medidas de seguridad anti sismos

Lo Que Debemos Exigir Para Protegernos De Los Sismos

Una medida de gran importancia es garantizar que los espacios que habitamos sean seguros para resistir sismos sin daños, ya que los terremotos no matan pero las construcciones mal construidas sí. Lo que hace la diferencia es el lugar en donde se construye y los materiales empleados, ya que no se puede predecir la magnitud de los sismos ni el epicentro. En esta ocasión he investigado sobre las medidas que existen para que un edificio resista las sacudidas de la tierra, te lo comparto para que puedas tenerlo en cuenta al momento de rentar o comprar alguna propiedad, incluso puedes investigar si tu lugar de trabajo cuenta con alguna de estas medidas de seguridad anti sismos.

Solo hay dos caminos: hacer los edificios más fuertes o más flexibles.

En muchas zonas sísmicas se ha optado por la “aislación de base”. Por décadas se han construido edificios tan altos que flotan sobre sistemas de cojinetes de bolas, muelles o cilindros acojinados. Esta opción mantiene suspendidos los edificios que responden al movimiento reduciendo la resistencia en las estructuras evitando así que se rompan en los sismos.

Algo que funciona son las formas cuadradas en edificios, aunque a los arquitectos no les gusta construir así ni a la gente le gusta habitar lugares cuadrados con ventanas cuadradas, siendo esta la forma que mejor resiste los sismos.

Así como la sociedad hemos demostrado que nos podemos organizar y actuar en situaciones de emergencia,  necesitamos tomar acción y exigir que nuestros espacios cumplan con medidas de seguridad, ya que vivimos en zonas sísmicas. Cada 5 minutos ocurren en promedio 20  sismos de distintas magnitudes, así que puede ocurrir en cualquier momento un sismo grande y lo único que nos puede ayudar a soportarlos son buenas construcciones y adoptar medidas que hagan seguros los espacios que vivimos y en los que trabajamos. Deberíamos también  revisar periódicamente  todos nuestros edificios para así,  estar al tanto de cualquier daño que puedan tener.

Que un inmueble este en pie no garantiza que no tenga daños estructurales. Debemos estar al tanto de la condición de nuestros espacios y pedir lo que sea necesario para conservarlos en buen estado. Seamos todos los supervisores de nuestra ciudad, somos quienes la habitamos, quienes la vivimos.

Algo que me sorprendió con el más reciente sismo en México fue, además de la cantidad de personas ayudándose entre sí, que los edificios derribados por los terremotos del 7 y 19 de septiembre fueron, o construcciones que emplearon materiales poco apropiados para resistir sismos (no cumplían las normas de seguridad) o estructuras antiguas que no tuvieron las modificaciones necesarias  en su estructura que les brindaran resistencia o flexibilidad ante sismos.

Zonas como Tlatelolco, que fue afectada por el sismo de 1985, en esta ocasión resistieron ya que fueron reforzados con concreto en las fachadas, esto funciona como una armaduras que les brinda resistencia ante los sismos.

Requerimos hacer cambios en la manera de construir, necesitamos leyes que garanticen medidas de seguridad nuevas. Es urgente revisar todas las construcciones que están de pie y hacerles las adecuaciones necesarias para la zona sísmica en que vivimos.

Sabemos que un minuto de tiempo entre la alerta sísmica y la llegada de un sismo no es suficiente para evacuar un edificio o salir a las calles en donde hay postes, cableado, árboles e infinidad de construcciones que nos ponen en peligro.

El 19 de septiembre la alarma sísmica sonó al mismo tiempo que ocurrió el sismo, es imperante contar con construcciones resistentes y flexibles, esta es la diferencia entre la vida o la muerte. El colapso de varios edificios en el terremoto pudo haberse evitado con medidas de seguridad en su construcción y con supervisión constante sobre las estructuras de los mismo.

En comparación al terremoto de 1985 las pérdidas humanas fueron menores, eso indica que se han implementado aspectos de seguridad en la construcción, sin embargo aún hubo muertes y edificios afectados, gente que perdió todo su patrimonio y esto no puede volver a ocurrir. Así como nos hemos organizado para ayudar, así como nos hemos hermanado todos los mexicanos,  debemos organizarnos para exigir el apoyo que  garantice la seguridad de los lugares que habitamos y en los que laboramos.

¿Qué opinas al respecto? ¿Qué podemos hacer al respecto?

Espero que esta información te haya sido de ayuda. Estoy para lo que necesites: gmvestuario@gmail.com 

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

4

Sin Comentarios

¿Cómo ves?