La Homosexualidad en la Antigua Grecia

0
191
la homosexualidad en la antigua grecia

Hoy en día, en el argot sexual el término “Amor Griego” es utilizado para referirse al sexo anal. El sexo anal es una práctica que va ligada con la homosexualidad masculina (obviamente sabemos que es una práctica también común entre parejas heterosexuales). Y esto nos remonta entonces a la Grecia Antigua que fue célebre, entre muchísimas otras cosas, por qué la homosexualidad tenía un alto grado de tolerancia. Hagamos un poco de historia…


Sabemos y hemos exclamado hasta el cansancio que la homosexualidad es algo completamente natural en el ser humano. No es que los griegos estuvieran enfermos o pervertidos; tampoco era una “moda” de la época. Simplemente la sociedad griega estaba regida por otros principios éticos y morales mucho más abiertos y tomaron la sexualidad con toda su diversidad sin tantos prejuicios de los que eventualmente la humanidad se llenó por diversos factores. En la Grecia Antigua la homosexualidad tenía mucho que ver también con el estatus. El rol activo-pasivo tenía una gran importancia. Cuando el varón tenía un estatus social elevado, generalmente asumía el rol activo. Entre los amantes pasivos era más común encontrara a gente joven, prostitutos o incluso esclavos.


La pederastia era muy común entre amantes homosexuales de la Grecia Antigua Un hombre mayor, con un alto nivel político, social, militar o intelectual, generalmente tomaba amantes mucho más jóvenes. En el caso de los intelectuales o militares, lo disfrazaban como una suerte de “entrenamiento” o “protección” para sus “discípulos”.


La prostitución homosexual también era bastante común. Las casas de citas de hombres para hombres eran muy habituales en las principales ciudades de Grecia. De aquí sale a colación la historia de Fedón de Elis, joven prostituto que más tarde fue “rescatado” por Sócrates para hacerlo su discípulo.
Ya desde el poema épico “La Illiada”, Homero nos plasmó la cercana relación entre Aquiles y Patroclo. No hay que ser muy suspicaz para percatarse que lo de aquellos dos era algo más que una simple amistad.

El gran filósofo griego Sócrates, una de las figuras más celebradas de la cultura universal, era homosexual, según deducciones de algunos historiadores modernos. El llamaba al erotismo homosexual como un “amor divino”. Su discípulo Platón (otro gran filósofo y maestro de la antigua Grecia), no solo fue su discípulo. Se dice que también fue su amante (de allí aquello de “amor platónico”). El filósofo Aristóteles fue a su vez discípulo de Platón y maestro de Alejandro Magno. Y Alejandro es reconocido como uno de los homosexuales más célebres de la Historia Universal (probablemente la doctrina filosófica en la que fue entrenado, derivada de Sócrates, le ayudó a vivir su homosexualidad de una manera más plena y libre). Alejandro tuvo relaciones amorosas con mujeres, pero fue célebre el gran amor que sintió por Hefestión, su amigo de la infancia.


¿Y con respecto a la homosexualidad femenina? Probablemente muchos hayamos escuchado la historia de Safo, la célebre poetisa establecida en la isla de Lesbos (de aquí el término “lesbiana” o “lesbianismo”) y sus amores con mujeres, aunque la realidad es que la homosexualidad femenina en la Grecia Antigua está mucho menos documentada que la masculina.


Y así podríamos ahondar en muchos aspectos más. Lo interesante aquí es la postura de muchas personas o instituciones sociales, políticas o religiosas que siguen condenando la homosexualidad y marcándola como algo “contra natura”. La Historia nos ha puesto en evidencia que “esta moda” o “enfermedad” como ellos la definen absurdamente pues…¿como que ya duró mucho tiempo no? Y aunque así lo fuera ¿Qué les importa? Por lo pronto Sócrates, Alejandro o Safo, independientemente de su orientación homosexual, tuvieron muchos méritos que han aportado notablemente a la historia de la humanidad.

LECTURA SUGERIDA:
*Thomas K. Hubbard “Homosexualidad en Grecia y Roma”, Universidad de California (2003).

¡Suscríbete al Newsletter y recibe quincenalmente nuestras mejores recomendaciones y artículos!


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

 LO MÁS NUEVO
31 años, Habitante de la Ciudad de México. Contador profesional de historias. Amante incondicional y apasionado del cine, la música, el teatro y los animales. Con una debilidad y fijación especial por el fascinante mundo de la Cultura Pop.