sindrome del oso de peluche

El síndrome del “Oso de Peluche”. Mucho abrazo y poco sexo

Hola soy Roberto y debo de confesarles algo… (sonido de tambores en espera de la siguiente frase) Fui un oso, pero de peluche.

Escena cafetería:

Tu cita en turno llega, te emocionas, de un momento a otro salen pero no da señales de más, hablan por celular constantemente, eres su confesor, después te conviertes en la persona con la cual no podría vivir aunque no se ven todos los días, de hecho casi nunca, por más que te le insinúas, sólo ofrece abrazos fuertes y besa en la mejilla y aunque parezca extraño durmió toda una noche contigo pero…lo que sigue a continuación es que nunca te besará en la boca, no tendrán sexo entre ustedes pero sí lo tiene con cuanto pasa frente a él.

Si esto suena familiar, entonces bienvenido al clan de los “osos de peluche”. No, no es la ya conocida #friendzone. Ven, siéntate conmigo y comparte, estamos en un círculo de confianza. Tengo galletas, te o café.

El síndrome del oso de peluche no es otra cosa más que tú ser el oso de peluche. Cuando los niños están tristes, son regañados o se sienten inseguros, van hacia su muñeco de peluche, lo abrazan y al momento de que esa sensación se acaba, lo botan. Pasa lo mismo con las personas “maduras”, yo les llamaría adultas.

No vayas a creer que esto lo descubrí de la noche a la mañana, fueron miles de usadas las que me hicieron darme cuenta que los hombres no me buscaban para tener sexo, si no para arreglarles la vida, dormir, literal dormir conmigo (y yo como Niurka junto a Juan Osorio me daba placer) Después de haber estado conmigo, partían, no había llamadas, un mensaje o un hasta luego, hasta que me volvieran a necesitar. Caí en la cuenta que me estaba convirtiendo en el mejor amigo de mis dates y no me estaba funcionando del todo.

¿Podría ganar un premio nobel? Mmm, no ¿alguien reconocería mis esfuerzos? Mmm, no. Cuando más de una persona me dijo: ¡hay que lindo, pareces Charlize Theron en su película romántica Dulce Noviembre! Yo obvio creí que porque vegetariana y la onda media hípster que manejaba, porque rubio y cuerpo de mujer no tenía. Al volver a ver la película entré en caos.

No sabía si era porque la madre Teresa de Calcuta, Lady Di o Gandhi habían rencarnado en mi cuerpo latino deseoso de hombre, pero persona que llegaba a mi vida, persona que deseaba, añoraba o gritaba que fuera su oso de peluche. A lo que me pregunté: ¿tan solos nos sentimos en este mundo gay? ¿Por qué no acostarte o intentar algo con esa persona que te soluciona la vida? Afortunadamente o desafortunadamente de la vista nace el error, perdón, “de la vista nace el amor” y los que yacemos, fuimos o seremos osos de peluche no somos físicamente atractivos para nuestros niños en turno. El problema viene cuando no sabes cómo romper con esta cadena y “date”, tras “date” es lo mismo.

sindrome del oso de peluche

No necesité de limpias, ni que me leyeran las cartas o una vidente mencionará: “Tauro, del día 13 al 22 de este mes la luna estará en tu ascendente, debes de mandar a esos hombres a la basura porque si no seguirás igual. Te están chupando y no precisamente lo que te gusta”.

No sé de cuantas personas he sido ese anclaje, pero juro que esto no es una cadena de favores. Entonces, agarré mi celular y fui bloqueando de uno a uno los contactos que sabía que sólo me robaban momentos, megas en mi plan de telefonía, dinero, energía y tiempo que muy bien podía estar invirtiendo conociendo a otras personas o teniendo sexo.

De pronto se me revelaron las emociones y supe que ya no quiero a ningún de mis antiguos niños.  Ahora, cada que sale de los labios de algún hombre como el de mis sueños (tatuado, barbón y peludo): “Beto, que lindo eres, tienes muchas cosas fantásticas, me encantaría ser tu mejor amigo” , en mi mente viene mi escudo protector que dice ¡STOP IN THE NAME OF LOVE! , tomo mis cosas y agradezco el tiempo invertido hacia mi persona. Agarro una buena aguja e hilo e inicio a coser las partes del cuerpo de oso de peluche que fueron desgastadas para parcharlas y seguir caminando por esta ciudad.

¿Te ha tocado ser el “oso de peluche” de alguien? ¿De cuántos?

Comparte este post con tus amigos… Por el bien de todos. =)

Hasta la próxima.

 

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

Pagina en Facebook de este blog.

4

16 Comentarios

  1. Willy Alvarez
    5 mayo, 2015
  2. Anónimo
    5 mayo, 2015
  3. osvaldo
    5 mayo, 2015
  4. alberto guerra
    5 mayo, 2015
  5. Rafael Manjarrés Melo
    6 mayo, 2015
  6. Anónimo
    8 mayo, 2015
  7. Carlos Silva
    12 mayo, 2015
  8. Fidenxio Moreno
    12 mayo, 2015
  9. Anónimo
    18 agosto, 2015
  10. Anónimo
    9 marzo, 2016
  11. Anónimo
    11 abril, 2016
    • Anónimo
      7 mayo, 2016
  12. Anónimo
    7 mayo, 2016
  13. Cris
    20 julio, 2016
  14. Anónimo
    6 enero, 2017
  15. anonimo
    28 abril, 2017

¿Cómo ves?