Dima, chico gay que pierde un ojo en Rusia

Reportaje sobre ser gay en Rusia ¡No puede seguir sucediendo esto!

Dudé en compartir este contenido porque lo que menos me interesa es alimentar el enojo y el rencor de la comunidad LGBT. Sin embargo, creo que podemos hacer es compartir este post en nuestros muros de redes sociales para que los heterosexuales que todavía no se sensibilizan ante el tema de las libertades y los derechos humanos, puedan reflexionar un poco al respecto. Veamos el tema desde una mete “neutra” y simplemente vivamos informados y trabajando pacíficamente por la igualdad.

Artículo original: cascaraamarga.es

La comunidad LGBT, un colectivo perseguido

“Para mí, los homosexuales son insectos. No merecen vivir al lado de la gente normal”, afirma un joven ruso sin tapujos. Esto es sólo una prueba más de la escasa aceptación que tiene la homosexualidad en este país a pesar de haber sido legalizada hace veinte años.

Las olas homófobas que inundan Rusia han provocado que únicamente un 1% de los gays y lesbianas vivan su sexualidad de forma libre y abierta. Las amenazas son una constante y es frecuente que muchos jóvenes se sientan intimidados antes las llamadas bandas vigilantes, que ven en el colectivo LGTB un peligro para la sociedad.

Solo un 1% de los gays y lesbianas viven abiertamente su sexualidad

Tras la aprobación en junio de 2013 de la ley contra la propaganda homosexual, los ciudadanos organizan “safaris” en los que los homosexuales son engañados para conducirlos a un determinado lugar donde una banda les insulta, humilla y golpea. Todo, grabado con un teléfono móvil para posteriormente subirlo a internet. “La temporada de caza está abierta y nosotros somos sus presas”, asegura Dima en el documental, un joven gay que perdió un ojo en uno de estos ataques.

Aunque desde el ámbito internacional se crítica a Rusia por tratar a este colectivo como ciudadanos de segunda, la opinión general de la sociedad no cambia. Es más, casi el 50% de los rusos creen que la homosexualidad debería ser tratada por médicos y/o psicólogos.

El poder de iglesia ortodoxa

La iglesia ortodoxa relaciona habitualmente homosexualidad y pedofilia

La influencia de la iglesia en la sociedad rusa no ayuda a que la moralidad del país cambie. Son muchos los religiosos que aseguran una relación directa entre homosexualidad y pedofilia. Un sacerdote llega a afirmar en Ser gay en Rusia que “ni tan siquiera el ganado practica algo así. Yo les considero espiritual y moralmente enfermos”.

Las brutales agresiones contra el colectivo LGTB no son perseguidas ni de forma civil ni eclesiástica. Esta impunidad hace que, tal y como afirma un miembro de una de estas bandas homófobas, el país sea “un infierno para los homosexuales”.

Documentos TV emite el próximo lunes 2 de marzo a las 00.00h Ser gay en Rusia, un estremecedor documental producido por la BBC que se aproxima a la situación que vive el colectivo LGTB en el país soviético.

Seguimos escribiendo y compartiendo contenidos por aquí y mis redes sociales:

Facebook

@SalvadorNop

Moovz

Youtube

Sin Comentarios

¿Cómo ves?