Ejercicio: De Moda Vanidosa A Estilo De Vida Sano

Muchos pensarán a los veinte años que el ejercicio es una moda vanidosa, pero los treintones, cuarentones, cincuentones sabemos que para nosotros ya es un estilo de vida sano.

El ejercicio, a veces es una palabra que nos provoca flojera o nos aterra, sí mis estimados lectores, en ocasiones es una palabra aterradora porque… ¡atrae a los fantasmas!  A los fantasmas del dolor, el cansancio, los calambres, jeje. Sí eso sucede, y estoy segura que en algún momento lo han vivido. Agreguemos a lo anterior las famosas frases célebres: “juro que mañana inicio”, “después de las vacaciones”, “mejor el lunes”, “como propósito de año nuevo”, en fin, la mayoría de las veces posponemos el inicio. Y cuando por fin logramos el cometido, como por arte de magia algo sucede: mucho trabajo, llegamos cansados, hay que atender a los hijos, surge algún compromiso social o familiar que nos impide realizar nuestra rutina programada, nuevamente saboteamos nuestra intención de hacer ejercicio.

Sobra decir que sólo cuando el médico nos dice: “tienes que hacer ejercicio” nos cae el veinte. Entonces sí, comenzamos a reflexionar sobre la edad, lo que comemos, nuestros malos hábitos (fumar, beber, desvelarnos, el sedentarismo, etc.) Pero no es hasta que nos llevamos un buen susto que decidimos tomar cartas en el asunto y modificar nuestros de hábitos de vida, agregando a ellos, el temido ejercicio.

Pero bien, mucho se ha hablado de los grandes beneficios del ejercicio en nuestro cuerpo además de bajar de peso; eliminar esa molesta llantita, mejorar nuestra capacidad pulmonar y cardiaca, fortalecer huesos y articulaciones, prevenir o revertir la osteoporosis, prevenir o detener el envejecimiento, evitar o controlar algunas enfermedades, eliminar el estrés, etc. Si los resumimos todos, tan solo queda una cosa: “El ejercicio físico nos ayuda a vivir mejor” (y también a vernos mejor).

¿Por qué nos sentimos bien física y mentalmente al hacer ejercicio?

Para aquellos que hacen deporte la sensación de sentirse bien, la vitalidad y la alegría que esto produce cuando se practica tiene una explicación científica: las endorfinas (sustancias que se producen en nuestro organismo) son las que provocan estas sensaciones positivas.

Más que sentirnos bien por la liberación de endorfinas que produce el ejercicio físico, el ser deportista es un estilo de vida cada vez más necesario. Cuando nos sumergimos completamente en el mundo agitado y vertiginoso de la vida contemporánea nos damos cuenta de que no es saludable. Por lo tanto, la forma de mantener el equilibrio es buscando nuestro equilibrio y este solo se da trabajando correctamente la mente, las emociones y el cuerpo.

Pero cuidado, así como el ejercicio es benéfico para nuestra mente y nuestro cuerpo, en los últimos años se ha presentado con mayor frecuencia un trastorno llamado VIGOREXIA. Las personas vigoréxicas se sienten escuálidas y quieren aumentar cada día más su masa muscular, luciendo con orgullo su apariencia exageradamente musculosa. Pero este tema lo comentaremos en otra ocasión, solo recuerden:

El ejercicio proporciona bienestar físico y mental y como todo en este mundo, el exceso nos trae consecuencias que si no tenemos cuidado pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

Así que ¡en marcha!

 Hay que hacer ejercicio para lograr la salud integral FÍSICA-MENTAL-EMOCIONAL.

Comparte este artículo en tus redes sociales.

Horte Chanes

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

1

Sin Comentarios

¿Cómo ves?