leche, lacteos, propiedades de la leche

¿Es bueno tomar leche? ¿Son malos los lácteos?

Últimamente mis pacientes me preguntan sobre la leche y los lácteos ¿porque algunos profesionales de la salud la eliminan de la dieta? ¿Qué si causa cáncer de ovario o de próstata? ¿Qué alternativas existen? Este post nos ayudará a desmentir ciertos mitos o dudas que se han generado.

Empezare definiendo que es la leche: La leche es un alimento segregado por glándulas mamarias que aporta los nutrientes requeridos para el recién nacido de la especie correspondiente, durante los primeros meses de vida. Existe una gran cantidad de productos lácteos, incluyendo leches con contenido variable en grasa, leches fermentadas, yogures y quesos, entre los más consumidos.

¿Que nos aportan la leche o lácteos?

Proteínas
El contenido proteico de los lácteos varía dependiendo del cómo se encuentre el lácteo y es considerado de alto valor biológico (contiene los aminoácidos esenciales). La leche contiene 80% de caseína.

Grasas
Corresponde a la mitad del valor calórico de la leche, así como de las características físicas, sabor, olor y nutritivas, ya que incluyen vitaminas liposolubles (A, D, E). La grasa de la leche puede sufrir alteraciones causadas por la forma en que se procesan dichos productos, los dos componentes mayoritarios son los ácidos grasos saturados y el colesterol que afectan al corazón, lo que obliga a recomendar el consumo de lácteos reducidos en grasa.

Hidratos de Carbono
Fundamentalmente la lactosa (azúcar de leche), que actúa principalmente como fuente de energía y nos ayuda a facilitar de la absorción de calcio.

Minerales
La mayoría de los lácteos contiene sodio, potasio, magnesio, calcio, manganeso, cobalto, cobre, fósforo, fluoruros, yoduros etc.
El calcio es clave para la salud de los huesos. Consumir suficiente calcio desde la infancia hasta la edad adulta ayuda a fortalecer los huesos y luego ayuda a retardar la pérdida de hueso con la edad.

Vitaminas
Contienen vitaminas hidrosolubles (B1, B2, niacina y ácido fólico) y liposolubles como la vitamina A, carotenos. Hay que tener en cuenta que el proceso de descremado disminuye el aporte de vitaminas A y D; por lo que la industria las adiciona a la leche y a los productos descremados.

¿Por qué dicen que son malos?
Una parte de la población presenta intolerancia a la lactosa por no poder digerirla y desarrollan síntomas como gases, inflamación, dolor de estómago etc. La fermentación de lactosa durante la industrialización baja su concentración en muchos productos, especialmente en los yogures y quesos.

Una publicación de Harvard donde la mayoría de las personas tomó en cuenta esta información:
Alto contenido de grasa saturada. Es un factor de riesgo para enfermedades del corazón. Pero también existen ya hoy en día muchos productos bajos en grasa o descremados así que si podemos elegir una opción más sana.

Mayor aumento de padecer cáncer de ovario. El ¿por qué? es que los lácteos contiene un niveles de azúcar altos gracias a la lactosa que se libera en la digestión siendo perjudicial para los ovarios. Pero mismos estudios indican que esto sucede cuando el consumo de lácteos o leche es mayor a 3-4 tazas al día, los investigadores indican que se necesita más investigación para poder determinar con mayor exactitud.

Mayor probabilidad de padecer cáncer de próstata. La razón es que una dieta alta en calcio ha sido implicada como un factor de riesgo probable para el cáncer de próstata. Harvard explica que los hombres que bebían dos o más vasos de leche al día tenían casi el doble de probabilidades de desarrollar cáncer de próstata, al igual es necesario mayor investigación.

Recomendaciones generales

Desde mi punto de vista no son ni buenos ni malos siempre y cuando sea un consumo moderado que se adapte a nuestra necesidad de vida diaria.

Si somos intolerantes a la lactosa es mejor buscar alguna alternativa ya sea deslactosada o alguna leche vegetal como soya, almendra, coco, arroz etc. El problema con este tipo de leches es que no todos tienen muy buen sabor o tiene azúcar añadida para dar mejor aceptación y los costos pueden ser elevados.

Si somos de los que consumimos muchos productos lácteos no debemos ser tan drásticos eliminándolos de nuestra dieta, las recomendaciones que da la Escuela de Salud Pública de Harvard recomienda 1-2 raciones/día de lácteos, además de eso debo añadir que hay que elegir las versiones descremadas, bajas en azúcar, bajos en grasa etc.

Si lo que nos preocupa es la ingesta de calcio existen muchos alimentos que nos ayudarán a cubrir esas necesidades tales como: las espinacas, acelga, verduras de hojas verde oscuro, brócoli, la col rizada, así como en los frijoles, lentejas, alubias, sardina etc.

¿Alguna duda? Déjala en los comentarios.

Para una consulta o dieta personalizada, contáctame.

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

3

Un Comentario

  1. Romeo González Rosas
    2 junio, 2017

¿Cómo ves?