¿Por qué dejas de encajar en muchos lados después de los cuarenta?

0
121

Empecemos por decir que afortunadamente con la edad uno va cambiando y va poniendo las prioridades en otro lugar, y no me refiero a la loción para evitar la caída del pelo, la crema para las patas de gallo y los lentes para la vista cansada. Ok, sí, también. Pero al punto al que quiero llegar es a que lo que ayer parecía divertido, hoy ya no lo es tanto. Pertenecer a grupos, hacer burrada y media con tal de ser popular y vivir en la superficialidad ya da flojera. Sí, hay tiempo para todo, pero con los años aprendemos a valorar más nuestro tiempo.

Ahora, no todo es cool, fácil y maravilloso en la vida de los TONES (treintones, cuarentones, cincuentones, etc…) Dejar de ser popular al principio sí pega, pero poco a poco va resultando reconfortante.

En este universo de la vida digital, dejar de ser borrego y hacer lo mismo que los demás te resta seguidores pero te da identidad, hace sentir bien contigo mismo.

No intento ofender a nadie, no me lo tomen a mal, pero cuando lleguen a mi edad y miren hacia atrás, entenderán a lo que me refiero y seguro se reirán un poco o se golpearán contra la pared porque ya no pueden entender muchas cosas que antes hacían.

Lo más sano es darse cuenta que la vida no se hizo para entenderla sino para vivirla y disfrutarla siempre sin miedo y sin culpas.

por que los cuarentones dejamos de encajar con mucha gente

Las incongruencias a cualquier edad

Las apariencias engañan, no se crean todo lo que ven en redes sociales. Afortunadamente no somos tan tontos como en ocasiones parecemos, como absurdamente nos hacemos ver ante los demás. Este es uno de los grandes misterios que aún no logro descifrar. ¿Por qué en la mayoría de las ocasiones damos una imagen diferente a como en realidad somos y luego nos quejamos de que no podemos conocer a nadie que valga la pena y nos acepte tal y como somos?

¿Será tan difícil entender que quien siembra papayas no puede cosechar plátanos? Sonó extraño pero seguro muchos me entendieron. Si sales diario a la calle con una máscara, ¿cómo esperas que esa persona con la que vives soñando toparte al cruzar la calle, pueda reconocerte y enamorarse?

¿Libertad de expresión o estupidez sin freno?

Por eso, conforme pasan los año vamos alejándonos en cierta forma de las masas. De entrada porque te vuelves más selectivo, decides invertir tu tiempo en cosas positivas y rodearte de personas que le sumen a tu vida, no que le resten. Y es que hoy en día mucha gente confunde «libertad de expresión» con «falta de respeto» y además, se sienten con la autoridad y conocimiento suficiente para opinar sobre todo lo que desconocen. ¿Quién quiere rodearse de eso?

Pero bueno ¿qué esperábamos los mexicanos cuando tenemos al maestro en casa, cuando tenemos a un presidente que somete al boto popular la construcción de un aeropuerto y otros temas sumamente importantes y delicados para el país? Claro, es muy fácil manipular a la gente más dolida y con menos preparación, tocarles la yaga, abrirles le herida y prometerles todo lo que nunca han tenido sin tener que hacer nada. Claro, a cambio de darle la razón en todo lo que el señor diga y quiera hacer. Por tanto, la frase «primero los pobres» no es otra cosa que manipulación absoluta. Obviamente no lo cumplirá.» La pobreza no se erradica con dinero sino con educación, aprendiendo a trabajar y con igualdad de oportunidades».

En fin… hoy empiezo a hablar un poquito de temas que antes me reservaba. ¿Por qué? Les repito: porque ya no busco la aceptación de muchos, sino la amistad sincera y la compañía de quienes realmente quieran estar. Eso sí, jamás voy a agredir a quien piense distinto. Mis únicas dos banderas son el AMOR y el RESPETO. Eso sí, estoy en toda la libertad de bloquear a quien me ofenda.

Con el paso de los años uno comienza a buscar más calidad que cantidad.

Retomando el tema de las redes sociales

«Después de los cuarenta podremos tener la vista cansada, pero no nos hemos quedado ciegos para no ver que las redes sociales se han convertido en el escusado que muchos utilizan para vacían la mierda que llevan dentro».

¡Cuidemos nuestra energía, nuestro entorno, volvámonos más selectivos y más positivos si no queremos salir embarrados!

Lo bueno de la adultez

Juro que rebasar los cuarenta empieza a ser maravilloso en la medida en que dejas de identificarte con todo lo que acabo de platicar y comienzas a encontrar tu propio lugar en la vida, porque esto te permite al fin ser tú mismo.

Lo incómodo de la adultez

Muchos jóvenes nos critican a los cuarentones, cincuentones, etc… y nos llaman viejos, nos juzgan, nos señalan, nos ponen límites para todo, hasta deciden la forma en la que debemos vestir, la manera en que debemos comportarnos y hasta el tipo de fotos que debemos compartir. Pero como bien dijera Don Gabriel García Márquez (QEPD) : «La juventud es la única enfermedad que se cura con los años».

La juventud en la edad madura

Sin embargo, cruzar el umbral de los cuarenta te permite sentirte tan joven como tú lo decidas, como tú lo quieras, como tú te atrevas y mucha de esa juventud no puede ser otra cosa que el reflejo de los hábitos con los que has llegado al cuarto piso.

Después de los cuarenta empiezas a valorar tu calma, tu tranquilidad, tu espacio, tu silencio, tu salud, tu alimentación, tu ejercicio, tus mascotas, tu microondas y hasta netflix. Obviamente no se puede generalizar porque cada persona es distinta, pero sí hay cierto patrón que tendemos a seguir y eso se llama madurez. Pero madurez bien entendida, esa que tiene que ver con el despertar de conciencia y no con la manía de comprarse los números de la edad.

Los maduritos y el espejo

A los cuarenta te buscas menos en el espejo y aprendes a mirarte de otra forma. No voy a decir que solo ves tu interior, tu alma porque eso es una gran mentira. Afortunadamente puedo decir que, en mi caso, me gusta lo que veo. Me gustan mis arrugas, me gustan las cicatrices que me han dejado mis recientes cirugías y confieso que eso me sorprende. Pensé que con lo vanidoso que soy me preocuparía tener marcas en la piel, sin embargo, hoy las veo igual que cualquiera de los tatuajes que me hice años atrás, las veo como parte de mi y listo.

El nuevo aspecto de la madurez

Cuando yo era niño, escuchaba que la gente de 32 años ya se consideraba vieja, ya tenía panza, se quejaba de su trabajo y pretendía ser todo lo que nunca pudo. Afortunadamente los tiempos han cambiado y digan lo que digan, vivimos una época de mayor libertad, de menos prejuicio. Los gays siempre hemos sido especímenes más libres que nacimos con la piel más dura para aguantar los fregadazos de la vida. Eso a la larga nos hace más libres y nos permite vivir rompiendo reglas ajenas para poder crear las propias.

Me vale madres que se me noten los años pero sí me interesa verme siempre cuidado y conseguir la mejor versión de mi mismo.

Al que me diga que no es vanidoso no se lo creo y quien realmente no tenga una pizca de vanidad creo que carece también de amor propio. Porque quien no busque lo mejor para sí mismo es porque ya se perdió. Ahora, lo mejor para «uno mismo» siempre será relativo porque es el resultado del sistema de creencias de cada individuo. Sin embargo, lo más importante es sentirnos seguros de no estar siendo la consecuencia de nuestras propias debilidades.

Con todo esto, ahora te pregunto: ¿Te da miedo llegar a los 40? ¿Te gusta la edad que tienes?

Compártemelo en los comentarios y generemos conversación.

*** Abrí un grupo en Facebook para quienes quieran ir siguiendo estas publicaciones y comentar sobre ellas. MIS HISTORIAS. Salvador Nuñez

Comparte esta publicación en tus redes sociales si crees que puede aportar algo positivo.

P.D

«Piensa bien y acertarás».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here