Mis Historias. Cosas imposibles de no ver. ¡Cuánta carne!

Que rico estar sólo, viajar sólo y escucharte por largo tiempo. Jugar con tus ideas y pensamientos, darte cuenta de que eres mucho mas de lo que crees. Tus ideas cambian constantemente con una risa o un gesto pero tu esencia sigue siendo la misma.
Trepado en un barco es más fácil sabernos libres y avanzando siempre…
Me gusta observar detenidamente las caras de la gente, su gesto, su actitud. Me gusta imaginarme la historia de cada personaje en este restaurante en el que todos desayunan, en el que los platos vuelan, van y vienen como aviones en el aeropuerto. Es divertido darse cuenta cómo juega la mente, como nuestros conceptos nos atrapan y limitan pero hay una conciencia que sólo observa y se divierte.

¿Por qué tanta gordura extrema a la vista? ¿Será la comida un escape a la ansiedad que a veces no sabemos calmar? ¿Serán los hot cakes, las salchichas y las papas fritas una especie de anestesia al dolor?
Sin pretender ponerme intenso, ¡no deja de llamarme la atención la tensión de las patas de las sillas cada que algunos de estos personajes toman asiento! Cada uno tenemos nuestras manías y fijaciones. La mía y la de muchos personajes de mi gremio es el gimnasio. Nos puede mucho la apariencia. Quizás sea también una forma diferente de enfrentar el ansia que tampoco sabemos calmar o el afán de controlar algo dentro de un mundo que se sale de nuestras manos. Puede ser también el aferrarnos a darle forma hermosa a nuestro cuerpo ya que no hemos logrado verle lo hermoso a la vida que nos tocó vivir por no tener la claridad suficiente para entenderla.

Ayer bajé al deck 6 al gimnasio, yo tengo mi camarote en el 9. A las 6:00 pm aquello era una romería. ¿En dónde estaba toda esa gente que no había visto dentro del barco? Me queda claro que cada quien elige su propio lugar, su espacio, el entorno en el que se siente más a gusto. Cada uno tenemos nuestros propios hábitos; mientras unos prefieren las hamburguesas con papas fritas , otros preferimos las abdominales con un licuado de proteína. Obviamente, el punto de reunión gay en el barco es el gimnasio. Me resulta divertido y excitante ver bíceps bien formados, espaldas, pantorrillas y nalgas firmes, shorts de tela delgada y bultos que se marcan. Ja, ja. Claro, acompañados de una sonrisa coqueta y amistosa. Definitivo: “en esta vida cada quien encuentra su propia diversión”. Habrá quien le llame a esto frivolidad, yo simplemente  digo lo que me gusta sin olvidar que para todo hay momento, que la vida es todo y que nosotros somos un universo de pequeñas cosas, como bien dijera Alejandro Sanz.

Cada quién con sus gustos y manías. No es crítica, es simplemente una observación. Al final, sólo se alcanza el equilibrio de afuera cuando se consigue el equilibrio interno, y muchos seguimos muy locos.

 

gordo, exceso de comida


Te comparto mis redes sociales:

Facebook

@SalvadorNop

Youtube

Moovz

Instagram

Sin Comentarios

¿Cómo ves?