leche, leche fria, hombre peludo

El amor es un virus que muta, pero no mata.

Cuando te vuelves a enamorar, empiezas a redescubrirte. Creías que ya sabías cómo era el amor y cómo reaccionabas ante eso, pero ¿que crees?… “el amor muta, no mata”.
Sin duda es el virus más maravilloso en la existencia y más misterioso también, porque va mutando con cada risa y con cada sueño, con cada anhelo, con cada miedo.
Volverse a aventar al precipicio, correr sabiendo que llegarás a un callejón sin salida, es de valientes. O más bien, de inteligentes que se han dado cuenta que el juego de la vida es ese… Perderse para encontrarse, caerse para levantarse, enojarse para contentarse.

Pero hay algo que no debemos hacer por ningún motivo: comparar, eso es absolutamente ilógico. Todos somos únicos, irrepetibles y caer en comparaciones de una relación con otra es casi como comparar un plátano con una mariposa… Simplemente, no tiene sentido.
Tendemos a comparar los amores del pasado, pero siempre se nos olvida que nosotros también vamos cambiando y que por lo mismo, vamos creando diferentes formas de amor. Nunca vuelve a ser posible encontrar una misma fórmula, una combinación perfecta. Lo que si se puede conseguir es la “la Llave Maestra”. Y creo que es el amor a la vida, el amor al amor.  “El amor lleva en si su propia recompensa”.
Vale la pena dejarse contagia de amor y dejar que ese virus mute en nosotros para que la “supuesta” razón nuca pueda matarlo.

Hay que beberse el amor como tragos de #LecheFría : poco a poco para poder sentirlo y a sorbos para llegar a disfrutarlo.

¿O qué opinas?

 

¡Suscríbete gratuitamente al blo y recibe un newsletter semanal con lo más relevante!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

Facebook

@SalvadorNop

Youtube

1

Sin Comentarios

¿Cómo ves?