Navidad ninos

¿Cómo es la navidad de un niño gay (LGBTTTIQ)? ¡Atención papás!

De pronto me imagino lo que sucederá en la mente de un niño gay, la ilusión y emoción que pueda alimentar cada año dentro de él mismo respecto a la navidad. Cuando somos muy pequeños todos nos sentimos iguales porque nadie nos ha dado un trato distinto. Pero cuando empezamos a manifestar nuestros gustos, preferencias, cuando comenzamos a desarrollar nuestra personalidad, entonces comenzamos a enfrentarnos a la reacción ignorante de mucha gente. No quisiera llamarla cruel, simplemente desinformada. Si bien, nadie nace sabiendo ser el mejor padre o la mejor madre, tampoco nadie decide nacer con determinada orientación sexual.

Mientras estoy escribiendo esto, una parte de mi me dice que estoy dándole vueltas a un tema pasado de moda porque hoy en día la gente se expresa con libertad y sin culpa, porque los padres ya tienen la suficiente información para saber que nada está bien o mal con las preferencias de sus hijos, que en este mundo de diferencias hay un lugar perfecto para cada uno de nosotros y por lo mismo, no hay nada de qué preocuparse. Pero de pronto otra parte de mi me dice que es muy poca la gente que vive de esta manera. Entonces me surge la necesidad de compartir muchas cosas que he vivido, que he observado o que me han sido confiadas.

¿Qué pasará con los sueños, con la ilusión de la navidad de un niño emocionado que espera recibir de Santa Claus o los Reyes Magos una muñeca? ¿O de una niña que quiere alimentar su espíritu de aventura con un cochecito o un barco?
Quizás todavía nadie les ha dicho que no deberían gustarles esas cosas o tal vez ya lo han hecho y por lo mismo, esperan que Santa o los Reyes no piensen igual, no los juzguen y simplemente les cumplan su ilusión trayéndoles el tan esperado regalo?
Si estos personajes son tan buenos y viven en un mundo de magia, ¿por qué no habrían de traerles felicidad?

¿De cuántas ilusiones, emociones y sueños habrán privado muchos padres a sus hijos por el simple hecho de ser diferentes a ellos?

Mi infancia fue feliz pero al día de hoy no se me olvida que yo emocionado pedía de regalo un “Snoopy” con ropita y en lugar de eso me daban rifles y juegos de futbol.
¿Será que los padres prefieran hijos violentos y no hijos protectores y tiernos?

Además, está comprobado que los padres que privan a sus hijos (ambos sexos) de jugar con muñecas y cochecitos, mutilan su personalidad, no permiten que desarrollen plenamente sus emociones. Todo “ser humano” tiene una parte masculina y una femenina que debe desarrollar para saberse y sentirse completo. Además, un juguete no va a definir la orientación sexual de nadie.

Que esta navidad todo niño pueda recibir el juguete que desea, que los padres empiecen a ver por la felicidad de sus hijos y no por la de ellos mismos.
Por cientos de años hemos vivido en la negación, en la mentira y eso ya no puede sostenerse un día más. La homosexualidad, la bisexualidad, la transexualidad han existido toda la vida. No me gusta decir que es algo “normal” porque ¿qué es normal y para quien? Simplemente es algo “común”.

Que los niños se desarrollen plena, feliz y libremente para poder ver crecer “seres humanos” sanos, productivos, felices y generosos.

*** ¡Aligerémonos y alegrémosle la navidad a muchos niños!
¡Compartamos este post en nuestras redes sociales, ya que va mucho más dirigido a los padres heterosexuales que a nosotros!

¿Qué le van a pedir este año a Santa Claus?

 

¡Tómate la vida a gusto!

¡Sigámonos!

Facebook

Moovz  La nueva app. y red soacial Gay de contenidos

@SalvadorNop

Youtube

Instagram

1

Sin Comentarios

¿Cómo ves?