Pareja de pingüinos gay en zoológico demuestra que la homosexualidad es natural

0
532
pareja de pinguinos gay en alemania

Esta pareja de pingüinos gay en un zoológico de Berlín, Alemania, demuestra que la homosexualidad es algo natural.

Para aquellos millones de perplejos que siguen condenando la homosexualidad acusándola de ser contra natura, aquí les presento el argumento más tangible de que la diversidad sexual es absolutamente normal: La Madre Naturaleza. La Naturaleza simplemente no se equivoca. La homosexualidad no es exclusiva de la especie humana, no es una perversión, una anomalía, una abominación. La prueba está en que muchas especies animales también son sexualmente diversas. ¿O qué? ¿Los animales también son “pecadores” y “enfermos mentales”? ¡Nada de eso!

En el parque zoológico de Berlín, Alemania, surgió una pareja de pingüinos machos homosexuales. Sus nombres son Stan y Ollie. La historia de esta singular especie de emplumados es la siguiente: Stan y Ollie pertenecen a la especie conocida como Pingüino Rey. Desde su llegada a Berlín, la singular pareja de pingüinos sorprendió a sus cuidadores y demás responsables del zoológico por su tendencia a permanecer juntos.

Según lo revelado por estudios de zoólogos y otros expertos del comportamiento animal, cuando una especie se siente amenazada por un “riesgo de extinción” por falta de hembras, es común que se formen parejas del mismo sexo. Pero en este caso, ¡nada de falta de hembras ni que nada¡ De hecho, la pareja de aves fue parte de un proyecto conocido como EEP (Programa Europeo de Conservación), que incluso les llevo hasta su hábitat a varias hembras de su especie. Los esfuerzos de “enderezarlos” fueron inútiles. Stan y Ollie se negaron a aparearse con otras hembras y reafirmaron su interés de permanecer juntos.

Desde luego, la curiosa pareja de aves se convirtió en foco de atención a nivel internacional y un importante anzuelo para atraer público al zoológico. Como es de entenderse, la pareja de emplumados debe su nombre al popular dúo cómico hollywoodense “Laurel and Hardy” (“El Gordo y El Flaco” en español).

En 2016, Stan y Ollie abandonaron el zoológico de Berlín y fueron trasladaos al zoológico de Hamburgo, alejándolos del impertinente programa que a fuerza trataba de emparejarlos con hembras. Ahora ambos pueden “vivir su amor” plenamente en otro parque donde además, compartirán con otros colegas suyos que también han decidido probar la diversidad sexual: Juan y Carlos, una pareja de pingüinos de Humboldt. . ¿Una conducta que se da entre los pingüinos que llegan a Alemania? Pues no. En Irlanda, en el parque acuático Oceanworld, habita una pareja lesbiana de pingüinos: Penelope y Missy.

Y en el zoológico de Central Park, Nueva York, también hubo otra pareja gay: Roy y Silo (aunque Silo terminó más tarde por abandonar a Roy por una hembra. ¿En este caso Silo sería bisexual?).

Y muy cerca de Ollie y Stan también viven Dotty y Zee, otra pareja de pingüinos gay que habitan el zoológico de Bremerhaven, también en Alemania. Ellos “iniciaron su romance”  en 2006. Llevan ya doce años juntos y felices.

Y en el zoológico de Cheng Yang, en China, también habita otra pareja de pingüinos gay. Ellos fueron “más allá” en su “relación” y trataron de convertirse en padres (robando un huevo a una distraída hembra).

Este caso también se repitió en España. En el zoológico de Madrid habitan Inca y Rayas, una pareja de pingüinos gay de la que sus cuidadores se apiadaron y decidieron darles “en adopción” un “huevo huérfano” para que lo criaran. ¡Y cumplieron su misión con todo éxito!

Es verdad, según los expertos, que cuando las hembras escasean en las colonias de pingüinos, estos se busquen parejas de su mismo sexo. No es un efecto del cautiverios, pues se han observado a colonias de pingüinos en libertad, en la Antártida, con un gran número de parejas homosexuales. ¿O no será que la Naturaleza está evolucionando y sorprendiéndonos? Por que, además de pinguinos, abundan casos de homosexualidad en salmones, osos, jirafas, chimpancés, leones….

Dirán los retractores: Es una moda. ¿Una moda también entre los pingüinos? Déjense de cosas, quítense las telarañas. La Naturaleza nos está revelando la verdad. La diversidad sexual es una realidad.

LECTURA SUGERIDA:

*Massimo Fenati “Gus & Waldo” (Colección de varios volúmenes), 2006-2011, Orion Books. (sobre una simpática pareja de pingüinos antropomorfos gay).

¡Suscríbete al Newsletter y recibe quincenalmente nuestras mejores recomendaciones y artículos!


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

 LO MÁS NUEVO
31 años, Habitante de la Ciudad de México. Contador profesional de historias. Amante incondicional y apasionado del cine, la música, el teatro y los animales. Con una debilidad y fijación especial por el fascinante mundo de la Cultura Pop.