pareja gay, tones, sex and the city, sex and the tones, treintones, cuarentones

¿SEX and The TONES? ¿TreinTONES y cuarenTONES con o sin Pareja?

Me divierte mucho sentarme tranquilo frente a la computadora con un café a mi lado y miles de pensamientos y recuerdos revoloteando por mi mente. ¿De qué voy a escribir hoy? me pregunto… ¿Sexo, pornografía? No. Esa no se escribe, se ve o se hace, y si me pongo a darle ahorita, dejo de escribir.
¿Moda, trapos, accesorios? No. Eso mejor lo dejo para mi Facebook.
¿Parejas, relaciones…? Buena idea.
Ok, mejor escribamos un poco de todo a la vez y a ver qué pasa.

Ayer en la noche volví a ver la segunda parte de la película Sex & The City. No puedo amarla más. Sí, díganme que soy el cliché gay más grande del mundo concentrado en un pequeño frasquito de 1.69 m. modelo 1974. Pero ¿saben qué? ¡Me vale! Solo yo se lo que disfruto ver tantos colores, zapatos, diseño, sexo, Nueva York, buen humor, joterías y 4 fascinantes amigas que en realidad simboliza las 4 personalidades que todos llevamos dentro. ¿O fuera? Ok, unos más adentro que afuera porque aquí todavía no alcanza para andar chancleando los Manolo Blahnik a diario.

Pero a ver… Ahora sí ponte en mis zapatos y responde:

¿Eres de los que después de los treinta se convirtió en el idealista del amor?

¿Eres de esos que en el fondo son demasiado conservadores y amarían jugar a la familia tradicional con su macho?

¿Eres de los “freaks” que siempre quieren tener el control de todo y vivir a la segura? Ó 

¿Eres de los insaciables, coquetos, deshinibidos, calientes, encantadores y aferrados a la juventud?

 Reconozcámoslo, aunque suene contradictorio, todos tenemos un poco de todo. Todos somos un poco Carrie Bradshaw, Charlotte, Miranda y Samantha.

Antes de los 30 experimentamos de todo. Después de los 30 también, pero se vuelve un poquito más complicado porque tenemos más responsabilidades, porque quizás luchamos por vivir en pareja sin dejar de ser nosotros mismos o simplemente porque como ya sabemos lo que queremos, nos incomoda y frustra más tener el trabajo que tenemos.

Si no tienes pareja, brincate las siguientes preguntas. Si sí la tienes, responde:

a) ¿Sientes que se ha mermado tu libertad?
b) ¿Te sientes un poco asfixiado?
c) ¿Te sientes feliz, apoyado y acompañado?
d) ¿Te sientes agradecido por tener un compañero de vida?

Una vez más, los que tenemos y vivimos con pareja estamos buscando el cuadrito de “todas las opciones anteriores”.

Pero eso es lo rico de la vida, vivir un poquito de todo e ir saboreando cada momento para no atragantarnos, para ir asimilando cada situación y permitiendo que nos vaya transformando en la persona que queremos llegar a ser.

Hoy simplemente me quise sentar a escribir tratando de contagiar el gusto por la vida, por todas nuestras facetas y personalidades.

Te invito a recordar todo lo que has decidido dejar de ser y lo que has decidido conservar de ti porque te sigues sintiendo a gusto con ello.

¿Qué sería de nosotros sin las sorpresas, sin los momentos incómodos, sin las situaciones fuera de control, sin nuestros secretos al descubierto?

Yo te invito a seguirte divirtiendo, a vivir descaradamente con la verdad por delante y con lo que te de la gana por detrás.

¡Arriba los TONES!

Comparte este post en tus redes sociales y déjame tus comentarios. 😉

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

11

6 Comentarios

  1. Anónimo
    13 abril, 2017
  2. Anónimo
    14 abril, 2017
  3. Anónimo
    14 abril, 2017
  4. Anónimo
    20 abril, 2017
  5. Anónimo
    21 abril, 2017
  6. Anónimo
    8 junio, 2017

¿Cómo ves?