infidelidad en las relaciones de pareja

¿Es Válido Soportar Una Infidelidad?

Cuando iniciamos una relación, lo último en lo que queremos pensar es en la posibilidad de que haya una infidelidad. Mucho menos si es que estamos enamorados de la persona en cuestión y queremos tener una relación larga, o mejor aún, que sea la relación definitiva.

Luego, con el paso del tiempo, terminamos esa relación que en el mejor de los casos ha durado máximo de 2 años porque nos damos cuenta de que nuestra pareja ha sido infiel, o tal vez lo fuimos nosotros. Entonces ¿existirá la fidelidad como la mayoría la concibe?

¿Cómo podemos procesar eso?
¿Es posible soportar una infidelidad?

Estas son preguntas importantes y problemas reales que muchas veces tenemos que enfrentar. Hay algún momento en la vida en que cuando alguien vale la pena, tenemos que pensar a futuro y de forma realista y estar preparados para todo lo que venga, en lugar de caer en pánico y terminar por una infidelidad una relación que tal vez podría ser la más importante.

Si te identificas con esto, aquí te doy algunos consejos que tal vez te sirvan.

Lo primero, es que debemos aceptar que hay cientos de hombres más guapos que tú y que tu pareja, y que una relación a largo plazo puede llenarse de tedio o de falta de emoción. Pero eso no significa que el amor disminuya, eso es otro tema. Sólo que a medida que avanza el tiempo, es probable que de repente alguien despierte curiosidad en nuestra pareja, que alguien sea atractivo o que alguien más trate de robarse a nuestro novio para entretenerlo un rato. Con lo que debes estar consciente de que eso es una posibilidad que puede ocurrir en cualquier momento.

Lo segundo es que debemos procesar también que lo que más llama la atención al ser humano es lo prohibido, la novedad. Por lo que es necesario erradicar celos innecesarios o excesivos porque entonces todo lo que no pueda hacer nuestra pareja, se convertirá en algo mucho más excitante, desde platicar con un chico guapo en una fiesta o en un bar, hasta besarlo o ir a la cama.

Lo tercero es apreciar el valor que tiene la honestidad contra la mentira. Cuando somos celosos y estamos cerrados a la posibilidad de una infidelidad, ponemos en automático la necesidad de que nuestra pareja mienta en el caso de que cualquier cosa, por pequeña que sea, llegue a ocurrir. Es mejor platicar con el novio en cuestión y hacerle notar que preferimos honestidad total a cambio de lo mismo y por supuesto, de la promesa de que en el caso de que nuestra pareja sea sincero, poder procesar todo lo que nos diga de la mejor manera, sin dramas ni escándalos de ninguna especie.

infidelidad en las relaciones de pareja

Una vez que hemos meditado estos puntos, tenemos que evaluar con cuidado cómo tener esta conversación con la persona indicada. Es importante que una relación de pareja, igual que cualquier otro tipo de relación, tenga sus lineamientos establecidos desde el principio, porque de lo contrario, se va llenando de vicios que son difíciles de romper y acaban por dañar irreparablemente una relación. Es necesario que tratemos de establecer los puntos que estamos dispuestos a procesar e incluso saber cuáles podríamos esperar que ocurran, para que dentro de ellos se establezca un clima de lealtad y de confianza, pero sobre todo, de respeto.

No se trata de establecer una relación abierta (porque ese es otro tema muy diferente) ni tampoco de dar carta abierta a que cada quien haga lo que sea. Se trata de considerar que somos seres humanos y que nuestra pareja o nosotros mismos estamos expuestos a que en algún momento de nuestra relación, algo se salga de control y que juntos lo podamos solucionar o entender. Esas cosas son entendibles y solucionables, pero la confianza rota, es practicamente irreparable.

Por supuesto que no se trata de que cada semana tengas que enfrentar esta situación, si es el caso, tienes que pensar nuevamente si estás con la persona adecuada o si tal vez no es el aburrimiento lo que está causando esos problemas. En esos casos lo mejor es tener una relación abierta o buscar una relación con alguien que tenga un nivel de compromiso mayor.

La realidad es que la fidelidad no existe, no como la imaginamos y cuando se llega a dar, es por un tiempo determinado, o en alguna de las dos personas únicamente. Nuestro problema es que a una relación le damos a veces la connotación de pertenencia y estamos en un error porque nadie nos pertenece jamás, ni nosotros a alguien. Debemos hacer todo lo posible para que ambas personas quieran estar cada día juntas y que no se sientan atadas.

Cuando tu pareja sabe que contigo tiene la confianza, libertad y amor que necesita, cuando has quitado prohibiciones (y junto con ello el placer de refugiarse en lo prohibido), te aseguro que tu relación tendrá mucho menos problemas de este tipo.

Sé que el tema es largo y tiene ciertos recovecos que no se pueden cubrir en un texto tan breve, pero me encantaría leer tus comentarios.

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

3

3 Comentarios

  1. Martín Balandrán
    4 julio, 2017
  2. Antonio Larrea Mejia
    12 julio, 2017
  3. George CB
    8 agosto, 2017

¿Cómo ves?