«El Hábito», Historia de un lugar fantástico y mítico en México

0
310

Hay un lugar ubicado en la calle de Madrid # 13, en el corazón de la colonia El Carmen de Coyoacán. Hoy en día lo conocemos como El Vicio, un cabaret y centro de espectáculos y cultural dirigido por “Las Reinas Chulas”, una extraordinaria compañía de talentosísimas artistas del cabaret. Su historia con este nombre y con esta nueva administración comenzó en el año 2005. Pero antes de este año, se le conoció durante más de una década con otro nombre. Se llamaba El Hábito, y es recordado como un lugar legendario, lleno de historias y leyendas que marcó un hito en el cabaret, la vida nocturna y el colectivo LGBTTTI mexicano.

Liliana Felipe, cantante y compositora argentina, llegó a México en 1977. En el año de 1980 conoció en el escenario, actuando, a Jesusa Rodríguez, actriz, directora, artista del performance y activista mexicana. Lo suyo fue amor a primera vista. Jesusa se bajo del escenario al terminar su función para presentarse con Liliana: “Con esta mujer me voy a morir”. El encuentro de ambas mujeres fue fructífero no solo a nivel personal, pues dio como resultado el surgimiento de una maravillosa mancuerna artística a la que un sector de la cultura nacional le debe muchísimo.

Liliana y Jesusa decidieron crear un espacio en México donde pudieran desarrollar su talento y creatividad artística. En México había muchos recintos y espacios culturales, pero a la escena del cabaret y del performance les faltaba “algo”, “algo” de legitimidad, de esplendor. En la década de los 1980s, ambas adquieren El Cuervo, un pequeño teatro-cabaret que anteriormente había pertenecido a la actriz Sylvia Pasquel. Fue allí donde dieron vuelo a toda su creatividad y brindaron un espacio de entretenimiento y cultural auténtico, único en la capital mexicana.

Tiempo después, Liliana y Jesusa se encuentran con La Capilla, ese célebre teatro-bar y foro cultural creado por Salvador Novo en los años 1950s en la calle de Madrid, en El Carmen, Coyoacán. La Capilla había decaído. Necesitaba de manera urgente modernizarse y buscar alternativas para atraer al público a su recinto. Liliana y Jesusa surgen al rescate y se crea El Hábito, ubicado en la misma propiedad de La Capilla.

Se podría describir a El Hábito como una suerte de “laboratorio”, donde se experimentó y se probó con todo tipo de corrientes artísticas ligadas al género del cabaret. De la ópera, a la opereta, el performance, la sátira política, la música alternativa. Un lugar legítimo, auténtico. Bajo la guía de Felipe y Rodríguez, El Hábito vivió un esplendor que se prolongó por 13 años.

Fue en El Hábito donde la mítica Chavela Vargas resurgió a la escena musical tras haber permanecido fuera de foco más de una década.

Allí también volvió a brillar Enrique Alonso “Cachirulo”, aquel que marcó la infancia del México de los 1950s y 1960s con su “Teatro Fantástico” en la televisión. Allí brillan también toda una corriente de artistas como Eugenia León, Regina Orozco, Astrid Hadad, Rita Guerrero, Las Hermanas Águila, Susana Zabaleta, Pilar Boliver, Darío T. Pie, Rocío Boliver, Las Divas, Pedro Kominik, Tito Vasconcelos.

Más de 320 espectáculos y montajes teatrales se representaron en El Hábito, la mayoría dirigidos por Rodríguez. Además, la sólida presencia de Liliana y Jesusa como activistas de la comunidad LGBTTTI, convirtió al recinto en un refugio para dicho colectivo, específicamente para el colectivo lésbico, que lo convirtió en uno de sus cuarteles y en un foro de expresión de la cada vez más pujante comunidad sexualmente diversa de la capital mexicana. Intelectuales y feministas también lo convirtieron en uno de sus rincones favoritos. En El Hábito no solo se respiraba cultura, también libertad.

Por desgracia, el 21 de mayo de 2005, Liliana y Jesusa dejaron de administrar El Hábito. Todo tiene un ciclo. Las artistas decidieron emprender nuevos retos y afirmaron que su aportación a la cultura mexicana desde este espacio había terminado. Las dos artistas siguen vigentes y trabajando en otros proyectos. Como ya se mencionó en las primeras líneas, el recinto ahora ha quedado bajo el resguardo de Las Reinas Chulas, quienes se han asegurado de respetar la esencia del recinto como un refugio seguro para cualquier tipo de espectáculo cultural alternativo en la capital azteca.

¿Tú conociste El Hábito? Si lo hiciste entonces tienes mucho que contar y presumir. Viviste un poco de la Historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here