Tips EFECTIVOS para modificar tu cuerpo en el gimnasio

¿GORDIBUENO O… ESCULTURAL?

¡3 tips para lograr tu objetivo ya!

Hay una serie de preguntas que todos nos hemos hecho a nosotros mismos, le has hecho a un entrenador o mínimo las hemos googleado, y son:

  • ¿Cómo bajo de peso rápidamente?
  • ¿Qué ejercicios tonifican las piernas?
  • ¿Qué ejercicios funcionan para hacer crecer los glúteos?
  • ¿Cómo tener abdomen de lavadero?

Podría citar 10 preguntas más, pero hay algo más importante para verse estético y son 3 tips que transformarán tu expectativa del entrenamiento y sobre todo, contribuirán a mejorar tu apariencia y figura.

  1. ENTRENAMIENTO FOCALIZADO

Tener claro el objetivo al entrenar y no iniciar una rutina para ver qué sale, así nunca tendremos un resultado concreto. Recuerda que una meta se vuelve posible sólo si se tiene clara desde el principio. Entonces, antes de preguntar al entrenador -especialista del método para ejercitarte, no adivino- reflexiona sobre tus objetivos para plantearlos de forma clara y directa.
No te intimides al exponer tus prioridades, el deber del entrenador es orientarte siempre partiendo de un punto de realidad, no pretendas que el coach sea Madame Zazú, ni el genio de la lámpara para concederte 3 deseos que no te requieran tiempo ni esfuerzo.

  1. TIPOS SOMÁTICOS

Algo a lo que no se le da la importancia que merece, es a la forma corporal; y nos limitamos a buscar músculos grandes o a querer adelgazar como faquir. Pocos analizan su estatura o la armonía que poseen de nacimiento, incluso hay quienes no entran en ninguna de ciertas “categorías establecidas”. Fornido o robusto son términos –aunque olvidados- que se aplican a cuerpos promedio. Si por genética posees una espalda grande, la lógica sería centrarte en el tren inferior y viceversa. Si la naturaleza fue pródiga con tus piernas y el trasero, enfócate en el tren superior. No imites la rutina de nadie por bien que se vea, lo que funciona en otros no necesariamente funciona en ti.

tipos de cuerpo en hombres, isomaticos

  1. ARMONÌA CORPORAL

El ejercicio más importante para alcanzar un objetivo es el de aceptación. Si aprendemos a reconocernos y aceptarnos con ciertas características que quizás no nos gustan tanto, estaremos en posibilidad de mejorarlas sin obsesionarnos. Justo me refiero a los rasgos de estructura ósea que pueden volverse un reto complejo, como por ejemplo:

Costillas abiertas: Nos hacen parecer con mayor peso del que tenemos, pero se pueden compensar trabajando pectorales con cargas bajas y un trabajo continuo de dorsales con mayor peso, además de un trabajo intenso de piernas con una carga adecuada. Para este caso, el trabajo de tonificación de hombros también ayuda, eso mejorará significativamente tu estética.

trabajando espalda en el gimnasio, gym

Glúteo mayor puntiagudo (por no decir gordo): Un amigo con esta característica siempre se jactaba de tener grandes glúteos. Créanme, esta característica no es una cualidad, todo lo contrario, la gente con este rasgo suele tener piernas muy alargadas (por no decir flacas), cero femorales y glúteo menor inexistente. Así que una buena solución para esto es concentrarse en trabajar desplantes, desarrollar los cuádriceps y la espalda baja. Trabajar la espalda te ayudará a tener definición entre ambos grupos musculares y evitará que te veas como Cristeta Tacuche *(léase cómic mexicano La Familia Burrón).

desplantes en el gimnasio

Rodillas encontradas: Esta es una característica difícil de disimular, pero no imposible. Si es tu caso, evita usar zapatos muy planos, eso acentúa el problema. Intenta usar lo más posible (con ciertas reservas) zapatos con suelas altas, o bien hay taloneras de gel que pueden ayudarte a disimular el problema. Las rodillas hacia adentro se derivan casi siempre de tener pies planos, así que eso puede ayudar. Si además tus piernas son gruesas, por favor tonifícalas, visualmente los músculos distraerán ese factor; y por favor, nada de pantalones entallados, ni mallas o shorts demasiado “shorts”, todos estos vuelven más evidente el asunto.

Brazos de tamal (ero): Aquí es obvio que la prioridad a ejercitar serán las piernas y concentrarte en tonificar tus brazos, es terrible tener brazos gruesos sin músculos marcados, en términos coloquiales sería como tomar agua mineral pensando que sabe a Sprite. Trabaja en ello con rutinas de bíceps y tríceps de carga baja, muchas repeticiones -de 20 a 25 por serie-, y en ejercicios para antebrazos. Rutinas que incluyan los llamados “fondos”, también son excelentes para los tríceps.

trabajo de biceps y triceps

Torso corto: Para quienes tenemos este problema, la lonja es un tema. Puedes ser delgado pero si tu torso es corto, un poco de sobrepeso se magnifica, así que trabaja poco los dorsales y mucho los oblicuos del abdomen, pero no en piso, sino sujetado con tus brazos de algún equipo que soporte tu peso y elevando tus piernas con las rodillas flexionadas hacia el pecho. Eso mantendrá firmes los oblicuos haciéndote lucir un torso más alargado. Las denominadas “planchas” también resultan muy efectivas y para que el resultado sea evidente, la duración de cada una de ellas debe ser de por lo menos 2 minutos. Si logras hacer cada plancha de 5 minutos o más y sumas una rutina de cardio de 15 minutos todos los días, serás el dios del abdomen.

trabajando oblicuos en el gimnasio

En la próxima colaboración hablaré acerca de la efectividad de los ejercicios isométricos VS ejercicios con cargas externas.

Nos leemos la próxima semana. Ayúdame compartiendo este artículo en tus redes sociales. 😉

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe semanalmente nuestros mejores artículos
Sólo tienes que suscribirte

16

2 Comentarios

  1. Héctor Reyna
    17 Marzo, 2017
  2. Eli
    23 Abril, 2017

¿Cómo ves?