adicto al sexo, sexualidad hiperactiva, trastorno sexual

Adicción al sexo. ¿Deseo sexual hiperactivo?

Muchos hombres se jactan de tener adicción al sexo, pero existen algunos parámetros para considerarlo como tal. El diagnóstico correcto según los sexólogos se llama Deseo Sexual Hiperactivo. Como su nombre lo indica es un deseo sexual compulsivo, obsesivo y recurrente que interfiere en la vida cotidiana. Si el deseo o la “calentura” no interfiere con las otras actividades del día, entonces no existe disfunción, si no una formidable respuesta sexual que lejos de preocupar, debe ser vivida con todo el placer posible.

Una obsesión, en general, es una idea que no se puede alejar de la mente. Y cuando se depositan dichos pensamientos en la sexualidad, puede provocarse el gran riesgo de desarrollar un comportamiento sexual compulsivo en donde las fantasías sexuales y los pensamientos eróticos se convierten en el eje que rige la vida, obligando a las personas a desplazar otras dimensiones, como es el trabajo, el deporte, los pasatiemos, etc.

Este tipo de disfunción tiene bases exactamente igual a otras adicciones, como fumar, usar drogas, trabajar, entre otros. Resulta que hay un “tema” de origen psicológico por resolver y teniendo comportamientos obsesivos se cree que se resolverá, lo cual obviamente no pasa y así se repite de manera casi incontrolable el acto. En esta situación encontramos otro parámetro para pensar en la adicción al sexo: la continuidad y la sensación de vacío al terminar la experiencia sexual. Puede expresarse a manera de masturbación o en erotismo compartido.

Claro que existen las causas biológicas, pero son muy raras, algunos tumores cerebrales o desordenes hormonales pueden provocar esta disfunción, pero vienen acompañadas de otros síntomas físicos que hacen notar el descontrol hormonal y ademas con un examen de laboratorio que nos muestre el perfil hormonal nos daremos cuenta de la causa.

La situación puede generar problemas de pareja, ya que hay una diferencia en la frecuencia de relaciones sexuales entre ambos integrantes. Si la persona nota que hay una obsesión por tener sexo y le esta generando problemas es hora de usar la inteligencia y propiciar la comunicación, ya que el origen de la adicción al sexo no es el sexo en si, si no una causa mucho más profunda que el erotismo, y debe ser tratada como una disfunción sexual.

Si solamente existen muchas ganas de tener relaciones sexuales, o de masturbarse, pero la vida social, la vida íntima y en sociedad sigue su paso, entonces no hay disfunción. Los hombres somos presos de una educación que nos hace creer que tener mucho sexo nos da valor como personas, y la realidad es muy lejana a esto. Todos los hombres tenemos la capacidad de tener relaciones sexuales, la hormona testosterona nos hace fácilmente excitables y deseosos de sexo. Todos podemos tener cuantas parejas sexuales queramos tener o masturbarnos las veces que deseemos, y eso jamás nos dará valor como personas, solamente nos brindará placer y diversión, los únicos objetivos del erotismo. Los valores nos lo dan otras dimensiones, que por nombrar algunas son la integridad, la salud física, las habilidades y las formas de vida.

Puedes entonces darte cuenta fácilmente si eres adicto o no al sexo. Si dejas de trabajar, si te masturbas en medio de un entrenamiento, si sientes vacío emocional después de tener relaciones sexuales, o no ves a tu gente por estar encerrado viendo porno, de manera recurrente por lo menos unos 6 meses, y de forma compulsiva entonces puedes pensar en ir a revisarte con el médico sexólogo. Si no pasa esto, entonces aprovecha tu sexualidad y vívela al máximo.

Espero te haya sido útil esta información. Compártela en tus redes sociales. 😉

Consultas profesionales elsexosegunjuan@gmail.com

@JuanAntonio4

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

15

Sin Comentarios

¿Cómo ves?