
    12 mayo, 2014
  2. leifer
    5 agosto, 2014
  3. alfos
    8 agosto, 2014
  4. Elias A. Lzcano
    11 marzo, 2015
  5. Luis Duran
    27 agosto, 2015

¿Cómo ves?