gay, morboso, oso, peludo, ventana, inspiracional, blog, tones

Lo excitante de los Tones (treintones, cuarentones…)

Me gustan los cuerpos cuidados que se transforman de forma natural con el paso del tiempo.
Todos fuimos jóvenes y frescos, a muchos nos costó trabajo encontrar nuestra propia identidad, vivimos experimentando una y mil veces en el espejo, en la cama, sintiendo todo tipo de cuerpos, de mentes, de miedos. La juventud va quedando atrás con las madrugadas de reflexión, de abandono, de tristeza y desesperación, pero también de rebeldía, de emoción, de alegría al celebrar quienes somos hoy, en quienes nos hemos convertido habiendo librado tantas batallas y sen-tones.
Algunos tuvimos nuestras etapas de ninfómanos y también de santurrones, y si no, pregúntenle a Yuri. Jajaja Vivimos extasiados en los cuartos del apagón y después, al pasar la maldita primavera, terminamos cuidando Ositos Panda. Pero qué maravilla experimentarlo y vivirlo todo hasta llegar a sentirnos tranquilos, cansados. Tranquilos pero nunca menos inquietos y mucho menos, agotados.

Hoy pensamos diferente, tenemos gustos diferentes, manías y morbos distintos.
Quizás ya no nos acelera tanto la hormona ni nos alborota el pantalón cualquier cuerpecito fresco o cara de niño, pero ¿qué tal un pecho peludo, canas en la barba, unas piernotas y una cara de maldito? (que en el fondo son sólo la pinta del osito panda del que hablaba anteriormente). Eso sí nos saca la bestia que llevamos dentro (con o sin albur) Ja, ja.
Y así vamos viviendo, cambiando, conociéndonos y disfrutando cosas distintas con cualidades nuevas.

Por la época que nos tocó vivir, de jóvenes nos ocultábamos, escondíamos nuestras preferencias, nos aislábamos para no ser descubiertos en nuestros espíritus rosas cuando alguien en el vapor del club hablaba de futbol y nosotros no teníamos ni idea de ese tipo de pelotas. Pero ahora de #tones, el vapor se ha vuelto nuestro campo favorito de batalla para hablar despreocupadamente de todos los temas que de chicos callábamos. Por lo menos, yo sí lo hago. Me encanta esa fiesta de calores, toallas húmedas, exfoliantes caros y tratamientos para evitar la caída del pelo. Ahora los bugas son los que en ocasiones se incomodan y hasta se salen del vapor cuando nuestra plática de putería los rebasa. Pero ¿qué tal todos los años que nosotros nos chutamos sus conversaciones de viejas, chichis y de a cuántas se cogieron el fin de semana?
Siempre me molestó escuchar la forma en que la mayoría se refería a las mujeres. Que si estaban bien ricas, bien sabrosas, como si fueran un objeto, un pedazo de salchicha…  Ok, de la misma forma en que ahora tampoco me gustan muchos comentarios que escucho de gente gay. ¿Será de tines o de #tones hablar de los roles sexuales y de perrear con saña?
Creo que eso es más de chavos que todavía tienen algún complejo o resentimiento sin superar. Y lo digo porque justo hoy en la tarde vi un comentario que un wey dejó (refiriéndose a mi) en un video que grabé con “Los Jonas Vloggers”. El comentario decía literal:

“Yo pensé que ese wey era súper manly, creo que David se ve menos jota y tiene una voz mil veces mas agradable que la de ese pasi-barbudo. #NotCool “. ¡Zaz! No voy a negar que por unos momentos si me pegó el comentario, pero después sólo me quedé pensando: Los gays se quejan de que la sociedad los juzga y discrimina y muchos hacen lo mismo con su propia comunidad. La realidad es que seguimos llenos de prejuicios y estereotipos.

Sí, tengo barba, soy cejón y mi look es medio rudo, pero también tengo voz aguda, “de pito”, como digo yo (aunque no se de dónde saqué que los pitos hablaban). Sin embargo, ¿en qué momento se decidió que ejercer el rol pasivo en el sexo es motivo de insulto? ¿Quién asumió que el valor de una persona varía dependiendo si se voltea de frente o de espaldas para sentir placer? ¡Está tan pasado de moda ser activo o pasivo! Lo más lógico es ser “versátil” y disfrutar del sexo plenamente.

Pero bueno, esto es algo que también se aprende con la edad. Llegar al grupo de los #tones supone una mayor libertad, plenitud y seguridad en uno mismo. Los #tones ya no corremos tanto, a menos que sea en la caminadora del gimnasio con la esperanza de bajar la panza o quemar un poco de grasa. Pero la vida nos la tomamos con un poco de más calma. Claro, si ya hemos comprendido que para ser felices tenemos que dejar de comparar nuestra vida con la de los demás. Uy, de aquí surgen muchos puntos de los que se me antoja platica en otro post. Porque si bien llegar a los #tones tiene sus ventajas, también puede acarrear muchos inconvenientes cuando no se aprende a darle el justo valor a las cosas.
Sería bueno platicar sobre ¿cuáles son los principales miedos de los #tones? ¿O cuáles pueden ser sus mayores inseguridades o frustraciones?
Los voy a dejar pensando y me encantaría que sin prejuicios ni tarugadas me respondieran esta pregunta en los comentarios. Así tendríamos tela de donde cortar para empezar a escribir el siguiente post. Veamos de qué cuero salen más… correas.

Seguimos compartiendo en este blog y mis redes sociales:

FACEBOOK TONES

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

 

14 Comentarios

  1. Claudio
    7 marzo, 2015
  2. Luis
    8 marzo, 2015
  3. cobalto
    8 marzo, 2015
    • julio
      1 abril, 2015
  4. Anónimo
    8 marzo, 2015
  5. JCR
    8 marzo, 2015
  6. neferthyti
    8 marzo, 2015
  7. ERICK OLASCOAGA
    9 marzo, 2015
  8. Anónimo
    1 abril, 2015
  9. malrio
    28 mayo, 2015
  10. Jimbo
    22 junio, 2015
  11. David Garza Cantú
    19 julio, 2016
  12. Ang El
    4 septiembre, 2016

¿Cómo ves?