cumpleaños, birthday, happy birthday, feliz, cumpleaños. vlogger , salvador nunez, salvador nuñez,

¿A qué nos sabe la edad? Confesiones de cumpleños. Tones.

Cosas de #TONES

A unas cuantas horas de alcanzar los 39 años, casi tirado en cama de una infección en el estómago y del desvelo de mi fiesta de cumpleaños, que como se imaginarán no fue la que más he disfrutado…, la vida sabe. Y digo que sabe porque a pesar de todo, me dio lo que más quería: una ilusión.

Ayer no dormí sólo. Dormí con la cara de una gran ilusión y con el cuerpo de un sin fin de posibles experiencias por compartir. “Nunca sabremos hacia dónde nos llevarán las noches pero siempre sabemos el rumbo de nuestros sueños”.

Paseándome de lado a lado en el departamento, alternando un retortijón con un inevitable pensamiento de esos del príncipe azul, de pronto suena en el iPod una de esas canciones que siempre están presentes en nuestra vida. Me senté y me dispuse tan sólo a volar y a sentir. Los números de mi edad han cambiado pero mi corazón sigue joven. Más madreado, más fuerte y a la vez más suave, más consciente hoy de sus propios latidos, pero sigue siendo el mismo, se sigue sintiendo igual de vivo, de temeroso y de expansivo como siempre.

La mente si se ha fruncido un poco, por no decir demasiado, proyectando miedos e inseguridades a cada rato y por todas partes, pero en mi, el corazón siempre ha ganado. Entonces, puedo decir que he ganado yo.

Este fue un año un poco más sencillo que el anterior ¡Bendito sea Dios! Ja, ja. Fue un año en el que me descubrí de formas en las que no me había conocido antes: me dio por defender mi condición “homosexual”. De pronto empecé a experimentar el dolor de mucha gente discriminada por esta misma

razón y no pude evitar hacer girar mis letras, pensamientos y videos al rededor del tema.

Gracias a esto tuve la oportunidad de conocer gente extraordinaria y Grande que me llenó de amor, de calma, de aprendizaje, de asombro, de alegría, de locura, de confianza, de ganas de atreverme cada día a sacar más de mi. “Cuando nos soltamos, la vida puede movernos de lugar”.

Y a los que cumplen años y siguen sin salir del closet, sin empezar a disfrutar su propia vida, les dogo: “En esta vida todos somos diferentes y hay una felicidad ditinta para cada uno de nosotros”. Podremos “pretender” ser como alguien más, pero nunca podremos vivir la felicidad de nadie, tan sólo la nuestra.

Todos los “heterosexuales” son diferentes, todos los “homosexuales” somos diferentes, todos los “bisexuales” lo son también y en la vida no existe nada ni nadie igual. Entonces, no podemos definir a todo un gremio por la actitud de unos cuántos. Más allá de las preferencias sexuales de todos, somos seres humanos.

Sólo es cuestión de respetar y de ir descubriendo quien uno es y lo que quiere.

¿Quién soy hoy a mis casi 39 años? Sigo siendo el mismo enamorado, sensible, loco y soñador que a los 19, sólo que ahora se un poco más  de lo que se gana y se pierde con cada una de nuestras acciones.

Muy pocas cosas veo mal en la vida, sigo siendo del tipo de los que les gusta experimentarlo todo. Sin embargo, me voy quedando sólo con lo que al final me deja paz y silencio.

El año pasado no me atrevía a decirlo pero hoy sí: quiero enamorarme otra vez, quiero entregarme con todo lo que soy y hacer feliz a alguien.

El miedo ya quedó atrás.

Yo ya estoy listo para dar, ahora falta quien esté listo para recibir.

Cuando hay demasiado miedo y dolor, nadie nos damos la oportunidad de dar un paso más allá del sexo. Entonces nos quedamos atorados en ese círculo dando vueltas y vueltas hasta que estamos listos para algo más.

Yo hoy quiero algo más. Hace apenas unos días, esa química, ese sexto sentido que creía haber perdido con los años, volvió a aparecer y me hizo poner los ojos en alguien.

Pero ahora sí no fue algo que estuviera buscando, fue como siempre he dicho que suceden las mejores cosas: de manera “inevitable”.

Cuando sucede algo así, el miedo se te va porque sabes que, sea cual sea el resultado de la experiencia, es algo que tienes que vivir, entonces es mucho más fácil aventarte con todo mediando un poco la ilusión con la experiencia.

Lo confieso: Sí me conflictúa  un poco él que puede llegar a leer este post, porque para mi escribir es como “pensar en silencio y a solas”, sin embargo, parte de ganar años es ganar consciencia de que “las cosas cuando tienen que ser van a ser y cuando no, no”.  Esto siempre da tranquilidad, libertad y confianza.

Cuando hay interés se nota y cuando no, no lo hay y ni caso tiene buscarlo.

Pero esto es algo que a veces no entendemos ni con los años. Ja, ja.

La vida no se hizo para entenderla, sino para  aprender a descubrirla, sentirla y saberla perfecta.

Vámonos paso a paso, día a día, ilusión tras ilusión.

Como siempre, gracias a toda mi familia, a la que este año me he acercado más, a mis amigos, que no son muchos pero si los mejores, a Viricul por su cariño incondicional ¡y a mi More!

Mi More: tanto amor, ternura, compañía, berrinches, calorcito, risas y la ilusión de todas mis mañanas.

Gracias a toda la gente que me lee, me ve y me escribe desde hace años. ¡Son gran parte del sentido de mis días! Gracias a ustedes he aprendido a decirlo todo, a desahogarme y a darme cuenta que la vida se hizo para vivirla y contarla con humor.

Gracias a Dios, a la Vida, a esa Fuerza que vive en mi y me rodea y que ya no necesita de nombres ni formas.

Ah, y para los que piensen que qué mala onda que me agarró la infección del estómago 2 días antes de mi cupleaños, les digo:

¡Qué bien se va a sentir empezar los 39 habiendo sacado, de una buena vez, toda la mierda! Ja, ja

¡Confiemos! La vida sabe.

Y a ti ¿A qué te sabe?

#HappyBirthdayToMe

@salvadornop

Facebook

Youtube

Moovz

 

cumpleaños, birthday happy birthday, feliz, cumpleaños. botana, jarras, uvas, fruta, mesa puesta, cena, wraps,

2

Un Comentario

  1. Vero Munoz
    28 abril, 2014

¿Cómo ves?