Etiqueta: amores peligrosos

Lesbianas, Tatu
La peor prisión es la mental, la que te impone otra persona que te deja sin opinión y decisión propia. “Quien quiera compartir una noche a tu lado y una mañana envuelta en sonrisas jamás cambiará tu esencia”.