las senales que te manda la vida

¿Estás atento a las señales que te manda la vida?

Todos queremos vivir mejor, trabajamos a diario por eso pero seguido perdemos el rumbo, nos cansamos, nos debilitamos y llegamos a perder la fe, la esperanza. ¿Por qué? Porque estamos mal acostumbrados a querer hacer las cosas solos.

Me refiero a que nos falta conexión con la vida, nos falta tomar conciencia a diario de que no somos únicamente cuerpos físicos, no somos costales de papas con obligaciones y complicaciones. Somos seres espirituales viviendo una experiencia humana y cuando decidimos darnos el beneficio de la duda y comenzamos a “pedir señales” lo comprobamos. Entonces la carga se aligera, recuperamos energía, el gusto por la vida, la esperanza, la ilusión de saber que todo puede ser posible y que nunca estamos solos.

Estamos mal acostumbrados, mal programados, tenemos muchísimas resistencias y falsas creencias instaladas en nuestra cabeza y son estas las que nos mantienen atrapados en una espiral sin salida, las que nos hacen vivir preocupados, frustrados y enojados.

No estamos separados de la Fuente de la Vida, de la Energía Creadora, de Dios o como cada quien decida llamarle porque todos somos energía, todos tenemos un alma, un espíritu  y en la energía no hay separación, en la esencia todo está interconectado y vibrando. Lo que nos genera la ilusión de separación es el ego. Ese ego que cree que todo lo puede hacer solo, que no necesita de nadie, que no puede existir lo que no ve con los ojos físicos, lo que no percibe a través de los sentidos que responden al cuerpo físico, pero insisto, no somos únicamente eso.

¿Te has puesto a pensar lo que es la intuición?

La intuición es la voz del alma y si le prestáramos más atención, nuestra vida sería ilimitada, viviríamos en armonía y de manera abundante, porque esa es la naturaleza de la vida, bajo esos principios se genera la existencia, los universos, nuestro planeta, tan solo observa la naturaleza; la naturaleza no se cuestiona si es valiosa o no, si se va a dar en abundancia o de a poquito, la naturaleza no tiene miedo, no tiene ego, no tiene resistencias y por eso simplemente crece en todas partes, hasta por debajo de las piedras y en todas las condiciones climáticas.

¿Por qué no soltar nuestras resistencias y empezar a confiar en la vida?

¿Por qué no empezar a pedir señales y abrirnos a recibirlas, a estar pendientes a ellas?

Quien se percibe a sí mismo de forma limitada, vive de forma limitada. Quien se abre a lo infinito, quien se conecta con la Grandeza de la vida, vive a partir de ella y bajo su principio de abundancia.

La gente que más se queja es a la que peores cosas le suceden, esta gente es la que menos puede abrirse a la idea de que no somos únicamente cuerpos físicos. Y no es otra cosa más que ignorancia. Porque hoy en día, todo lo que antes se veía como algo místico y espiritual hoy tiene una explicación científica.

Así que todos somos responsables de la forma en que vivimos. Basta un segundo para cambiar nuestra visión, nuestra percepción de nosotros mismos, empezando a pedir señales y comprobando que el alma habla, que la intuición es esa voz que debemos aprender a escuchar y sobre todo, dejarnos guiar por ella.

La vida no es difícil, nosotros nos la hemos hecho así.

Los invito a confiar, a fluir y a dejar de resistirnos.

Les deseo La Mejor Energía.

P.D

Pidamos señales y no permitamos que el ego nos haga dudar. Vivamos más despacio y más atentos si queremos avanzar más rápido. 

Tenemos nueva pagina en Facebook únicamente para contenidos de Despertar de Conciencia y La Mejor Energía. ¡Dale like!

la mejor energia

3

Un Comentario

  1. Luis Angel
    30 mayo, 2017

¿Cómo ves?