velero, mar, océano, paisaje, boat, sea,

“Lo inevitable” es siempre lo mejor que puede sucedernos. ¿No crees?

¿No les ha pasado que de pronto saben que es jueves y cuando menos se dan cuenta ya es jueves otra vez y sin pensarlo mucho ya pasaron 4 jueves más? ¿Eso les estresa o les da igual?

El tiempo se pasa muy rápido y no lo disfrutamos por estarnos lamentando de lo que no nos dio tiempo de hacer o por miedo a no llegar a terminar algo.

Hace ratito me volvió a llegar a la cabeza esta idea porque cuando empiezas a enamorarte de alguien, en lugar de contar el tiempo, quisieras coleccionarlo, guardarlo, ya no te preocupa cuántas semanas han pasado porque estás disfrutando el momento.

Bueno, cuando estás más chavo si te preocupa cuánto vaya a durar esa sensación tan rica y flotadora y cuánto pueda a durar la relación, si es que comienza.

No voy a negar que, por su puesto, en mi caso hay una expectativa, que hay deseos y anhelos. Sin embargo, uno aprende a valorar lo que tiene en el momento.

Aunque una perte de mi  siempre quiere aferrarse a algo, incluso a una simple idea, la otra parte sabe que lo mejor que puede suceder es siempre lo “inevitable”.

Pero hay muchos “inevitables ” maravillosos como por ejemplo: un encuentro, un beso, una cama, una plática, un te quiero. Me refiero a esos “inevitables” que parecieran “citas con el destino” , “cuotas obligatorias” por cubrir. Esas situaciones que nos toca vivir y de las que sabemos que no hubiéramos podido escapar simplemente porque eran para nosotros. Algunos le llaman “la fuerza del corazón”.

Lo que hacemos cada uno con esos “inevitables”, ya es otra cosa. Siempre he dicho que “uno se enamora tanto como se lo permite”. Por lo mismo, lo más maravilloso es toparse con alguien que se de mucho permiso. Ja, ja.

Y así vamos debatiéndonos con el sentimiento y el miedo a salir lastimados, sin embargo, el resultado de esta lucha es el “sin sabor”.

Cuando sientas que alguien apareció “inevitablemente” en tu vida, enamórate, aprovecha la oportunidad de volar una vez más, desenpolva tus canciones cursis y sentimentales, tus caricias, tus suspiros olvidados y llénate de la luz que veas en sus ojos y su sonrisa.

Si lo haces, quizás esa persona especial se tope con su siguiente “inevitable” y ese sea… enamorarse de ti.

¡A brindar con Leche Fría!

@salvadornop

Facebook

Youtube

MOOVZ  

 

 

1

Sin Comentarios

¿Cómo ves?