reja, rejas, calle

Eso que sentimos al terminar una relación que quizás nunca empezó…

Qué rápido nos acostumbramos a sentirnos enamorados… Qué diferente se siente caminar por la calle después de haber mencionado una sola palabra: adiós.

Te sientes tan ligero pero vacío. El corazón vuelve a ponerse a dormir y la piel comienza a sentir nostalgia añorando su calor, su olor y su aliento.

No importa el tiempo que hayas pasado a su lado porque la ilusión, los sueños y el deseo no se miden con las manecillas del reloj.

Me recargo en la reja azul de a la vuelta de mi casa, en esa que cuando caminaba contigo se confundía con el cielo. Si no te lo dije fue porque sabia que para ti eso resultaba excesivo y tu silencio me dolía y me hacia chiquito.

Aquí recargado en este cielo mío y esta reja tuya, me miro los pies porque hoy no sabemos hacia dónde caminar o por lo menos, no se siente lo mismo.

Más que coraje o dolor, es una sensación de frustración. Pero en mí no quedó. Lo quería dar todo pero no fue posible, cada que la ilusión empezaba a brillar en mis ojos, una palabra fría los apagaba.

No tiene caso discutir esto, simplemente hablábamos idiomas distintos y no pudimos entendernos. Yo quería subir muy alto pero me topé con la “Torre de Babel”.
Mi problema es que valoro tanto la vida, cada minuto, cada respiro, cada momento, que hoy que te fuiste, siento que pierdo tanto… Sobre todo, una risa fresca y escandalosa cuando lograba separarse de la mente y conectarse con el corazón.

Te fuiste de mi corazón ansioso y apasionado. Espero poder poner una silla para que puedas pasar a sentarte y platicar de vez en cuando.

Ya no tomaremos café porque me irrita el estómago desde que te conocí, pero un té quizás sí podamos compartir. Un té de ver bonito, un té de extrañar, pero sobre todo un té de decir adiós para no lastimarme y seguir queriendo compartir un poquito de vida y de risa juntos.

Duele un poco pero este dolor me hace sentir feliz de conservar mi capacidad de sentir y de ser congruente con ella, conmigo mismo.  ¿Hacer el amor en el silencio y venirme tan libre en mis pensamientos por ti…?

Podría escribir y escribir hasta que los dedos se me gastaran, hasta que el corazón pudiera desahogar su deseo frustrado.

Podría quedarme recargado en esta barda hasta ver caer las hojas de los árboles y verlas nacer en ellos de nuevo.

Hurones uraños de otro mundo lejano al mío pero visitando el brillo de la misma luna…

Continúo mi caminata por la calle y recuerdo en cada esquina en cada cuadra, todos los besos que quise darte, los abrazos que me aguanté, mis pensamientos callados. Cuánto tuve que contener mi amor para no auyentarte. Pero hoy tuve que decirte adiós para no seguir auyentandome de mi, de quien soy, de mi naturaleza sensible, intensa, apasionada y expresiva. Quizás un poco excesiva.

Paro de escribir porque hay pensamientos que empiezan a llegar a mi y que no me llevan a un mejor lugar.
Me muevo para poder avanzar.

No es que no pueda entender que todos seamos diferentes, pero sí me duele darme cuenta que tú y yo sentimos tan distinto.

Uno ve en el exterior lo que lleva dentro. Es por eso que te quise tanto.

Ni a la tristeza hay que correrle…

Que todo lo que nos haga sentir vivos nos alcance.

Y juro que esto no es un drama, es simplemente la voz de lo que en el momento de decirte adios, siento.

Lo mágico es que me siento vivo y en algún lugar de mi, me siento contento.

Todo pasa y yo seguiré pasándome la vida sintiendo. Porque eso es lo que me hace feliz.

Esto es todo menos un reclamo, es simplemente un episodio de vida.

Lo más maravilloso es que se disuelve una ilusión… ¡pero se gana un amigo!

A esto le llamo “el arte de aprender a ser feliz”.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

@SalvadorNop

Facebook

Youtube

 

 

1

17 Comentarios

  1. John Escobedo
    9 enero, 2014
  2. Morrisey Valencia
    9 enero, 2014
  3. Eber
    9 enero, 2014
  4. Eduardo Ramih
    9 enero, 2014
  5. Rogelio
    10 enero, 2014
  6. Clow Reed Dany
    18 febrero, 2014
  7. ana
    14 marzo, 2014
  8. Alejandro
    15 mayo, 2014
  9. Alonso
    21 mayo, 2014
  10. agustin sosa
    5 noviembre, 2014
  11. Juan Rubio
    5 noviembre, 2014
  12. Muangel
    5 noviembre, 2014
  13. hector
    15 febrero, 2015
  14. Anónimo
    13 mayo, 2016
  15. JA
    13 mayo, 2016

¿Cómo ves?