¿Estás buscando el amor? (parte 2 de 2)

 

Esta es la segunda parte del post.

Aquí la primera

Gays o no gays, el amor es el mismo para todos. Crecimos viendo lo mismo dentro de familias parecidas con ideas similares.  Sólo que algunos creyeron que para ellos no habría paraíso.  ¡Y no exagero! No en balde hasta una novela existió con el nombre de “Sin tetas no hay paraíso”. A lo que un amigo se reveló haciendo su propia versión, titulándola: “Sin barbas no hay paraíso”. Ja, ja.

Pero el paraíso al que nos referimos no es cuestión de tetas ni de barbas, es cuestión de ilusiones, de permitirnos ser y expresar libremente nuestros sentimientos. A mi que me perdonen, pero la gente que se hace la fría y calculadora, a la que le choca lo cursi, que dice que el amor no existe y que lo único que hay es sexo, lo dice porque no se han permitido sentir lo que llevan dentro (sin albur).

¿Será por miedo, por dolor, por algún trauma del que quizás ni siquiera estén enterados?

Porque quien siente amor, descubre que lo hace feliz expresarlo y recibirlo.

Pero me regreso a la química del enamoramiento, a esos fluidos que primero genera el cerebro para hacernos ver estrellitas y después nosotros vamos bajando poco a poco por las venas, con los besos por la piel hasta llegar a intercambiarlos y pasárselos al otro. ¡Qué rico! Todo en la vida es un intercambio constante. Es la forma de mantener el equilibrio, es la manera en la que todos podemos recibir lo que queremos cuando nos abrimos a ello.

¿Qué sería de la Leche Fría si la dejáramos guardada en el bote o el frasco por mucho tiempo? Pues se nos agria. Por eso es que hay que servirla, tomarla y convidarla responsablemente. (como frutas y verduras diariamente).

Lo chistoso es que aún cuando pasamos un rato enamorados o enculados, como cada quien quiera llamarle, al poco tiempo se nos olvida la sensación. ¿No les pasa? De pronto yo trato de imaginar cómo me sentiría si estuviera enamorado de alguien y  no lo logro. Me parece lejana la sensación y el recuerdo. Por eso digo que la vida es sabia, nos hace olvidar lo necesario para no crearnos adicción.

Porque cada persona es diferente, cada química es distinta, cada quién tiene su propia marca de Leche Fría. Por eso no tiene sentido quedarnos con el recuerdo fresco, porque el que sigue siempre será diferente y si lo comparáramos perdería su encanto.

¡La química del amor llega cuando tiene que llegar y nos sorprende!

Hay algo que a mucha gente heterosexual le llama la atención del mundo gay:
que es muy común que mantengamos una relación de amistad con nuestros “exes”. Y es que la vida no se puede tirar a la basura, quizás los gays hemos aprendido a darle el lugar adecuado a cada sentimiento para poder conservar cerca a la gente que queremos, a esa gente que volvemos nuestra familia porque aunque las cosas hayan cambiado, ya son parte de nosotros.  Ahora, con la la posibilidad de adoptar, no se si llegue a cambiar esto, esperemos que la costumbre de mantener a nuestros “exes” cerca cuando se pueda y sea sano, no se acabe.

Que esa química caliente y eléctrica que recorre la piel nos alcance muy pronto a todos y sepamos disfrutarla al máximo.

Alma y corazón a full, cuerpo y pasión a full, que a la hora de sentir, sólo hay un tipo de personas que suelen limitarse: los idiotas, los prejuiciosos y los ignorantes, que son los mismos.

Mientras tanto, ¡yo invito una ronda de Leche Fría ´pa todos! Ja, ja.

¡Va de hidalgo!

@SalvadorNop

Facebook

Youtube

 

1

Sin Comentarios

¿Cómo ves?