transexualidad

¿Te Cuesta Trabajo Entender La Transexualidad?

La idea de que la genitalidad es el centro de todo reduce al sexo a un pequeño porcentaje de tejido en nuestro cuerpo, cuando la realidad biológica es que somos sexuados de la cabeza a los pies. Hablemos de transexualidad.

Son las 10 pm, salgo del cine, llueve. Me ha dejado la línea número 4 del metro que conduce a mi apartamento, decido caminar. Comienzo a reflexionar sobre la película que he visto; se trata de la Chica Danesa, una película que muestra la primera reasignación de sexo en el siglo XX y la dicotomía que tiene que vivir Lili Elbe, la primera mujer transgénero.

Llamo a mis amigos e intento profundizar sobre el tema, tratando de hallar una respuesta a las preguntas que bombardean mi mente: ¿entendería la gente a Lili en esta época? ¿se le llegaría a considerar una mujer o por el contrario, se le tacharía de hombre trastornado? La verdad es que las respuestas que me dieron mis amigos fueron bastante controversiales.

Algunos consideran incluso que la transexualidad es un “trastorno psicológico” y que este debería ser tratado como tal, según ellos “uno debe aceptarse con el cuerpo que ha nacido” o “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. Otros me respondieron que están a favor, pues cada uno es el carpintero y el juez de su vida, pero la realidad es que ninguno entiende muy bien el tema o no ha tenido contacto con este.

Hablar de transexualidad no es fácil, entenderlo requiere de cierta “empatía” y de una mente que no sea cuadriculada y no piense solo en blanco y negro. Ser transexual no es una decisión, como muchos alegan, tampoco ser gay es una decisión ni una enfermedad mental, simplemente es una variación natural de la especie.

Poniendo un ejemplo: en la infancia los transexuales, en este caso una niña en el cuerpo de un niño, no podía entender por qué su madre no le compraba vestidos, por qué su habitación no podía ser pintada de color rosa y por qué la gente la trataba como niño, ella no podría entender la diferencia, por lo que crece con un profundo sentimiento de que hay algo malo en ella r y le costará años entender su condición. Para muchos es muy fácil afirmar que “esta” es una desviación o incluso aberración, tomando como único fundamento su educación o más bien, su nula información sobre el tema.

Pienso que ser transexual es un camino difícil que comienza por entender su propia identidad sexual, después la lucha por conseguir las características corporales correspondientes a su verdadero sexo. La dificultad del cambio que deben sufrir no es nunca el resultado de un capricho, ociosa curiosidad o aburrimiento. Hazte esta pregunta: ¿qué sentido tendría vivir en una mentira y además portando un disfraz como tu cuerpo?

En mi opinión para entender la transexualidad se debe partir por dejar a un lado “el sexo”, pues en muchas personas, este término causa malentendidos.

Cuando se habla de transexualidad se habla de un problema de identidad sexual. El hombre se siente mujer o viceversa. Es decir, esta chiquilla antes mencionada, puede ser tanto homosexual como heterosexual, a ella le puede gustar tanto las mujeres como los hombres, incluso ella puede disfrutar de una vida bisexual, su transexualidad no la hace andante de un solo camino, mejor dicho, no define su orientación sexual.

  • La idea que se tiene del sexo basada en estrictas consideraciones biológicas o cromosómicas debería ser reevaluada
  • La idea de que la genitalidad es el centro de todo reduce al sexo a un pequeño porcentaje de tejido en nuestro cuerpo, cuando la realidad biológica es que somos sexuados de la cabeza a los pies
  • Nacer mujer no significa tener una vulva, ser mujer va más allá de si naciste con un pene o una vagina. En este caso una mujer TRANS no se convirtió en mujer, pues ella sigue siendo la misma persona, es decir, una vagina no la hace más o menos mujer que otras

En conclusión, ¿que es lo que constituye el género, el cuerpo o la personalidad?

Si el cuerpo fuera crucial, ¿dejaría de ser hombre un hombre que ha sido castrado?

¿Cómo podríamos llamar a los intersexuales que nacen con ambas características sexuales, tendrían entonces ambos géneros?

Creo que la respuesta es clara, sería un error común pensar que un intersexual es “hombre y mujer a la vez”.

Me gustaría que quedara muy claro  que la verdadera identidad sexo-genérica no la determina el órgano que llevamos entre las piernas, sino el órgano más sexual de todos y este se encuentra entre las orejas (el cerebro) aunque pareciera que algunos sí lo tienen muy chiquito.

Te recomiendo que veas la película de La Chica Danesa.

Me encantaría que opinaras y lo compartieras en los comentarios.

Comparte este artículo en tus redes sociales. 😉

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

1

2 Comentarios

  1. Jorge Larenas Molina
    22 junio, 2017
  2. Jessica Obando Correal
    30 junio, 2017

¿Cómo ves?