¿Obsesión gay por su cliché de belleza? ¿Qué opinas?

Torsos bien esculpidos, abdominales de revista, nalgas que ni siquiera Víctor Noriega pensaba que competirían con las de él en tiempos de Garibaldi (los 90´s), penes prominentes gracias a los trucos, maquillaje a granel, olor a spray en los camerinos y lucha de egos con testosterona pura. De esto y más uno es participe al entrar al back stage de los concursos de belleza gay.

¿Cuantos de ustedes han soñado con que mencionen su nombre, bajar por las escalinatas, entreguen tu corona, llores a mares saludando a tu público y lo mejor de todo, seas el hombre más bello del gremio?

Mister oso, Mister Chaser, Mister Mundo, Mister Universo, Mister Pene, Mister Posón, Mister Nalgas, Mister Chacal… (Respira hondo) casi me quedo sin respiración de mencionarlos de corrido los títulos que recuerdo.

¿Qué es un hombre bello? ¿Cuáles son los parámetros?

Cuanto más es sometida la persona al juicio de nuestra “limitada” razón, menos se acerca a la verdadera belleza.

Cada cultura tiene su ideal de belleza y esta cambia según la época, siempre he dicho que lo bello es difícil de medir. Para mí un hombre peludo barbón y con tatuajes es hermoso, para otros puede resultar asqueroso y prefieren a un twink.

No he ido a uno, sino dos o tres certámenes a acompañar a un bueno amigo. Me he dado cuenta de que así como las mujeres no son nada naturales en Miss Universo o Miss Mundo, los chicos tampoco. Se producen tanto que dejan de ser ellos mismos. Plastas de maquillaje le untan a su cuerpo, se pintan con aerógrafo para marcar cuadros y músculos, polvos bronceadores, pestañas postizas, cock rings, trajes de baño con bolsas especiales, ropa interior que casi les asfixia y rompe los glúteos. Pueden verse preponderantes, perfectos en las pasarelas, con tal de obtener un título y presencia en el mundo gay, pero ¿y luego?

En casi todos los ganadores de concursos que he conocido sólo he notado algo: “ego”. Al terminar el concurso… ¿qué pasa? ¿Realmente representan a la comunidad? ¿Hacen trabajo voluntario? ¿Informan a sus seguidores de las noticias relevantes del gremio gay? ¿Alzan la voz cuando se cometen injusticias?

Es sorpréndete que sólo uno o dos se afanan en ello, los demás, pasean de antro en antro queriendo entrar gratis y que les pichen sus bebidas o insatisfechos porque al desnudarse en sus páginas no reciben tantos likes o favs como el otro a su lado. ¿Para qué sirve ganar un concurso de belleza gay? ¿Por qué se hacen? ¿Cuál es el objetivo? Este es un juego al que todos nos encantan jugar. Juzgar desde nuestras sillas a 5 o 10 participantes con sus trajes típicos, de fantasía, trajes de baño y smoking. Analizar si respondieron bien a sus preguntas cliché y obtener un placer visual al ver a estos chicos desfilar para nosotros.

Pareciera que estoy en contra de este tipo de concursos, pero la verdad, no. Mucho menos desmerito el trabajo arduo de los participantes que son objeto del escrutinio del jurado y el público presente. Para eso se necesita seguridad y temple. “Cada quien tienen el derecho de hacer su vida como le venga en gana”.

El ideal de belleza masculina en los gays sigue siendo la idealización de la belleza que tuvieron los antiguos griegos o romanos. Sólo que los artistas del renacimiento o barroco no mostraban genitales prominentes en sus obras. La diferencia es que ahora se acentúa y se le da relevancia al pene como parte estética, importante y vital del cuerpo del hombre. De ahí que los aspirantes usen cockrings, bolsas especiales para el pene y cualquier truco que exalte dicho encanto.

¿Que hace un participante para ganar? Todo. Y con todo, me refiero a todo. Si creían que sólo en los concursos de Miss Travesti había pelea, no. La lucha de egos siempre está presente.

La última vez que acudí a uno me sentía en una escena de los “Hunger Games”. No sabía quién iba a matar a quién con la mirada.

¿A donde me trae todo esto? A deducir que los concursos de belleza en la comunidad sólo son eso, sin ninguna o más grande pretensión. Se elige a la flor más bella del antro sin tener ningún miramiento al futuro. Pocos organizadores le dan seguimiento al ganador, lo cuidan, asesoran o ayudan a tener una buena imagen. Después encontramos que están despotricando en sus páginas o perfiles personas de Facebook sus peleas continuas. ¿Quién quien es el más ofrecido, el más promiscuo o el que se vende?

No podemos vivir juzgándolo todo y creyendo que está mal. Cada quien vive su propia vida como mejor le sale. Pero siempre vale la pena reflexionar lo que hacemos y por qué lo hacemos. Sobre todo, si eso nos hace verdaderamante felices.

¿Estará empezando a cambiar el estereotipo de belleza?

 

10 Comentarios

  1. anaee luna
    8 abril, 2015
  2. Ruben Gonzalez
    8 abril, 2015
  3. yazz hernandez
    8 abril, 2015
  4. Marcos
    8 abril, 2015
  5. Pedro
    8 abril, 2015
  6. Mariano
    8 abril, 2015
  7. Isaac
    8 abril, 2015
  8. Ernesto Sánchez
    8 abril, 2015
  9. helptoescape
    8 abril, 2015
  10. Elias de Romano
    24 octubre, 2016

¿Cómo ves?