Pareja Gay, Gay Love, Gay Couple, amor gay

La visita al doctor… ¿Te ha pasado algo similar?

Una llamada a mi celular: ¿me puedes acompañar a mi cita con el doctor? Le respondí que sí. Tenía muchas cosas que hacer esa tarde pero no importó. Hay asuntos que son más importantes y no deben esperar, como hacerle sentir que siempre estoy para él.  Quedé de recogerlo a las 6:30pm en una cafetería para poder llegar juntos a la cita de las 6:45pm

Llegamos al hospital y al entrar, mi cabeza regresó hasta mi infancia. Una serie de recuerdos y emociones burbujeaban en mi pecho. Mi bisabuela “Raquel” vivía en la colonia Roma en una casa muy particular que se vendió al hospital de junto cuando ella murió. Justo en ese hospital resultó ser la consulta a la que tenía que acompañar a mi novio.

En cuanto crucé la puerta pude entrar a mis recuerdos de niño y perderme en lo que hoy es una fantasía. Escuché la voz de la enfermera que cuidaba a mi bisabuela, pude recordar el olor a comida que salía de su cocina e incluso, saborear una tortilla recién hecha que siempre me daban para que no diera lata y dejara a la muchacha terminar de cocinar. Con mi taco de tortilla y sal, empecé a contar los mosaicos del piso como lo acostumbraba antes sorprendido del brillo que siempre había en ellos. Esa casa lucía siempre impecable. Tanto, que la visita de los nietos resultaba el mayor de los pecados. Todos corríamos por los pasillos que nos parecían eternos, movíamos las sillas de una mesa muy grande que se llenaba de familia a la hora de la comida y terminábamos escondiéndonos en un jardín central en el que destacaba una fuente con cocodrilos de plástico. Mis recuerdos de ese lugar eran prácticamente como las escenas de las películas que se filman en el Amazonas.

Empecé a escuchar los tacones de mi bisabuela, sus pisadas pausadas y lentas pero escandalosas. Claro, no tanto como los gritos de los bisnietos que creíamos que descubriríamos tesoros dentro de esa casa. Un viento fuerte sopló y voló polvo del piso. En un abrir y cerrar de ojos el pasado se borró y me vi en una salita de espera que olía a alcohol y medicinas. De pronto sentí la mano de mi novio sobre la pierna y me di cuenta que los años habían transcurrido. Todavía un poco confuso escuche la voz de una enfermera que decía amablemente: pueden pasar, la doctora los está esperando.

Entramos juntos al consultorio, cada uno nos sentamos en una silla muy cómoda y la dermatóloga comenzó a hacerle preguntas a quien estaba sentado a mi lado. De pronto sentí como si todo se callara a mi alrededor y entrara al ambiente de una película muda. Entonces observaba detenidamente el parpadeo de los ojos de mi novio, leía el movimiento de sus labios e identificaba el sutil movimiento de su nariz con cada respiración.

Mis recuerdos de niño se mezclaron con el presente pero me hice consciente de que ya había crecido. Esas miradas de complicidad que veía entre mis papás, entre las parejas de adultos, empecé a verlas entre él y yo. El sonido volvió de golpe y mis cinco sentidos regresaron al momento presente. Pude sentir los latidos de mi corazón  latiendo por él. Su cara era lo más familiar en mi vida, en sus ojos yo podía ver lo que él estaba pensando y me di cuenta de una cosa: ya tengo una familia propia. Él, yo, dos perras y una gata esperándonos en la casa.

Me despedí de la doctora agradeciéndole sus atenciones. Él estiró su brazo y de manera muy formal, también le dio las gracias. Salimos del consultorio, nos miramos contentos porque su salud estaba perfecta y no había nada de qué preocuparnos. Nos abrazamos, respiramos profundo y me dio un beso.  Sonreí por dentro mientras cruzaba la calle y veía cómo se iban alejando la casa de mi bisabuela y mis recuerdos de niño.

Crecí, mucha vida ya pasó. El apoyo de mi familia, mis ganas de vivir y mis huevotes por no dejar de creer en el amor, son los causantes de que pueda decir: estoy enamorado. Es más, hoy se que ya lo amo.

Una casa no siempre es un hogar. El amor es quien hace a una familia, no la preferencia sexual.

 

@SalvadorNop

Facebook Page

Youtube

 

MOOVZ.com  La nueva Plataforma y Red Social Gay que es diferente. ¿Ya conoces sus Eventos Online?

 

1

22 Comentarios

  1. No quiero dar mi nombre.
    20 marzo, 2014
    • Salvador Núñez
      20 marzo, 2014
  2. Vero Munoz
    20 marzo, 2014
  3. Federico Guevara
    20 marzo, 2014
    • Salvador Núñez
      20 marzo, 2014
  4. omar
    20 marzo, 2014
  5. Anónimo
    20 marzo, 2014
  6. Claus Carmona
    21 marzo, 2014
  7. Anyell Constantine
    24 marzo, 2014
  8. Manuel V
    26 marzo, 2014
  9. Anónimo
    29 marzo, 2014
  10. Daniel Martínez Cerrada
    29 marzo, 2014
  11. Germán Grandvallet Múgica
    3 abril, 2014
  12. armando
    6 abril, 2014
  13. Anónimo
    6 abril, 2014
  14. Javier
    6 abril, 2014
  15. MaRtUChiS
    22 junio, 2014
    • MaRtUChiS
      22 junio, 2014
  16. agustin
    22 junio, 2014
  17. Jonathan Ruiz
    22 junio, 2014
  18. Anónimo
    17 mayo, 2015

¿Cómo ves?