10 tipos de hombres que debes evitar

12
159
1o tipos de hombre que debes evitar

“No saber a dónde ir puede ser recurrente, pero saber a donde no volver debe ser lo ideal”.

Estoy casi seguro que he tenido más exnovios que los treinTONES promedio, pero es que uno no puede estar seguro de qué sabor de helado es su favorito hasta no probarlos todos y ese ha sido el peor-mejor de mis errores, lo escribo así, en binomio “peor-mejor” porque si bien es cierto que he cambiado de novio como de calzones, cosa que no habla tan bien de mí (bueno, está bien, cosa que habla terriblemente de mí) también ahora siendo un treinTÓN experimentado sé qué cosas valoro, admiro y quiero en un hombre; pero lo más importante, sé qué cosas no estoy dispuesto a tolerarle o a negociar con ninguno, porque “No saber a dónde ir puede ser recurrente, pero saber a donde no volver debe ser lo ideal” y si bien es cierto que una larga lista de “exes” no equivale a igual número de fracasos amorosos, esta puede significar la pista del camino con el que uno no quiere volverse a topar.

Tener más exes que familiares como dice un amigo, tiene sus ventajas (en Colombia aplicamos una popular expresión que dice:Perder es ganar un poco”) y mi punto es que los exes no tienes por qué ser solamente el recordatorio de un tortuoso o desatinado pasado, ya que en estos pueden estar las respuestas a lo que de tajo no deseamos encontrar en nuestras futuras relaciones. Tal es mi experiencia en el asunto, que creé diez perfiles, de diez clases de hombres con los uno debería pensarlo dos veces antes de embarcarse o encartarse en una relación.

EL NIÑO: Habrá a quienes les gusten los tipos menores, el colágeno, los pollos, los jovencitos (cuestión de gustos) en lo personal considero que “mientras más experiencia se tenga manejando bicicleta, mejor es la montada” (aplica para las conversaciones y el sexo).

EL TACAÑO: Es el tipo que aunque tenga con qué, le cuesta trabajo invertir su dinero en casi todo, incluyendo las citas, las relaciones  y lo que estas conllevan. Si te consigues un espécimen de este tipo como novio, espera como regalo de navidad, cumpleaños y aniversarios calcetines, porque “tacaño que se respete, regala calcetines”.

EL RECOSTADO: Me refiero a los tipos que no trabajan y no muestran interés en hacerlo, que ni para pagar sus propios cigarrillos tienen dinero. Su premisa favorita es: <<no tengo con qué ($)>> si coincides con uno de esta calaña, de entrada hay que asumir pagar siempre la cuenta o simplemente ir al grano y no invertir más de lo necesario en un posible buen acostón.

LA DIVA: Se autoconsidera realeza gay. de mejor apellido y mejor familia. Sus temas favoritos por lo general circundan entre lo frívolo y lo pedante, casi siempre habla de ropa de marca, de los sitios de moda y está convencido que te hace un favor al salir con él.

EL CONTROLADOR: Como su nombre lo indica, hace referencia a la clase de tipos que les gusta que las cosas siempre vayan a su ritmo y si tiene solvencia económica, a diferencia del tacaño, este no escatima en gastos siempre y cuando se haga lo que él diga, cuando él diga y como lo diga.

EL PECADOR: Se hacen denominar así ese tipo de hombres para los que la religión representa un conflicto, generalmente son teólogos y afines a esta profesión. Los decepciona su propia naturaleza y se dan golpes de pecho por sentir como sienten, es decir, por desear al prójimo masculino más de la cuenta.

EL INDEFINIDO: Es esa clase de hombre que no tiene definida su orientación sexual, puede hacerse llamar bisexual, heterocurioso, heteroflexible, mayate (como le dicen en México) o cacorro (como le decimos en Colombia) son hombres que no tienen claro o no quieren asumir una postura clara respecto a lo que quieren meter a su cama.

EL DE CLOSET: También conocidos como los enclosetados y autodenominados como “discretos”, esos que sin importar la edad que tengan juran y rejuran que nadie sabe lo suyo, que no se les nota lo maricón y que en su casa les creen el cuento del soltero empedernido.

EL CHARLATÁN: Se caracteriza por hablar más de lo que se ha instruido o leído, es irritablemente anecdotico y exagerado, puede limitar con lo mitómano y embustero, alardea y se jacta descaradamente de lo que a leguas se nota que no tiene.

EL GALANZASO: Es el típico galancillo  que se cree el centro del universo y que todo gira en torno a él, con un ego tan grande como sus ínfulas y una sobrevalorada imagen de sí mismo, difícilmente muestra empatía y aprecio por algo ajeno a sí mismo.

No sé ustedes, pero soy de los que cree que la vida es un paseo demasiado corto como para vivir tropezando con las mismas piedras y cayendo en los mismos círculos viciosos. Hagamos una lista de lo que no nos gusta, seamos claros con nosotros mismos, acordemos límites con nuestros ideales y no nos hagamos los tontos con lo que sabemos que no funciona. Recuerden, “no está mal no saber a dónde ir, lo malo es regresar a donde no fuimos felices”.

¿Has salido con alguien con algunas de estas características? ¿Qué opinión te generan los ex? Comparte este post con tu ex, quizás ningún perfil se parezca a él, pero de seguro se partirá la cabeza preguntándose en cuál lo encasillaste tú. 😉

¡Nos leemos en la próxima!


¡Suscríbete al Newsletter y recibe quincenalmente nuestras mejores recomendaciones y artículos!


12 COMENTARIOS

  1. Sin duda, un buen artículo. La realidad es que nos encontramos a cada rato con este tipo de personalidades y otras mas. Me parece valioso que los clasificaras y nos dieras la oportunidad de identificarlos porque en definitiva, hay que evitarlos.
    La realidad nos enseña que la prisa y las apariencias no son buenas consejeras. Sin embargo en la mayoría de las ocasiones, cuando de verdad quieres conocer a alguien, simplemente y tristemente te hacen a un lado. En lo personal, como 50 tone, esto ha sido doloroso para mi y he perdido la confianza y a veces pienso que es mejor estar solo que mal acompañado. Y lo que es peor, a veces ya no sé ni que pensar o si ya no debo pensar o sentir. Espero leer muchos artículos tuyos. Muchas gracias Leyton Agudelo. Saludos.

  2. Wooow Leyton buen articulo… personalmente tuve la fortuna de tener una agradable relacion con el y por cosas del destino y la distancia tuvimos que separarnos… gran ser humano… espero no me hayas metido en alguna clasificacion tuya jejejeje…. una abrazo… te quiere y te estima en la distancia… Willy

  3. Me gustó. Creo que también vale como autocrítica porque a veces nos hacemos la víctima queriendo evitar a estos tipos de hombres cuando también varios de nosotros podemos ser alguno de ellos. Sólo agregaría al de “la diva” -por aquello de los “temas frívolos y la moda”-, que también sólo hablan de la farándula y los antros y no necesariamente se sienten de alta alcurnia (pueden ser de los dos: creídos y nacos).

  4. Buena reflexión, lo único que invitaría es poner cuidado cuando se clasifica a los INDEFINIDOS porque puede meterse a la bifobia y creo que debe respetarse a las personas bisexuales tanto como a los homosexuales, ojo en eso.

  5. Creo que a pesar de tener razón en varios de los perfiles, hay que ver más allá de la misma crítica superficial, salir o no salir del closet es igualmente valido, por otro lado puedo estar seguro que la mayoría de hombres gay en Bgtá hemos pasado por varios de los perfiles que señala, y eso ha permitido que nos revaluemos y construyamos nuestra propia identidad y claridad de lo que queremos y de lo que no, por otro lado creo que el mayor problema en las relaciones entre chicos tiene que ver con la forma en que hemos aprendido a desarrollarnos herótico-afectivamente que más allá de estar ligados a temas económicos y materiales, y claramente esto influye bastante, sólo hay que ver la gran cantidad de chicos que caen en el juego de la hegemonía y estética del “buen gay”, que frecuenta lugares particulares de la ciudad, se ejercita en el “Gym” y viven en Chapinero, ya que vivir en un lugar menos favorecido puede generar no contar con suficientes contactos de su mismo “nivel”, sin desmeritar este artículo, que reitero, alguna razón tiene, debemos hacer reflexiones más profundas sobre con qué tipo de hombre saldríamos o no y más allá de si es tacaño o no, ya que como personas independientes podemos costear nuestros propios gastos, no hay que buscar marrano, si debemos fijarnos sobre la propiedad que se genera sobre el otro cuando se tiene una relación, los celos, la posesión, el auto cuidado, la invasión de los tiempos y los espacios del otro, etc. que básicamente son los mismos resultados que generan los cuentos de las princesas de disney que dicen que el príncipe azul existe y que ese es el modelo de relación ideal hasta para los hombres gay.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

 LO MÁS NUEVO
Colombiano, maestro de escuela primaria; vivo enamorado de mi trabajo, mis amigos y de la vida en general. Tengo 30 años, vivo en Antioquia y soy abiertamente gay. Escribir es la forma de desnudar mi psiquis, aquí puedo ser de sensible, romántico, honesto, dramático, cínico, cómico, incluso contradictorio.