pareja gay en la cama

Tengo pareja. ¿Y ahora qué hago? No quiero regarla.

A todos nos ha pasado, nos está pasando y tarde o temprano te pasará.

Vamos de fin en fin, de fiesta en fiesta, de ligue en ligue, hasta que de pronto está ahí, esa persona a la que siempre habíamos buscado esta frente a nosotros y empezamos el viaje de la relación de pareja.

Si bien siempre la hemos estado buscando, el hecho de estar en una nos llena la cabeza de una serie de interrogantes en las que nunca pensamos cuando estábamos solteros.

Las preguntas pueden ser tan básicas como ¿qué vamos a hacer el próximo fin de semana? Hasta las más complicadas como ¿cuál es el futuro de esta relación?

Desde que somos pequeños, independientemente de nuestra orientación sexual, tenemos la idea de que un día vamos a conocer a esa persona especial con la que querremos compartir el resto de nuestra vida.

Pensamos en cómo va a ser esa persona, en como seremos nosotros al lado de esa persona, las cosas que haremos, como será nuestra vida juntos, etc.

La realidad nos confronta cuando por fin estamos en una relación y la cosas no son tan cual las habíamos imaginado o más bien, como las habíamos planeado.

Cada cabeza es un mundo y cada mundo es diferente.

Cuando dos personas se juntan, independientemente de la atracción que sientan la una por la otra y de todas las cosas que puedan tener en común, la realidad es que todos tenemos nuestro equipaje cultural que nos hace ser quien somos.

Este equipaje puede ser tan grande y variado como el hecho de que sean personas de diferentes nacionalidades por ejemplo, o tan pequeño como que se conocen de toda la vida y siempre han ido juntos a la escuela.

Piensa en la primera vez que fuiste a su casa, depa, cuarto, o rumbo de la ciudad. Si bien, hay muchos elementos que reconocemos y con los que nos identificamos, hay muchos otros que nos son completamente ajenos y exóticos para nosotros.

Lo importante es primero aceptar el hecho de que si bien las cosas no son tan cual las habías imaginado o planeado, esto no quiere decir que estén mal.

Hay que darnos la oportunidad de expandir nuestros horizontes y permitirnos conocer verdaderamente quien es esta persona con la que hemos decidido estar en una relación.

Así que, la primera cosa que tenemos que hacer cuando estamos en una relación es relajarnos y disfrutar.

Es hora de aprovechar la oportunidad de estar con la persona que queremos y ver si todos esos detalles exóticos que hoy nos parecen raros y fuera de lugar, se pueden convertir en nuevos detalles que nos harán enamorarnos más de esa persona.

Si bien puede ser que nunca llegues a estimar todas esas diferencias, por lo menos te darás cuenta sí puedes convivir con ellas y las puedes respetar. Si no es así, es probable que la relación no tenga mucho futuro. ¿Por qué la otra persona debería aceptar todo sobre ti y tú no sobre de ella?

El objetivo principal de todas las relaciones es conocerse, aprender a amarse, a quererse, a respetarse y principalmente a tolerarse.

Así que, si ya estás en una relación, aprende de tu pareja, vive a tu pareja y respeta a tu pareja. Creen sus propios contratos y respétenlos. Hablen cuando sientan la necesidad de modificarlos.

Si estas por empezar una relación, aprende, vive y respeta. ¡Abre tu mente, explora y conoce más a esa persona que hoy es tu pareja!

Y si estás por salir de una relación, aprende de tu expareja, y respeta a tu expareja. Lleva contigo ese aprendizaje y quédate con todo lo bueno que te dejo esa persona.

¿Estamos listos?

¿Qué opinas sobre el tema? Déjame tus comentarios.

4

Sin Comentarios

¿Cómo ves?