Razones por las que debemos celebrar el amor

Feliz día del amor, de ese sentimiento con el que todos nacemos y poco a poco vamos descubriendo, limpiando, sanando y atreviéndonos a mostrar y compartir.
Felicidades por ese amor que sin cuestionamientos sentimos en los brazos de mamá, en su olor, en sus gestos preocupados y desvelos cuando llegamos a sentirnos enfermos.
Felicidades por el amor de papá que aunque nunca pudo compartir tanto tiempo contigo, siempre te tuvo presente en sus agotadoras jornadas de trabajo y logró superar sus problemas más grandes pensando en tu sonrisa y la tranquilidad de poderte brindar seguridad, un juguete y una medicina cada que fuera necesario.

Feliz día del amor por haber superado tantas raspaduras de rodilla cuando niño, tantos pantalones zancones mientras crecías y quizás hasta burlas de los compañeritos de la escuela si es que actuabas un poco distinto a la mayoría de ellos.
Felicidades por haber superado tu primer golpe al corazón al  enamorarte de la maestra o el maestro, de tu compañer@ de pupitre y de tantos amores prohibidos para ti.
Feliz día del amor por todas las veces que has tenido que decir “adiós”, por esa fuerza y esa fe que descubriste en ti al recoger del suelo tus sentimientos hechos cachitos para armarte un nuevo corazón cada que ha sido necesario.

Feliz día del amor por todos esos encuentros sorpresivos que te han robado el aliento, por los detalles más simples que has sido capaz de disfrutar, por esas ocasiones en las que te has sentido mal y poca cosa por tener tan sólo un beso que regalar, sin darte cuenta que quien besa sinceramente con taquicardia en el corazón y agua en los ojos, está entregando lo más grande en el mundo.

Felicidades por guardar en ti el recuerdo de la primera vez que sentiste en el cuerpo de alguien más la razón de tu propia piel, por las ilusiones fugaces, por las noches de frío, por las lunas compartidas, por las estrellas regaladas, por la orquesta de lluvia y grillos mientras hacías el amor a escondidas.

Cuánto amor hay siempre a nuestro alrededor… Sí, en la mirada de un niño de la calle cuando le regalas una sonrisa y le pones unos cuantos pesitos en su botecito, en el calor y los lengüetazos de tu mascota cada que llegas a casa, en la voz de tus abuelos cuando les llamas por teléfono o cuando vas a visitarlos y los cobijas con un abrazo.

Felicidades a quienes se han quedado sólo con los momentos bonitos de cada relación, acumulando dicha y aprendizaje.
Feliz día del amor por todas las mañanas nubladas en las que te ha sido difícil abandonar la cama y salir a la calle a ganarte la vida. Esas mañanas en las que el desgano te impidió ver que a la vuelta de la esquina estaba alguien esperándote y deseando inyectarle ilusión a tus días y los suyos.

Nunca dejes de creer, nunca dejes de sentir y jamás te olvides de vivir. Haz siempre lo que amas, ama a quien está contigo y demuéstrate a ti mism@ que sabes amar y amarte por sobre todas las cosas.

Feliz día del amor, de ese sentimiento que no discrimina a nadie y nos bendice a todos.
Gracias por ser parte de mi vida, de mi sentimiento.

Sin Comentarios

¿Cómo ves?