Chavo barbon escribiendo carta

¿Amor o ilusión? ¿En qué crees más?

Ayer venía manejando y pensando qué es lo que necesitamos para sentirnos contentos y tranquilos. Y bueno, de entrada, tener cubiertas nuestras necesidades básicas. Aunque esto de “básicas” es muy relativo. Cada quien tiene un estilo de vida distinto. Sin embargo, sabemos que lo económico no es lo más importante ni lo que mueve al mundo. Lo que nos mueve a los seres humanos son nuestros sentimientos y emociones, y estas terminan por reflejarse en todos los aspectos de nuestra vida.
Cuando andamos bajoneados, todo nos sale mal y terminamos sintiéndonos peor. Cuando estamos animados, contentos, todo sale y sabe mejor.

Se que no es ningún descubrimiento. Pero lo que me vino entonces a la cabeza fue esto:

Se dice que la felicidad es una decisión, y lo creo firmemente, pero también creo que es la capacidad de saber conservar, mantener una ilusión.

La verdad es que estaba enfocándolo más por el lado sentimental. Todos tenemos nuestros conflictos de pareja y tendemos a boicotearnos muy cabrón. Siempre estamos pensando si nos quieren lo suficiente, si nos dan lo mismo que nosotros damos, si nos llamaron por teléfono y cuántas veces, si nos mandaron mensajitos cariñosos durante el día y claro, siempre habrá alguna respuesta de estas que no nos guste. ¿Quizás en el fondo estemos buscando sentirnos mal? Ay caray… vale la pena reflexionarlo por absurdo que parezca.
Lo que es un hecho es que no podemos pretender que los demás piensen y sientan como nosotros. Tenemos que aprender a querer y aceptar a la gente tal y como es si nuestro corazoncito ya está involucrado.

De ahí en adelante empieza el trabajo de aprender a lidiar con nuestra propia neurosis, nuestros caprichos, el ego y todas nuestras inseguridades. En realidad, las parejas o la gente más cercana a nosotros, llámese novio, esposo, amante, peor es nada o como quieran ponerle… porque ahora ya nadie quiere colgarte títulos, son detonadores de nosotros mismos, son nuestros espejos, nos enfrentan ante lo que realmente somos para llevarnos a aprender a ser más alivianados, más libres de nosotros mismos. Ese es el gran reto de una relación, aprender a estar bien con uno al lado de otra persona. Porque si estás bien contigo mismo, estás bien con los demás. Y aunque esté más dicho que la tabla del 2, sabemos que es cierto.

Pero lo que en realidad iba pensando en el coche era esto:
¿Qué tanto llegamos a engañarnos por amor? ¿Llegamos a ver lo que en realidad sienten los demás por nosotros o vivimos de una ilusión?
Aquí es donde entra mi nueva teoría, que quizás alguien más logre estar de acuerdo con ella. No se trata de vivir engañados, pero la vida misma es una ilusión, es relativa, todo depende del cristal con que se mira. Toda persona llega a nuestra vida por una razón específica. Entonces, siempre estamos viviendo nuestro momento perfecto. El cómo decidamos vivirlo, esa es nuestra decisión, nuestra ilusión.

Si de pronto me surgen dudas respecto a lo que mi pareja siente por mi, creo que lo mejor es asumir que estamos boicoteándonos y dar siempre el voto de confianza. A quien nos va a hacer sentir mejor es a nosotros mismos. Aprender a vivir con ilusiones creo que es la receta perfecta para la felicidad. Hay gente que dice “yo no me ilusiono porque después sufro”. Y yo les contesto, pues entonces para qué naciste si después te vas a morir?

Aprender a mantener nuestras ilusiones nos hace felices, nos da fuerza, alegría, motivos para salir adelante siempre pase lo que pase. Una persona que aprende a mantener sus ilusiones, es raro que tenga sólo una, ¡tiene mil! Tiene mil motivos para ser feliz. Si se le esfuma una o resulta insostenible, al poco tiempo se repone porque ya trae otra ilusión detrás pisándole los talones y activándole esa chispa, esa pasión por seguir soñando.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

 

1

5 Comentarios

  1. Gabriel
    11 octubre, 2014
  2. Mario Gutierrez
    11 octubre, 2014
  3. Esaú
    5 noviembre, 2014
  4. NASIR
    21 febrero, 2015
  5. Jacob
    25 febrero, 2015

¿Cómo ves?