S.S Gyalwang Drukpa en Mexico

Una historia muy personal y una invitación mágica a conocer a S.S Gyalwang Drukpa. Maestro del Budismo.

Este es el link para que vean alas actividades que  se harán con S.S Gyalwang Drukpa

http://www.drukpamexico.org/index.php/tour-del-gran-dragon-2014-s-s-gyalwang-drukpa-en-mexico

Hace 11 años me reuní con un amigo, de esos que no son tus íntimos y que siempre quedas para tomarte un café cada que te los encuntras por la calle. Una tarde, de pronto se me ocurrió llamarlo y por fin, vernos. Al día siguiente nos encontramos en la Col. Condesa para tomarnos el tan prometido café en años. Platicamos muy a gusto. Bromas, chistes, vulgaridades, de todo. Ya casi para despedirnos, un comentario de su parte me llamó mucho la atencío. Dijo que había estado en “coma” por varias semanas porque había tenido hace años un accidente. “Literal” se lo había llevado el tren.

Esos temas siempre me llamaron la atención, entonces me platicó que él vio el tan mencionado tunel blanco de luz, que tuvo experiencias extraordinarias de otro mundo. Pedí otro café para mi y otro para él y solté todo mi obligado interrogatorio. Fascinado por la conversación y al notar él mi interés, me dijo: Tengo un amigo que te encantaría conocer porque, al igual que a ti, le gustan todos estos temas. Además, es Budista. Le respondí: sí, preséntamelo, ¡pero en serio! a lo que él respondió: de hecho vive aquí a unas cuántas cuadras. Si quieres vamos a saludarlo. Pedimos la cuenta y fuimos a tocarle el timbre. De pronto se escuchó por el altavoz una voz ronca decir: ¿Quién? Otra que respondió: yo, José Antonio Escalante y entonces la puerta se abrió y subimos las escaleras de ese edificio maravilloso estilo art-déco. Mientras subíamos las escaleras yo recordaba algo muy curioso que me había sucedido hacía algunos días en una meditación, durante la clase de Kundalini Yoga. Todos meditábamos cantando repetidamente un mantra y de pronto, yo sin estar muy consciente, empecé a repetir dos palabras repetidamente: naranja, vino. No me lo cuestioné, me dejé llevar y por poco más de 45 minutos me la pasé diciendo en voz alta: naranja, vino.

Al terminar la meditación, le pregunté a la maestra por qué había estado yo repitiendo esas palabras el lugar de los mantras que todos cantaban. Sólo me respondió: no se, tú lo descubrirás sólo. Conectaste con una parte muy profunda de ti que necesitaba expresarse o decirte algo.  Obviamente me quedé con esa duda por dos días y noches.

Llegamos al departamento del famoso amigo, Ignacio Cantú y cuál va siendo mi sorpresa que al abrirse la puerta volteo al rededor y todo era “naranja y vino” en el departamento. Toda la extraña decoración era justo de esos colore. casi me voy de espalda y por su puesto que al instante platiqué lo que me estaba sucediendo. En ese instante, Ignacio (Nachito) me miró fijamente a los ojos y no dijo nada. sólo sonrió. Inmediatamento comenzó mi bombardeo de preguntas sobre esas telas extrañas que colgaban en sus paredes, sobre esas pinturas un tanto agresivas y otras muy bonitas y cloridas, a lo que él respondio: se llaman “Tankas” y son imágenes que utilizamos en el Budismo para rituales y muchas cosas, simbolizan aspectos del universo.

Me quedé fascinado y desde ese momento “Nachito” se volvió para mi un guía, un libro, un amigo entrañable. Mientras platicábamos, José Antonio, Nachito y yo, pregunté por el baño y al caminar hacia él, me desvié a su recámara porque vi una foto en un marco que me llamó mucho la atención. Valiéndome madres la tomé, me la llevé a la sala y pregunté: ¿Quién es este señor, Nachito? A lo que él respondió: es mi Maestro Espiritual en el Budismo S.S Gyalwang Drukpa. Si te llamó la atención y por todo lo que me acabas de contar, sin duda se que es también tu Maestro y por fin lo has encontrado. Así que puedes decirle: Drukchen. Me quedé maravillado, una sensación especial invadió todo mi cuerpo y no quise salir de ese departamento sin una foto de “Drukchen”.

A partir de ese instante, mi vida se transformó. Todo se volvió mágico e inexplicable. Nachito y yo nos volvimos inseparables y gracias a él, me adentré profundamente por años en el Budismo Tibetano, del que este Maestro Espiritual es la cabeza del linaje.

Hoy, a 11 años de ese día, después de miles de vuelcos que dio mi vida, pasando por una etapa emocional difícil y a punto de cumplir 40 años, alguien me manda por twitter este póster y me pide ayuda para difundirlo e invitar a la gente a conocer a S.S Gyalwang Drukpa Rimpoché. ¡A mi Druk! como cariñosamente le he dicho yo a través de los años.

Vale la pena que dedique tiempo a escribir tantas y tantas historias extraordinarias que viví a lo largo de estos 11 años en el terrerno espiritual. Sin duda lo haré. Pero hoy, lleno de amor, devoción, agradecimiento y maravillado de ver a uno de mis Maestros tocar a mi puerta una vez más cuando más lo necesitaba, los invito de todo corazón a conocerlo. Las casualidades no existen. Todo sucede de maner perfecta cuando tiene que suceder. Si estás leyendo este post, es porque es muy probable que haya llegado el momento de que este personaje lleno de amor se vuelva tu Maestro y transforme tu vida.

La vida siempre nos habla, no nos neguemos a escucharla.

Este es un post muy largo, muy especial y no para todos, pero si has llegado hasta aquí es porque, sin duda, es para ti.

P.D Hace mucho que no veo a Nachito y a José Antonio, pero si llegaran a leer este post, quiero que sepan que les vivo eternamente agradecido, que los quiero y que tenemos que vernos muy pronto. Seguro así será….

Mi Druk:  ¡Sabes que aquí estoy!

Este es el link para que vean alas actividades que  se harán con S.S Gyalwang Drukpa:

http://www.drukpamexico.org/index.php/tour-del-gran-dragon-2014-s-s-gyalwang-drukpa-en-mexico

 

S.S Gyalwang Drukpa en Mexico

¡Sígeme y arriba el ánimo!

@SalvadorNop

Facebook Page

Youtube

 

Sin Comentarios

¿Cómo ves?