treintones, TONES

¿Cobarde, infiel, tonto, egoísta y mentiroso? ¿Pensaste en alguien más o en ti?

C-¿Cobarde? Tal vez, por no haber sido firme la primera vez que quise irme y por haberme dejado ablandar por las lágrimas y por el miedo. Pero también fui muy valiente en intentar construir una relación donde las cosas eran más pensadas que de “estómago”, y porque para tratar de conocer a alguien viviendo bajo el mismo techo se necesitan huevos…y salchichas, y pan y leche para desayunar todos los días. Además de valor, y más cuando te habías prometido a ti mismo que no volverías a hacerlo de esa forma. Pero la vida así es, rara y te lleva a darte de topes con lo que dijiste que jamás harías. Y sí, fui muy cobarde, pero no por irme sino por quedarme más de lo debido.

I-¿Infiel? Ok, mensajes de celular buenos que parecen malos, y malos que son muy malos. Totalmente de acuerdo. No hay excusa, y mucho menos para mí que viví de cerquita la “puesta de cuernos”. Te encantó hacerlo público, sólo se te olvidó contar también aquella vez que me llamaste a la oficina para decirme que comerías con “unos amigos” y que tú cocinarías para ellos, y que (gracias a la ya famosa Ley de Murphy) llegué más temprano de lo pensado y oh, my god! Con la sorpresa de que “los amigos” era uno nada más y ¡qué coincidencia! Era el único hombre que sabías que me revolvía la panza de celos. ¿Si te acuerdas que me callé? ¿Si te acuerdas que no reclamé? Ojalá hubiera tenido un espejo para que te vieras la cara en ese momento.

T-¿Tonto? Según tú por no haberme dado cuenta de lo que tenía. Yo creo que fuiste tú el que no se enteró. Preferiste revisarme el teléfono y redes sociales buscando algo que en realidad no lo había y no te dabas cuenta que estaba yo ahí, contigo, todo el tiempo.

M- ¿Mentiroso? Tú juras que cada que decía “te quiero” “te amo” “soy tuyo” “me encantas” fueron mentiras. Pues ¡Nuevas Noticias! Eran la puritita verdad, como también fue verdad el día que te dije “te amo, pero no estoy enamorado de ti”. ¡Ah! Pero por esa frase me llamaste…

E- Egoísta. Esta última palabra no está escrita en pregunta sarcástica, es una afirmación. No tengo cómo justificarla. FUI UN EGOISTA. Sí, lo fui. Porque teniendo a un hombre que me quiso como ninguno me había querido, que me cuidaba, me preguntaba si quería cenar ligero o fuerte, que cocinaba como ninguno, que en la cama no había quien lo superara, que era fuerte, emprendedor, seguro de sí mismo y de lo que quiere en la vida, que me hacía sentir el hombre que siempre he querido ser, me fui. Me fui porque pensé en mí y sólo en mí y me di cuenta que en ese momento ese hombre ideal no era para mí, no en ese tiempo. Y lo digo casi sin explicación porque no la hay. Simplemente cuando algo no se siente no se siente. Y sí, fui el más egoísta del mundo por pensar en mí e irme, pero estoy seguro que el tiempo pasó y él se dio cuenta que también lo hice por él.

Ni tan egoísta después de todo…

¿Te suena esta historia? Cuéntame….

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

1

2 Comentarios

  1. Lulu Kat
    4 febrero, 2017
  2. Anónimo
    4 octubre, 2017

¿Cómo ves?