Anorexia, bulimia, trastornos alimenticios

Anorexia, hiporexia y bulimia. Trastornos alimenticios. ¡Aguas!

mujer con anorexia

mujer con anorexia

Existen una serie de trastornos que podemos ver muy frecuentemente en la actualidad y son los trastornos de la alimentación, estos trastornos son enfermedades reales y tratables. Principalmente se presentan en las mujeres, aunque también se han llegado a presentar en hombres e inician en la adolescencia. Hay reportes de que se ha presentado en niñas de entre 8 y 10 años de edad. Estos trastornos tienen una fuerte carga emocional y mental y generalmente están asociados con otras enfermedades, como por ejemplo; fobias, trastornos de ansiedad, depresión, trastornos obsesivo-compulsivos, entre los más sobresalientes.
Comencemos con la Anorexia Nerviosa, esta se caracteriza por un adelgazamiento extremo de la paciente, con una búsqueda incesante por la delgadez, miedo intenso a subir de peso, imagen corporal distorsionada, negación de la baja de peso, y falta de menstruación.
En casos extremos las pacientes presentan: pérdida de masa ósea, cabello y uñas quebradizas, piel seca y amarillenta, crecimiento de vello en todo el cuerpo, anemia leve, agotamiento y debilidad muscular, constipación severa, presión sanguínea baja, respiración y pulso lento, daño en la estructura y el funcionamiento del corazón, daño cerebral, insuficiencia multiorgánica, disminución de la temperatura corporal interna, lo que provoca que la persona sienta frío en todo momento, letargo, pereza o cansancio todo el tiempo, e infertilidad.

La Bulimia nerviosa se caracteriza por episodios frecuentes y recurrentes de ingesta de cantidades extremadamente grandes de comida y una sensación de falta de control sobre estos episodios. A este atracón le sigue un tipo de comportamiento que lo compensa por el exceso de comida, como vómitos forzados o abuso de laxantes o diuréticos, ayunos y/o exceso de ejercicios o una combinación de estos comportamientos. Las personas con bulimia nerviosa generalmente mantienen lo que se considera un peso saludable o mientras que algunas tienen un poco de sobrepeso. Tienen miedo de engordar, quieren desesperadamente perder peso y se sienten muy insatisfechas con la forma y el tamaño de su cuerpo. El comportamiento bulímico es secreto, dado que va acompañado de un sentimiento de indignación o vergüenza. El ciclo de atracón y purga puede darse varias veces a la semana e incluso varias veces al día. En la bulimia nerviosa son frecuentes los rasgos obsesivo-compulsivos. Muchos pacientes tienen pensamientos recurrentes vinculados con la comida; juntan recetas o acumulan alimento.

Los síntomas más comunes: garganta inflamada e irritada en forma crónica, glándulas salivales inflamadas en el área del cuello y la mandíbula, esmalte de los dientes gastados, dientes cada vez más sensibles y cariados como resultado de la alta exposición al jugo gástrico, trastorno de reflujo gastroesofágico y otros problemas gastrointestinales, dolor e irritación intestinal a causa del abuso de laxantes, grave deshidratación a causa de la pérdida de líquidos al vomitar o defecar por la acción de laxantes.
En el Trastorno por atracón una persona pierde el control sobre su alimentación. Las personas con trastorno por atracón a menudo tienen sobrepeso u obesidad. Experimentan sentimiento de culpa, vergüenza y/o angustia por tal comportamiento, lo que puede llevar a más atracones.

anorexia, bulimia, atracón

anorexia, bulimia, atracón

Conductas alimentarias “grises”
Muchas conductas alimentarias podrían ubicarse entre una conducta alimentaria “normal” y las formas claramente patológicas. La hiporexia puede ser constitucional o representar formas menores de anorexia mental, como respuesta a las múltiples demandas de la sociedad que valoriza la delgadez y las conductas de restricción alimentaria. El picoteo o “nibbling” por hedonismo alimentario, suele ocurrir como respuesta a los estímulos sociales de una alimentación abundante (galletitas, chocolate, snaks, etc.) pudiendo igualmente estar asociado a conductas alimentarias aberrantes. Otras conductas son las compulsiones alimentarias, que provocan placer y suelen involucrar al chocolate; el síndrome alimentario nocturno y los vómitos autoinducidos, que pueden presentarse aisladamente, constituyendo en si mismos la conducta valorizada mayor frecuencia de síntomas depresivos y de trastornos del estado de ánimo.

El tratamiento para estos trastornos debe adaptarse a las necesidades individuales de cada paciente y pueden incluir uno o más de los siguientes:
• Psicoterapia individual, grupal y/o familiar
• Atención médica y monitoreo (en muchos casos requieren hospitalización, dependiendo de la gravedad del caso)
• Asesoramiento nutricional
• Medicamentos

Así que hay que estar muy alertas, la moda de cuerpos delgados, la obsesión por lucir como las modelos o las(os) artistas, es un factor muy importante para que se presente alguno de estos trastornos, esto no deja de lado que hay alteraciones mentales que predisponen a una persona a padecer un trastorno de alimentación.
Si sospechas de algún familiar, amigo, o tú mismo que puedes padecer algún tipo de trastorno de alimentación, no dudes y solicita ayuda, acude a tú médico para iniciar de inmediato el tratamiento. Recuerda que un trastorno alimentario puede provocar en muchas ocasiones la muerte si no se detecta a tiempo.

Anorexia, bulimia, trastornos alimenticios

Hasta la próxima,
Horte Chanes

@HorteChanes

Sigue este blog en Facebook

Sin Comentarios

¿Cómo ves?