gay, pareja gay en el lago

Redefiniendo lo gay

Cuando te das cuenta que la etiqueta te queda chica.

Frecuentemente me enfrento a la pregunta: -¿Tu qué eres? Es un cuestionamiento que suele traerme mucho conflicto, pues podría decir –Yo soy un hombre que siente atracción física y emocional hacia otros hombres, pero no cualquier hombre, me gusta que haya una combinación de varonil y dulce, inteligentes, con sentido del humor, con bonita barba, etcétera, etcétera, etcétera. Pero como no hay una denominación para los hombres que nos gustan ese tipo de hombres en especial, solo me limito a decir –Soy gay. Y es aquí donde viene mi conflicto.

Sé que puedo despertar muchos detractores con lo que voy a decir, pero antes no me traía conflicto esta respuesta tan corta y simple, respondía de manera automática, esa misma respuesta a esa misma pregunta y todos contentos, pero llegó el día en que cuando respondí eso, me sentí coartado, sentí que era una respuesta muy bonita, pero muy incompleta, que algo faltaba, que de hecho faltaban muchas cosas que pudieran definir quién soy, que cuando me pregunten ¿tú qué eres?

Yo podría responder que sí, soy gay, pero que también me gustan los hombres decididos, con sentido del humor, que amen los besos largos y apasionados, que también soy un abogado en proceso, que soy un amante del café y de las tardes lluviosas, que soy alguien que habla mucho y que busca un motivo para morir a carcajadas en cada conversación, que soy alguien que sueña con un mundo mejor, alguien que a pesar de haber tenido que pegar su corazón varias veces, sueña con una vida compartida.

¿Qué fue lo que pasó en mi mente cuando la respuesta “soy gay”, ya no me satisfizo? Pues es simple, que me di cuenta que yo era mucho más que mi sexualidad, que mi sexualidad no me definía, que era más complejo que eso, más bien son mis gustos, mis miedos, mi historia, mis valores lo que le dan forma a mi sexualidad, que no soy Ángel por el hecho de que me gusten los hombres, que no es tan general el asunto, mejor dicho, que me relaciono con los hombres a partir de quien soy, de quien he decidido ser.

Dejemos que lo especial que nosotros mismos podemos ser re-defina nuestro concepto de “gay”, hagámoslo especial en cada uno de nosotros, aportémosle algo, hagamos que no seamos nosotros los que estemos orgullosos por ser gays, sino que el término gay sea especial porque nosotros somos especiales, atrevámonos a redefinir quienes somos, quienes queremos ser y después hagámoslo. Porque no somos especiales porque seamos gays, el concepto gay es especial porque nosotros somos parte de él, hagamos el honor a ello, hagámoslo aún más especial. Y sobre todo, hagámosle cada uno honor a nuestra propia vida.

Me encantaría que dejaras tu opinión en los comentarios.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

9 Comentarios

  1. LOUIS MINOGUE CICCONE
    25 marzo, 2016
  2. Nico Marquez
    25 marzo, 2016
  3. Anónimo
    25 marzo, 2016
  4. lili Donias
    25 marzo, 2016
  5. Anónimo
    25 marzo, 2016
  6. OmarVG
    25 marzo, 2016
  7. pily
    27 marzo, 2016
  8. Carlos T
    4 abril, 2016
  9. Jorge Palma Maureira
    5 abril, 2016

¿Cómo ves?