San Sebastián, el santo de la comunidad gay

¿Alguien hubiera imaginado a un componente del santoral católico como un ícono de la diversidad sexual? Sin duda alguna, el mundo nunca deja de sorprendernos. Efectivamente, San Sebastián es considerado de manera “extraoficial” el Santo Patrono de los homosexuales.

San Sebastián es un santo francés nacido en el año 256. Como parte de los primeros grupos cristianos, fue acusado de idolatría y perseguido por los romanos. Fue capturado por el emperador Maximiano, y al negarse a rechazar su fe, fue sentenciado a morir bajo una lluvia de flechas amarrado a un poste. Se cuenta que Irene, la esposa del mártir Cástulo, le rescató con vida e intentó curarlo si éxito. Sebastián murió en el año 288 y fue enterrado en la Vía Apia de Roma, donde hoy en día se encuentra una catacumba que lleva su nombre.

san sebastian, santo icono de la comunidad gay

Es considerado uno de los Santos Mártires  y su fiesta se celebra el día 20 de enero. Pero, ¿Cómo pasó este santo a convertirse en patrono de la comunidad gay?

Tal vez esto se deba a la fascinación de los artistas (principalmente renacentistas)  por retratar a este antiguo militar como un auténtico “Apolo”. Los artistas remarcaron las virtudes físicas del personaje. Las representaciones pictóricas más famosas de San Sebastián son las realizadas por Botticelli en 1474 (localizada en Berlín) y por El Greco en 1577 (que se encuentra en Palencia, España). En ambas se le muestra como un auténtico adonis de cabello rubio, ceja poblada y un físico casi perfecto, con músculos muy remarcados, atado a un poste, semidesnudo y escurriendo de sangre por la gran cantidad de lanzas que laceran su cuerpo.

En el primer movimiento gay que floreció en la historia, a fines del s. XIX, la comunidad vio un simbolismo en las flechas que penetran en su cuerpo y su rostro extasiado de dolor, con el amor no correspondido y la represión del deseo homoerótico. Sin pretenderlo y por supuesto, sin ningún tipo de apoyo de parte de las iglesias donde se venera (católica y ortodoxa), San Sebastián se convirtió en el primer ícono gay de la historia.

Algunos artistas y escritores como Tennessee Williams, Oscar Wilde, Federico García Lorca o Salvador Dalí se encargaron de ensalzar la popularidad del personaje como símbolo de la homosexualidad a través de sus obras durante el s. XX. Su popularidad aumentó en la década de los 1980’s, cuando el artista Tony de Carlo tomó su imagen como un estandarte en medio de la crisis generada por el VIH/SIDA.

En épocas recientes (principalmente en Europa), algunos grupos del colectivo LGBTTTI han iniciado una campaña, aún infructífera, para que las iglesias, católica y ortodoxa, reconozcan el status de San Sebastián como Patrono de los homosexuales. Evidentemente su respuesta ha sido negativa. Mientras algunas instituciones religiosas sigan estancadas en sus dogmas es muy poco probable que a corto plazo la fe y libertad sexual puedan comulgar en paz. A fin de cuentas la religión tiene como campo de acción el espíritu de las personas y no debería de interferir con lo que cada quién quiera realizar con su cuerpo.

PELÍCULA SUGERIDA:

“Sebastiane” (1976) de Derek Jarman.

Aquí un fragmento de la cinta en YouTube:

Nos leemos la próxima semana con más historias, curiosidades y anécdotas. ¡Suscríbanse al blog y compartan en las redes! 😉

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

25

Sin Comentarios

¿Cómo ves?