¿Crees En El Amor A Primera Vista? ¿Te Ha sucedido?

Dicen por ahí que el amor a primera vista existe, que basta solo una mirada a la otra persona para caer rendidos a sus pies e iniciar así un tórrido romance. ¿Será?

Siendo honesto, no estoy muy seguro de que eso que podamos sentir a primera vista sea cien por ciento amor. Pero sí es cierto el dicho de que “de la vista nace el amor. En fin, ¿quién soy yo para decir que el amor a primera vista no existe?
En lo personal, a mí me ha tocado vivir los dos lados de la moneda y ambas historias han merecido muchísimo la pena. Les voy a contar acerca de un amor a primera vista que tuve, hace ya algunos años, cuando todavía estaba en la universidad.
Conocí a Carlos por casualidad, en el lugar más común del mundo; en la calle. Iba con mis amigos caminando después de ver una película en el cine, paseando, cuando de repente nuestras miradas se cruzaron. Carlos también iba con sus amigos e iba caminando en la dirección contraria. No nos dijimos nada, simplemente nuestras miradas se cruzaron y no pudimos dejar de vernos.

Recuerdo perfectamente sus ojos y la forma en la que me veía. Carlos tenía unos ojos azul profundo y estaban acompañados de unas cejas que los enmarcaban a la perfección. Seguramente yo lo miraba de la misma forma, por un momento, no había nadie más en calle más que él y yo. No había gente, no había ruido, todo en lo que pensaba y lo que sentía giraba alrededor de esa mirada.
Seguimos caminando en direcciones opuestas, girando la cabeza para poder así mantener nuestras miradas, mientras seguíamos caminando por inercia más que por voluntad.
De repente las risas estruendosas de mis amigos me trajeron de vuelta a la realidad. Obviamente mi momento mágico no fue nada discreto y mis amigos lo notaron. Me preguntaron riéndose si lo conocía. Yo aún un poco embobado respondí que no.

Cuándo reaccioné, me di cuenta que mi oportunidad había pasado y que no había actuado lo suficientemente rápido. Mi amor a primera vista se quedaría para mi desgracia, únicamente en lo segundo: una primera vista.
– Si quieres te lo presento, me dijo una amiga. Mis ojos se iluminaron nuevamente y la pregunta de amiga me lleno de emoción. Resulta que mi amiga y el hasta entonces desconocido, Carlos, iban en una clase juntos. Ni tardo ni perezoso y ahora sí en mis 5 sentidos le di a mi amiga la tarea de hacerla de celestina y buscarlo en su siguiente clase para pasarle mi teléfono.

No sabía a ciencia cierta qué era lo que le había dicho mi amiga a Carlos, pero la siguiente semana recibí el siguiente mensaje de texto:

Hola! Soy Carlos, tu amiga me paso tu teléfono. Espero vernos de nuevo pronto. 🙂 Un Abrazo.

Y fue así que empezó mi historia con él. Estuvimos saliendo un tiempo juntos, la pasamos increíble y si bien, nunca tuvimos una relación formal, la verdad es que hasta el día de hoy recuerdo a Carlos con mucho cariño. Ahora que lo pienso, creo que entonces sí creo en el amor a primera vista. ¿O más bien en la potencialidad del amor?

Si bien, mi historia con Carlos no fue el amor eterno de película que usualmente uno de se imagina en este tipo de historias, la verdad es que me hizo feliz el tiempo que duró y lo disfruté muchísimo.

A fin de cuentas, yo creo que la felicidad eterna no existe. Yo creo que la felicidad es como una suma de momentos a lo largo de la vida. Algo así como chispazos de alegría que vamos coleccionando y que, sí tenemos suerte, sumados uno por uno harán una vida feliz.

Entonces sí, creo que el amor a primera vista si existe. ¿Tú que crees? ¿Te ha pasado algo similar?
Compártenos tu historia y cuéntanos si tu amor a primera vista fue un momento de alegría o si es alguien que te sigue dando momentos felices.

¡Nos leemos a la próxima!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

3

Sin Comentarios

¿Cómo ves?