Salvador Nunez, Vlogger,

El arte de dejar ir es el verte llegar. A un mes de tu encuentro.

 

A un mes de que llegaras a mi vida, a un mes de haberte aparecido de entre todos mis sueños para encontrarme al fin despierto, tu mirada, tu sonrisa, tus besos, el arte de entregarte y hacerme feliz a cada momento brillan y hacen transpirar cada poro de mi cuerpo. Cuánta vida, cuántos días, cuántas lágrimas han sido necesarias para explorarme y equivocarme, para sufrir y llorar al ir descubriendo poco a poco quien soy y quien no soy. Para conocerme y reconocerme, para hoy encontrarme en ti.

Sí, se me fueron amores, ilusiones y sueños, dolió pero al fin llegaste tú a llenarme del todo, a sorprenderme en cada pensamiento y cada suspito que se me escapa de pronto y de muy adentro. Siento una libertad jamás antes explorada, una silenciosa complicidad y una magia compartida.

El tiempo…, ¡qué confusión! Por un lado avanza tan rápido y por el otro transcurre tan lento. Sólo me queda entregarme al momento para disfrutarte, para disfrutarme y descubrir mi nuevo espíritu en ti; esa avalancha de energía que viene del alma, que explota en tu sexo y me recuerda de lo que estoy hecho: de amor, pasión, emoción y sentimiento.

Estoy vivo y hoy le das sentido a cada minuto, a cada momento. El tiempo ya no es el mismo ni lo mismo.

Quiero ser fuerte, débil y flexible a la vez para poder hacerte feliz y verme feliz lográndolo. Quiero abrazarte entre mis brazos, entre mis secretos y miedos. Quiero tenerte conmigo lo suficientemente lejos para dejarte ser tú, para que puedas saberme tuyo, y lo suficientemente cerca para poder sentir tu ombligo y al mismo tiempo tu aliento haciéndome temblar y sudar, gemir, mirarte y llorar en silencio. Son casi 40 años de caminar, correr, caerme, levantarme y vivir siempre buscando. Soy un guerrero, soy mi propio Salvador. Porque sólo he podido mantenerme de pie por el poder de la fe, por la ilusión de encontrar lo que entre sueños, debilidades y errores, supe que podría existir para mi. Te grito a los cuatro vientos y la gente que me quiere lo celebra conmigo. Mi mamá ya te quiere y ni siquiera te ha conocido aún, mi abuelita ya pudo abrazarte y decirte que el cuando llega un amor como el nuestro, se debe regar, alimentar y agradecer cada mañana.

No se si esté más loco que vivo o más vivo que despierto, pero una cosa sí puedo decir: nunca he estado muerto. Me he permitido llorar como pocos y reír más que muchos. Esta intensidad que sale del pecho y busca siempre su reflejo…

Hoy me río, sonrío, te miro y suspiro.

No soy el idealista de ayer, soy el realista de hoy. Ya no soy el que se perdía entre sus deseos, sino quien se encuentra en tus besos.

Me das la ternura, la frescura, la ilusión, el poder y el anhelo. La fuerza de tu corazón y la terquedad de tus pasos nos llevarán a lo que quizás ni siquiera hemos imaginado, pero estaremos juntos. Yo cuidando de ti, tú cuidando de mi, y entre los dos, protegiendo nuestros sueños. Esos que cada día serán distintos y se acomodarán cada mañana mientras nos lavamos los dientes, mientras te llevo temprano a la oficina y mientras tú a cualquier hora del día  logras llevarme al cielo.

Me encanta que rompas mi rutina, que me hagas pensar más en ti que en mi, y sin embargo, que siga reconociéndome y conservando mi espacio y mi silencio, porque contigo me siento completo. Te amo pero no me pierdo.

Hay que dejar ir par poder darle la bienvenida a un nuevo tiempo.

Se me fue todo lo que ya no soy y hoy me siento feliz, nuevo, fresco, poderoso, erótico, poético y bendito en tus besos. Pero sobre todo, honesto.

El amor si existe, pero no está allá afuera. Y perdón, te amo pero no está en ti, está en mi, en lo que hoy siento y gracias a eso, tengo algo que ofrecerte.

Retomo quien soy y con eso soy feliz. Quien quiero ser puede esperar, porque llegará en su momento. Es más, ya no lo recuerdo. No me importa nada más porque hoy me siento perfecto en el presente y en el reflejo de tus pensamientos que se escapan en la luz de tus ojos y en cada pestañeo.

Si este blog no se vuelve cada día más personal, perderá sentido. Quizás me vaya más despacio, pero me prometo que será siempre mi reflejo y será honesto.

Gracias a ti por escucharme, leerme y sentirme.

¡Hasta pronto! Hasta que no pueda seguir caminando en silencio…

@SalvadorNop

Facebook

Youtube

MOOVZ.COM   ¡Regístrate!

 

moovz, gay, plataforma online, red social, gay

 

 

Si no dejamos ir, nada nuevo puede llegar.

 

 

Sin Comentarios

¿Cómo ves?