existe la preja perfecta, gay, bisexual, heterosexual, lesbica

¿Existe la pareja perfecta?

Crecimos con ideas que nos han hecho añorar cierta clase de amor que quizás no existe y por  lo mismo, no hemos encontramos. O lo encontramos, pero siempre tiene una fecha de caducidad muy corta, ya que no se puede sostener con verdad. No se trata de desilusionar a nadie, al contrario.

Las películas y telenovelas que vimos de niños nos hicieron demasiado daño. Esa visión incompleta, irreal de las relaciones, de los príncipes y las princesas, ese afán de posesión en las parejas, de pertenencia disfrazada de dulzura, va en contra de la naturaleza humana y por lo mismo, de nosotros mismos.  Repito: se puede pretender vivir de un supuesto “ideal” y crear castillos en el aire, pero seguro hasta el cambio climático los derrumbará y la persona terminará sin esperanza.

Ojo, aquí te va una maravillosa noticia: “el amor es más maravilloso, grande, pleno y libre de lo que muchas veces hemos sido capaces de imaginar”. La edad nos lo va demostrando.

Crecimos y nos fuimos enfrentando a nuestros primeros amores, que si bien nos sirven para aprender a conocernos, para descubrir la forma en la que expresamos nuestros sentimientos, también nos sirven para darnos cuenta de lo que inconscientemente buscamos y esperamos del otro. En la mayoría de los casos, algo que ni siquiera nosotros seríamos capaces de dar.

Pero la juventud es para eso, para vivir, experimentar y descubrir. Descubrir y descubrirnos, atrevernos a darnos cuenta de lo que a cada uno puede hacernos realmente felices.

Hay gente que prefiere creer que puede ser feliz viviendo de una mentira, pero bueno, está en todo su derecho. Solo que la verdad termina brillando y el verdadero amor es un sol que quema a los que viven con miedo. El miedo y el amor son los extremos opuestos de la vida y los detonantes de felicidad o tristeza.

¿Vives, actúas, tomas decisiones pensando en el amor o en el miedo?

La comunicación es la clave de toda relación. Atrevernos a mostrarnos vulnerables con el otro, atrevernos a contarle nuestros secretos, nuestros deseos de infancia. Tener la confianza para confesar que lo que esperábamos de la relación no se ha dado, confesar la idea que tenemos de una “pareja perfecta” siempre nos unirá desde una base más profunda y real.

Me encantan este tipo de pláticas cuando se hacen a manera de reflexión personal, no de interrogatorio ni reclamo. Y es que en muchas ocasiones nos enojamos más con la vida y con nosotros mismos que con la otra persona. ¿Y qué significa eso? Que le falta información a nuestro sistema de creencias o que está cimentado sobre conceptos equivocados. Es aquí cuando uno debe enfrentarse a una prueba de madurez personal y abrirse al cambio, explorar nuevos caminos. Porque ¿qué prefieres, ser feliz o tener la razón? Es de sabios cambiar de opinión.

Cada época que nos toca vivir es distinta. El tiempo pasa y el ser humano se va cansando de su propia represión, de querer aparentar lo que no es, de pretender una felicidad que no le acomoda, de mentir. El sueño americano ha dejado un saldo rojo. La idea falsa de un solo modelo de familia y pareja feliz que nos vendieron en los años 50´s, hasta la fecha sigue generando dolor y frustración a muchos.

Y es que educaban (mal educaban) a los niños para complacer a los demás, para agradar a los demás, todo era apariencia. Pero ¿y la gente como individuos en dónde quedaba? Te alentaban a conocer al otro pero no te decían que primero tenías que conocerte tú mismo para ser feliz y después, poder compartir esa felicidad con alguien más que no fuera igual a ti pero sí compatible.

En fin… afortunadamente Disney ya está mostrando una nueva visión del amor y de las relaciones a las nuevas generaciones. Pero mientras tanto, ¿qué haremos nosotros con todas esas ideas que no nos han funcionado y no nos han hecho felices? ¿Nos moriremos con ellas o nos atreveremos a cambiarlas?

Este es un tema que aplica a cualquier orientación o identidad sexual. El amor siempre debe estar basado en la Verdad y hay que conocerla en nosotros para saber lo que nos puede hacer realmente felices.

¿Qué opinas? Déjame tus comentarios y comparte este post en tus redes sociales. 😉

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

9

Sin Comentarios

¿Cómo ves?