¡Échenme agua, ando HOT!… El sexo reconciliatorio es el mejor.

…Y todo porque discutí con mi mujer y se están arreglando las cosas, así que ahorita sólo tengo cabeza para el sexo reconciliatorio ¿a poco no es de los mejores?
Es esa extraña sensación de sentirla tuya, porque momentos antes cada quien reclamaba su espacio y tener la razón, el pleito nos aleja y nos hace pensar más individualmente de lo normal, dejamos de ceder porque los egos se hacen presentes, la comunicación por supuesto no fluye, es casi inexistente. Ambas tenemos motivos para estar molestas y las dos pensamos que nuestro motivo vale más, así que parece que no hay poder en la tierra que nos haga reflexionar.

Y hay que aceptarlo, todo esto acompañado de gritos, lágrimas, reclamos y desplantes que lo empeoran todo pero finalmente también son una forma de despojarnos de todo el sentimiento dañino que nos provocamos y en nuestro caso, es entonces cuando podemos enfrentar realmente el problema, las aguas se van calmando, comenzamos a entender porqué actuamos de cierta manera y empezamos a reconocernos nuevamente.

De pronto ya puedes ver su mirada que te enamora y buscas la forma de hacerla sonreír para después poder acortar el espacio físico entre ustedes, acariciar su mano y apretarla fuerte porque la realidad es que la extrañas completita, con uno de sus besos entiendes que no hay motivo para estar lejos y es momento de recuperar el tiempo perdido.

#Laneta amo a mi mujercita hermosa ¿a poco no se nota?

Estaré compartiendo mis historias en este blog. Síguelo en Facebook

Sígueme @SoyLunetta

Nos vemos en Moovz La App LGBT de contenidos.

3

Sin Comentarios

¿Cómo ves?