«The Boys in the Band»: Un clásico del teatro LGBTTTI, más vigente que nunca.

0
803
los chicos de la banda, teatro xola

México es un país muy privilegiado en cuanto a opciones de entretenimiento se refiere. Hablando específicamente del teatro, la cartelera teatral mexicana ofrece opciones que la colocan al nivel de ciudades de gran tradición teatral como Londres o Nueva York. Precisamente hace algunos días se estrenó en la capital mexicana el montaje “Los chicos de la banda”, versión en español de “The Boys in the Band” de Matt Crowley. El montaje mexicano se presenta actualmente en el Teatro Xola de la capital mexicana, y es producido y protagonizado por el actor, periodista y conductor de televisión Horacio Villalobos, bajo la dirección de Pilar Boliver.

Horacio Villalobos, Juan Ríos, Juan Carlos Martín del Campo y Aldo Guerra, entre otro importante cuadro de actores, protagonizan la segunda versión mexicana de «The Boys in the Band», bajo la dirección de Pilar Boliver.


En realidad, es la segunda vez que este montaje llega a México. “Los chicos de la banda” se representó por primera vez en el país azteca en 1982, gracias a la iniciativa de la activista y dramaturga Nancy Cárdenas, figura icono de los movimientos de la comunidad LGBTTTI en el país. En esa ocasión, el montaje se representó en el Teatro de la Ciudadela, con un elenco conformado por Rodolfo Rodríguez, Sergio Klainer, Otto Sirgo y Roberto Hill, entre otros, todos bajo la dirección de la misma Cárdenas.

Aquí el elenco del primer montaje mexicano de «The Boys in the Band», que contó entre su elenco con actores como Otto Sirgo, Sergio Klainer, Roberto Hill y Rodolfo Rodríguez, entre otros. El montaje fue dirigido por Nancy Cárdenas (al centro).

Ahora bien, ¿Cuál es el origen de este montaje? Nos remontamos a la década de los 1950s. En esa época, el autor de la obra, Matt Crowley, trabajaba como asistente personal de la estrella de cine hollywoodense Natalie Wood y de su marido, el también actor Robert Wagner. Wood era célebre por su apoyo a la escena gay hollywoodense de la época. Mientras trabajaba para ella y su marido, Crowley escribió el argumento de “The Boys in the Band”. ¿De dónde viene el título de la obra? Pues de unas líneas de la segunda versión cinematográfica de “A Star is Born”, cuando James Mason le dice a Judy Garland (ojo: otro importantísimo ícono gay): «Estas cantando para ti y para los chicos de la banda”. Fue en 1968 cuando la obra finalmente se estrenó en el circuito teatral conocido como “Off-Broadway” bajo la dirección de Robert Moore y estelarizada por Kenneth Nelson, Peter White y Leonard Frey, entre otros. La obra despertó polémica desde su estreno. Era la década de los 1960s. Hablar de homosexualidad en esa época, aún en los Estados Unidos, era un tabú. Pronto, la obra ganó un estatus de culto.

Matt Crowley, autor de «The Boys in the Band».

¿Y de que trata la obra? Aquí una breve sinopsis: En Nueva York, un grupo de amigos homosexuales se reúnen en el apartamento de uno de ellos llamado Harold para celebrar su cumpleaños. Como regalo, los amigos de Harold deciden contratarle a un stripper. Pero la alegre velada del grupo de hombres se ve interrumpida cuando un amigo de la universidad de Harold, de nombre Alan, le llama para informarle que está de visita en Nueva York. Harold se ve obligado a invitarlo a su casa. Alan es un hombre heterosexual, católico y muy ortodoxo. Harold y sus amigos se ven obligados a fingir y “ocultar” su orientación sexual para no “incomodar” a Alan. Pero al transcurrir la noche, y al calor de las copas, la realidad sale a flote y se desarrolla una divertida y muy reveladora serie de situaciones que hará esa noche inolvidable para todos sus asistentes.

Matt Bomer y Jim Parsons en una escena de la versión de 2018 de «The Boys in the Band», en Nueva York.


Aunque el argumento de la obra se muestra ligero, en realidad la obra ahonda mucho en la rígida moral de la época, donde la represión, la homofóbia y otros tipos de intolerancia salen a la luz. Bajo un disfraz de comedia, la obra expone muchas cosas y caló muy fuerte en la doble moral de los Estados Unidos y luego de otros países donde se representó. México no fue la excepción.
Debido a su calidad y al estatus de “obra de culto” que ganó, el montaje se ha representó con éxito en Broadway en dos ocasiones más: primero en 1995, y luego en 2002. De hecho, en 1970 se realizó una exitosa adaptación cinematográfica dirigida por William Friedkin y estelarizada por el mismo Kennett Nelson.

En 2018, la obra cumplió cincuenta años. Matt Crowley, consciente de que el discurso de la obra seguía muy vigente en la sociedad medio siglo después, decidió darle una “refrescada” al libreto (con adaptaciones muy puntuales a la nueva época). De esta manera, la obra se reestrenó con un éxito arrollador en el Booth Theatre de Nueva York bajo la dirección de Joe Mantello. El elenco fue espectacular: Matt Bomer, Jim Parsons, Zachary Quinto y Andrew Rannells, todos actores orgullosamente homosexuales. La obra ganó el Premio Tony y ya se habla de una versión cinematográfica en 2019 en la plataforma Netflix.

Ahora, el montaje está de regreso en México. No dejen de verla en el Teatro Xola de la capital mexicana. Bajo la dirección de Boliver, y además de Villalobos, el montaje tiene un elenco de lujo: Juan Ríos Cantú, Juan Carlos Martín del Campo y Aldo Guerra, entre otros.


Lo interesante de ver este montaje, amén de su calidad de producción e interpretación, es ver como la sociedad y el mundo no han cambiado demasiado su postura frente a una realidad como la diversidad sexual. Ha habido muchos cambios y avances, es verdad, sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer para jactarnos de ser una sociedad tolerante e incluyente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here