La Época Dorada de las “Boybands” Estadounidenses ¿Cual fue tu favorita?

0
108

Una “Boyband” es como se define en el mundo de la música pop a una banda vocal-coreográfica de cantantes jóvenes, atractivos, carismáticos, que se mueven al compás de temas musicales edulcorados, llenos de grandes coreografías, vestuario moderno…y seguidos por una legión de fans adolescentes que gritan desenfrenadamente o se desmayan con solo mirarlos. Supongo que entienden perfectamente bien a que me refiero. ¡Fuera máscaras! ¿Cuántos de ustedes también suspiraban y se les saltaba el corazón al ver a Nick Carter de los Backstreet Boys o Justin Timberlake de *NSYNC? Pues precisamente en este espacio hablaremos un poco del furor de estas dos bandas que, a fines de los 1990s y principios de los 2000s, imperaban absolutamente es estaciones de radio y canales de videos.
Viajemos a nuestra adolescencia y recordemos un poco de estas dos boybands del “Bubble Gum Pop” que fueron los dignos herederos de los New Kids on the Block de la década previa.

BACKSTREET BOYS

La banda se formó en Orlando, Florida, E.U. en 1993 bajo el auspicio del millonario productor musical (ya fallecido) Lou Pearlman. El grupo lo conforman (porque sorprendentemente aún existe) por Howie D., Brian Littrell, Kevin Richardson, Nick Carter y A.J. Mclean. Su primer gran éxito en la radio fue “Get Down”, en 1996, que acompañó el lanzamiento de su primer disco titulado simplemente “Backstreet Boys”. Pero en 1997 la banda se va a los cuernos de la luna con su segunda producción “Backstreet’s Back”. ¿Quién no recuerda el sonadísimo tema “Everybody”, hoy en día un clásico del pop noventero?

Y con este numerito, la banda de chicos vendieron millones y millones de discos alrededor del mundo. Pero quizá el cenit de la banda, su momento cumbre, ocurre con el lanzamiento de su tercer álbum “Millennium” (1999). De allí se desprenden temas inolvidables como “I Want It That Way”, “Langer Than Life” y “The One”.

Los discos de los Backstreet Boys y la taquilla de sus conciertos dejaron millones y millones de ganancias.
Probablemente el más popular del quinteto fue el “guerito”, Nick Carter. No había adolescente que no suspirara por él. Su cuarta producción discográfica “Black & Blue” (2001), es considerada el momento crepuscular del éxito de la banda. De él se desprenden los éxitos “Shape Of My Heart”, “The Call” o “More Than That”. Fue en esa época cuando visitaron Latinoamérica. En México causaron furor.

Pero a partir de este momento empieza el declive de la banda. Aunque no lo crean, la banda permanece activa y ha lanzado seis discos más. Ninguno como sus cuatro primeros álbumes. En una época Kevin Richardson (el alto, guapetón de bigote) salió de la banda. Nick Carter se lanzó como solista en 2002 (con más pena que gloria). AJ McLean, el “tipo rudo” del grupo, enfrentó problemas severos de alcoholismo en 2001. La banda pasó sus mejores tiempos…

*NSYNC


La banda se formó también en Orlando, Florida ¡y también bajo el auspicio de Lou Pearlman (los Backstreet Boys nunca le perdonaron esto). Ellos surgen en 1996. La banda estuvo formada por Joey Fatone, Lance Bass, Chris Kirkpatrick, JC Chasez y Justin Timberlake (estos dos últimos ya conocidos por su participación en el show de televisión de Disney “All-New Mickey Mouse Club” (1989-1994). Eclipsados inicialmente por el furor internacional de los Backstreet Boys, *NSYNC tiene un discreto lanzamiento en Europa antes que en el mercado estadounidense. Su disco debut (“*NSYNC”), fue lanzado en E.U. hasta 1999. Contra todo lo esperados, causaron sensación con los temas “Tearin Up My Heart” y “I Want You Back”.

En 2000 sale a la venta su segundo álbum “No String Attached”. Este álbum rompió récord de ventas. Se vendieron millones de discos en unas horas, tan solo en Estados Unidos. Llegaron a superar el éxito de sus “rivales”. De allí vienen los clásicos “Bye, Bye, Bye”, “It’s Gonna Be Me” y “This I Promise You”.

Su tercer álbum se tituló “Celebrity” (2001) ¿Quién imaginaba que el final de la banda se acercaba? De aquí se desprenden los temas “Pop”, “Gone” y “Girlfriend”. Sus conciertos eran espectaculares y sus videos estaba a la vanguardia.

Para mi gusto, la mejor voz y el más atractivo era JC Chasez, pero para ese momento la popularidad de Justin Timberlake era apoteósica. Era irremediable que Timberlake se lanzara como solista. Y vaya que pegó a lo grande. Hoy en día, probablemente sea el cantante masculino pop más importante del mundo. El éxito de Timberlake marcó el fin de la banda, que tristemente nunca tuvo una despedida oficial. Siempre quedó la esperanza de volverlos a ver, cosa que solo ha ocurrido en eventos especiales (una presentación de Timberlake en MTV o cuando les otorgaron la estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood). JC Chasez también se lanzó como solista en 2004, pero con un éxito fugaz. Lance Bass se volvió una figura mediática, sobre todo luego de revelarse publicamente como gay en 2006.

Pero la música evolucionó. El “Bubble Gum Pop” pasó de moda, otras bandas más jóvenes (One Direction, Jonas Brothers), los reemplazaron; las adolescentes crecieron y ahora ya hasta son madres de familia. Toda época tiene un ciclo. Resulta sorprendente y admirable que los Backstreet Boys sigan existiendo cuando seguramente no venden ni la décima parte de discos que vendieron hace 17 o 18 años.

Yo los recuerdo muy bien por que formaron parte de mi adolescencia, de mis años en la secundaria, cuando pasaba todo el día mirando videos en MTV. Cuando la guerra entre “poperos” y rockeros” iba más allá de las listas de MTV o Alfa 91.3. Derivaban en guerras campales en las secundarias. Era la época de Britney Spears, Christina Aguilera, Destiny’s Child, Limp Bizkit, Eminem, Pink, Blink 182, Lil’ Kim, KoRn, J.Lo y tantos más. Eran “años maravillosos”…

Y tu ¿a cual de las dos preferías?

¡Suscríbete al Newsletter y recibe quincenalmente nuestras mejores recomendaciones y artículos!


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

 LO MÁS NUEVO
31 años, Habitante de la Ciudad de México. Contador profesional de historias. Amante incondicional y apasionado del cine, la música, el teatro y los animales. Con una debilidad y fijación especial por el fascinante mundo de la Cultura Pop.