familia homoparental, padres gay

¿Están listos los homosexuales para ser padres?

<<Soy gay, soy maestro de niños y niñas en una escuela pública. Enseño matemática, lenguaje, ciencias, valores entre otras, y algún día quisiera adoptar y ser papá>>. Esta es mi posición al respecto. De entrada, ya tengo un ticket en primera clase para el infierno llameante que el cristianismo sustenta en sus sagradas escrituras (“¡Qué susto!”).

Luego de que se publicara aquí en Colombia la noticia que da a conocer la posibilidad que parejas del mismo sexo apliquen para ser padres adoptivos, (y no es que vayan a adoptar, es que se pueden postular para tal fin) y que ahora por medio de un referendo popular buscan frenar la iniciativa, las manifestaciones al respecto en las redes sociales no se hicieron esperar y estas mismas me llevaron a sacar una conclusión dura, cruel, pero rotundamente innegable; una gruesa parte de nuestra sociedad sólo tiene calificativos de odio, repudio, intolerancia y discriminación para la comunidad LGBTI.

Basta con revisar cualquier artículo o meme con relación al tema, para toparse de frente con una ola de comentarios donde se nos trata de aberraciones, pervertidos, inmorales, anormales y la lista se hace más y más extensa, al igual que mi duda sobre que en el mundo los buenos somos más. A palabras necias oídos sordos (me digo a mí mismo) sin embargo, debo reconocer que cada comentario despectivo, cada insulto y cada argumento discriminatorio arrojado por gente que ni conozco, me arruga un poco el corazón.

Los homosexuales estamos en todas la esferas de la sociedad, cumpliendo un sinnúmero de roles en diversos campos: ingenieros, médicos, abogados, sacerdotes, policías, soldados, artistas, deportistas, políticos, estilistas, cocineros, o como en mi caso, docentes etc.. etc… es decir, estamos y funcionamos dentro de la sociedad, nos movemos y movemos comunidades, pero sobre todo, participamos en la construcción social, ética y económica de la misma. Entonces no entiendo por qué insistir en nuestra incapacidad para amar, en nuestra ausencia de valores, en nuestra carencia de idoneidad para ser padres, por qué negarnos el inalienable derecho de estar en igualdad de condiciones que el resto.

El argumento más acérrimo entre los detractores a esta iniciativa, es que es un mal ejemplo para un niño tener dos papás o dos mamás, porque esto lo hará homosexual y yo les respondo como le respondí a mi mamá que parafraseó el mismo argumento cuando vio la noticia en la tv: -yo nací y crecí en un hogar “normal” con padre y madre, entonces  ¿cómo es que soy gay? (mi mamá sólo dijo -pues sí mijo, tiene razón) además, que de ser correcto este argumento no existiríamos las personas homosexuales, ya que la mayoría de nosotros provenimos de hogares tradicionales con papá y mamá. Por otra parte, el sólo hecho de considerar esto como argumento válido, supone que ser gay está mal y eso es un prejuicio  socialmente infundado, y eso, señoras y señores se llama DISCRIMINACIÓN.

Otra de las preocupaciones de los opositores es que se le entreguen niños a personas no aptas para ser padres (como si el proceso se tratara como el de una fila para entregar mercados gratis) en Colombia desde hace más de un año las personas solteras y las parejas del mismo sexo pueden postularse para adoptar y según datos del ICBF (Instituto Colombiano de Bienestar Familiar) sólo cinco parejas homosexuales (sólo cinco) se han postulado a la fecha para tal fin. Así que no crean que todos los homosexuales quieren adoptar y los que lo deseen, deberán superar el mismo riguroso proceso al que es sometida una persona o  pareja homosexual o no. No crean que va a ir entregando niños a todo el que lo desee o se postule para ello. Dejemos el show, dejemos de lanzar juicio de valor en contra de las personas o demeritarlas por su orientación sexual; les recuerdo además, que quienes tienen a más de cinco mil niños en los orfanatos colombianos, son las parejas que la mayoría considera las ideales, parejas conformadas por hombre y mujer como lo manda la santa biblia.

Por otra parte, los fanáticos religiosos dicen también que los únicos que pueden y están en capacidad de ser padres, son los matrimonios conformados legítimamente por hombre y mujer. Pues les tengo otro datico, según el ICBF, existen por lo menos siete mil matrimonios heterosexuales que reúnen los requisitos para adoptar, pero qué creen, estas parejas aptas para ser padres adoptivos no quieren a ninguno de los cinco mil niños ya mencionados, porque son mayores de siete años, o porque son negros, o indígenas o padecen algún tipo de enfermedad o discapacidad; porque estas parejas idóneas conformadas por hombre y mujer, quieren bebés o niños menores de cinco años, ojalá blancos y de ojos claros me imagino (muy humanos y buenos cristianos).

Estos datos no me los invento, los extraje de un debate entre partidarios y  opositores a esta iniciativa. Además, que la oposición busque por medio de refrendación popular que ni solteros, ni las parejas del mismo sexo puedan postularse para ser padres adoptivos y que sea el pueblo quien lo decida por medio de una votación con el fin de derogar lo que ya es ley, me parece completamente descabellado; como si las encuestas no mostraran que más del 75 % de colombianos no aprueban las familias homoparentales. Sólo en mentes mezquinas puede caber la idea que la mayoría es quien debe decidir sobre situaciones de una minoría. Así están las cosas en esta sociedad, ahí estamos pintados con la doble moral siempre por delante.

¿Ustedes qué piensan?, comparten mi postura o han considerado la posibilidad de ser padres adoptivos, están a favor o en contra de las familias homoparentales, qué opinión les generan, ¿creen que los homosexuales estamos listos para ello? ¿Creen que la sociedad lo está?

¡Nos leemos en la próxima!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

 

2

3 Comentarios

  1. Erving
    23 enero, 2017
    • Leyton Agudelo
      31 enero, 2017
  2. Octavio
    3 marzo, 2017

¿Cómo ves?