Las Muertes Más Impactantes Del Porno Gay En Los Últimos Años

0
4630
Wilfried Knight

El Porno Gay no es lo que la mayoría de la gente imagina…

Cuando se habla de ser un pornstar, la gente suele imaginar una vida divertida, dedicada al placer y al hedonismo. Solemos idealizar las vidas de los actores porno: guapos, acuerpados, millonarios, admirados y deseados por millones de hombres y mujeres en el mundo. ¿Qué más se podría pedir? Seamos honestos: ¿a quién no le gustaría, o al menos ha soñado con un empleo donde nos dediquemos a tener sexo con algunos de los hombres más atractivos del planeta?

Pero ¡oh desilusión! Como ya lo han revelado antes muchos de sus protagonistas, la vida en el porno no es tan increíble como la gente piensa. Es un trabajo como cualquier otro. Poco convencional, eso es un hecho, pero también ligado a reglas, horarios, disciplina y rigor. Las estrellas porno también pasan por un sinnúmero de contratiempos. Tienen que lidiar con jefes insoportables, directores neuróticos, compañeros sucios, excéntricos o adictos, estar ligados a tiránicos contratos, aguantar posiciones sexuales incomodas y dolorosas, accidentes desagradables, desveladas, quemaduras de sol y un enorme etcétera. Todos aquellos que idealizan a la industria como un medio donde la felicidad está garantizada están en un grave error. Algunas de sus estrellas más famosas y cotizadas demostraron, con sus trágicas, inesperadas y prematuras muertes, que muchas veces no hay nada que envidiar de la vida de un pornstar

En 2012 Dror Barak, de origen israelí y mejor conocido en el porno gay como Roman Ragazzi, se suicidó a los 38 años de edad en su apartamento en Nueva York. Ragazzi comenzó su carrera en el porno en 2007. Alto, masculino, fornido y con un enorme atractivo viril, Ragazzi llegó a ser una de las estrellas porno gay más cotizadas de la década de 2000. Tras su inesperada muerte, hubo sonados rumores sobre la vida de excesos del también empresario y socio de una cadenas de gimnasios, misma que su pareja se dedicó a desmentir. Los motivos que derivaron en su inesperada muerte nunca salieron a la luz pública.

En ese mismo año, específicamente en junio de 2012, el popular Erik Rhodes (James Elliott Naughtin), fue hallado muerto en su casa de Nueva York. Al parecer el actor falleció de un ataque cardiaco mientras dormía. Se dice que Rhodes se había encerrado en su casa durante varios días a consumir todo tipo de drogas tras ser diagnosticado con el VIH.

Entre 1995 y 2013, el húngaro Arpad Miklos (Peter Kozma) tuvo una de las carreras más solidas dentro de la industria. Su carrera también fue una de las más largas, pues se mantuvo vigente durante casi dos décadas, algo poco común dentro del medio. Con tan solo 45 años de edad, y estando aún en la cima del éxito, el 3 de febrero de 2013 el actor terminó con su vida. Cometió suicidio en su apartamento en Nueva York. Dejó una nota donde hablaba en contra del odio, pero no especificó la verdadera razón de su decisión. Sus amigos más allegados se referían a él como un hombre alegre y emocionalmente fuerte. Se dice, sin embargo, que en los últimos días se encontraba depresivo y hablaba con desdén de la superficialidad de la industria porno.

Tan solo 20 días después de la muerte de Miklos, la tragedia volvió a ensombrecer a la industria porno gay. El actor francés Wilfried Knight se quitó la vida en un hotel en Vancouver, Canadá, tan solo dos días después del suicidio de su esposo Jerry Enriquez. La pareja estaba casada desde el año 2011. Según Knight, la negativa de las leyes de los Estados Unidos de reconocer su matrimonio y una serie de problemas y trabas provocadas en la pareja por esta situación, llevaron a ambos a tomar esta brutal decisión. Enriquez fue hallado por su esposo colgado en la casa que ambos compartían. Él dejó junto a su cuerpo unas pastillas y una botella de vino, mismas que Knight interpretó como una invitación a “seguirlo”. Knight también enfrentó la injusticia de ser despojado de sus bienes por la familia de Enriquez al no serle reconocidos sus derechos como cónyuge en Estados Unidos. Knight se suicidó en el hotel donde él y Enriquez se casaron dos años antes.

El 12 de junio de 2015, el actor porno español Mateo Stanford  (Mario Da Silva), fue encontrado muerto, sin que se revelaran muchos detalles sobre su deceso o las causas que lo provocaron. Tenía tan solo 35 años. Muchos rumores apuntaron también a un suicidio.

Así es que ya lo saben. Para  todos aquellos que en un momento han llegado a visualizar la vida de un pornstar como ideal, aquí unas pruebas de que no todo lo que brilla es oro. La vida perfecta no existe. Uno la construye con base a lo que tiene, esfuerzo, dedicación y disciplina. Por ello, y aunque suene panfletero, nunca debemos renegar de lo que tenemos ni mucho menos envidiar la vida de personas aparentemente perfectas que pueden vivir situaciones mucho peores que las nuestras.

Y en paz descansen estos atractivos caballeros, que antes que nada, fueron seres humanos que muchos momentos de diversión y placer brindaron a miles en su polémica carrera.

¡Suscríbete al Newsletter y recibe quincenalmente nuestras mejores recomendaciones y artículos!


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

 LO MÁS NUEVO
31 años, Habitante de la Ciudad de México. Contador profesional de historias. Amante incondicional y apasionado del cine, la música, el teatro y los animales. Con una debilidad y fijación especial por el fascinante mundo de la Cultura Pop.