pediculosis genital, ladillas

¿Pediculosis Genital? ¡Ladillas! Las Vergüenzas Que Uno Tiene Que Pasar

¿Alguna vez has sentido esa incomoda y desagradable sensación de comezón ahí abajito y solo vas caminando y rascándote a cada rato? ¡Espero que no! Porque es un tormento que no se le desea ni al peor enemigo y si alguna vez has sentido eso, deberías de explorarte el asuntito o asuntote #prestenpa’labanda, puedes tener las temibles ladillas.

Las ladillas son pequeños bichitos llamados ácaros que les encanta las zonas genitales, tanto del pubis, como la parte anal e incluso las axilas y la espalda. Padecer ladillas es más común de lo que la gente cree, y la forma más frecuente de contagiarse es durante las relaciones sexuales porque de las ladillas ni el condón te salva, pero también puedes contagiarte, aunque es menos probable, al usar ropa interior que no es tuya o tener contacto con sabanas, colchas o colchones donde haya presencia de estos diminutos pero muy molestos animalitos.

La única vez que he tenido ladillas #nomevuelveasuceder, me di cuenta porque detecté como una pequeña arañita agarrada de un vello púbico, revisándome vi que en el escroto había otra más pegada (el escroto es la piel de los testículos). Las retiré y pensé ¿qué es esto?, me empecé a revisar más y ¿qué creen? tenía una pequeña comunidad de residentes non gratos proliferando de lo más lindo, en los vellos púbicos había como una cadena de perlas muy pequeñitas, asumí que eran los huevecillos de las ladillas.

Lo primero que pasó por mi mente fue meterme en cloro inmediatamente o prenderme fuego pero, después pensé mejor las cosas #nosoytanwey y decidí rasurarme todo, fue ahí donde me di cuenta de la forma que tenían los animalitos, eran como pequeñísimas garrapatas o arañitas bien prendidas a la piel, no dolía cuando me las retiraba, pero era muy difícil hacerlo y aparte había muchas. Por cierto, las ladillas se reproducen extremadamente rápido, en cuestión de días se pueden reproducir exponencialmente.

Cuando me sucedió esto, estaba en mis tiernos 20’s y la verdad no me atrevía a ir al médico #maladecisión. Así que, lo que hice fue contarle a mi mejor amigo y él me recomendó lavar mi ropa y sábanas con agua hirviendo y aplicarme alcohol en la zona púbica y envolverme con una bolsa de plástico, ya se imaginarán la escena tan cómica y por supuesto no me sirvió de mucho su consejo, así que decidí ir a la farmacia a comprar un producto para piojos y aplicármelo, desafortunadamente esto tampoco me funcionó y no me quedó otra solución que ir al médico.

Una vez que le expliqué con toda la pena del mundo lo que me estaba sucediendo, me pidió que me bajara los pantalones y me recostara sobre la mesa de exploración, me examinó con una lamparita y una como tipo lupa, así me confirmó que efectivamente tenía ladillas y me dijo el elegante nombre de Pediculosis Genital #¿qué?¿cómo?, después de la revisión frontal, me pidió que me girará para ver si tenía ladillas en la zona del ano #noporfavor!, afortunadamente aún no llegaban allá. Me recetó usar un shampú especial para la zona púbica y aplicarme una como loción para después de bañarme, me dijo que mantuviera la zona libre de vellos y que mi ropa la lavara con agua muy caliente. El tratamiento duró 15 días y la vergüenza mucho más.

El médico me explicó que mi vida sexual activa fue la causante de que haya tenido ladillas, aunque son una infección muy tratable y no implica mayor riesgo que sólo unas molestias, las ladillas no se pueden evitar de ninguna forma, desafortunadamente el condón no evita que alguien te las pegue, y no hay algún método de prevención, al menos que muy disimuladamente revises a tu pareja minuciosamente para ver que no tenga compañeritos indeseables.

pediculosis genital. ladillas

pediculosis genital, ladillas

Después de unos días noté que ya no tenía ladillas, sin embargo, los huevecillos tardaron un poco más en desaparecer. Ahora cada vez que tengo un encuentro sexual procuro tener una higiene impecable, y por supuesto que mantener los vellos a raya ayuda a que puedas inspeccionarte mejor. Si llegas a encontrar a un polizonte indeseable, no entres en pánico como yo, una visita al médico te librará de sufrir muchas molestias y más pronto de lo que crees estarás de regreso en el juego.

¡Confiesen! ¿Quién ha tenido ladillas?

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

1

Un Comentario

  1. Martín balandran
    5 septiembre, 2017

¿Cómo ves?