amor de lejos, pareja a distancia

¿Funcionan las relaciones a larga distancia? ¿Por qué sí y por qué no?

Yo no sé a ti, pero a mí, encanta la sabiduría popular. Me refiero a los dichos o refranes que todos conocemos y que son obviamente del dominio público. Siempre hay uno para cada situación.

Cuando me puse a pensar acerca de las relaciones, las parejas a larga distancia, los resultados no eran nada alentadores.

Seguramente alguna vez has escuchado el dicho de “amor de lejos, es de …” o peor aún, “amor de lejos, felices los cuatro”.

“Ojos que no ven, corazón que no siente” o ” Santo que no es visto no es adorado”.

Parece ser que por donde uno le busque, las relaciones a distancia están siempre condenadas a fracasar.

¿Será cierto que no hay manera de hacer que una relación no presencial funcione?

Yo creo que la respuesta es sí y no. Lo cierto es que cuando se habla de relaciones personales no todo siempre es blanco o negro.

Yo una vez tuve una relación a distancia. Estaba de intercambio en el extranjero y obviamente no estaba en busca de una relación formal.

Así que, cuando de pronto me encontré perdidamente enamorado y teniendo que empacar maletas para regresar a México, la opción de mantener una relación a distancia era la mejor solución a mi mal de amores.

Recuerdo perfectamente la despedida. Los besos, los abrazos, las promesas, la última noche juntos, el querer parar el tiempo, etc. En realidad no sabía cuándo volvería a estar junto a la persona de quien estaba enamorado y eso me parecía fatal.

Mal aterricé en México cuando ya estaba pegado al teléfono, mandando mensajes y fue cuando comencé a vivir una de las etapas más difíciles de mi vida.

Ok. No quiero tirarme al drama, pero la realidad es que no hay nada peor que extrañar a alguien y desear tenerlo cerca y estar separados por la distancia.

Las noches eran las peores. Al dormir, soñaba que estábamos juntos y todo era perfecto. Al despertar, lloraba amargamente por qué esto no era así.

A lo que voy es que… vivir una relación a larga distancia es muy difícil y tarde o temprano, la relación comienza a sufrir por esto.

Al cabo de unos meses, termine mi relación a distancia. No permanentemente porque esa es otra historia, pero para fines de este artículo, la relación a distancia terminó.

¿Qué falló? Amor había y mucho. De hecho me atrevo a decir que fue la relación amorosa que más me marcó. Pero entonces, ¿por qué no funcionó?

Han pasado muchos años desde esto y creo que el problema es que no teníamos una meta.

Uno de los errores que tuvimos fue que no teníamos una fecha fija para vernos de nuevo. En aquel entonces los dos estábamos en la universidad y dependíamos económicamente de nuestros padres. Tomar una vuelo internacional así como así no era tan fácil.

Así que nos despedimos sin tener una meta a corto plazo de cuándo nos veríamos otra vez.

Otro factor importante fue que al querer planear nuestro reencuentro, no había más planes a futuro. Es decir, nos veríamos en vacaciones y al cabo de unos días, de nuevo tendríamos que decir adiós.

Nuestros caminos nos iban alejando a cada vez más y no teníamos una meta conjunta a donde quisiéramos llegar.

Nuestras diferencias hicieron que nos fuéramos apartando más y más hasta que el amor que nos teníamos no fue suficiente y la relación acabó.

Creo que esta es una de las claves para que una relación a distancia funcione. Debe tener un fin, es decir, una meta, ya que como todos sabemos “el fin justifica los medios”. Sin esta meta, no hay a dónde ir y la relación se vuelve un camino sin fin.

Este fin puede ser querer casarse, vivir juntos, o por lo menos tener como meta vivir en la misma ciudad. Sin esto, la relación no va a ir a ningún lado y tal como me pasó a mi, acabará por desgastarse.

El punto de tener una pareja es estar juntos y pasarla bien. No estar sufriendo. Si al momento de empezar la relación a distancia, se tiene un fin en mente, las probabilidades de que la distancia sea más llevadera y que la relación funcione son enormes.

De cualquier manera, si están en una relación a distancia o están pensando en empezar una, mi consejo es háganlo. Disfruten, vivan su experiencia y no le tengan miedo al amor en la distancia. Después de todo, en la guerra y en el amor todo se vale.

¡Nos leemos a la próxima!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

1

Un Comentario

  1. Darío
    12 mayo, 2017

¿Cómo ves?