peligro en el bar gay

Cuando Algo Inesperado y Riesgoso Te Sucede En El Antro

Todos hemos escuchado hasta el cansancio a nuestros papás o a amigos decirnos que tengamos cuidado, que mucho ojo en el bar o en el antro, pero…

A veces hacemos caso y a veces no. Parece que mientras más viejos nos hacemos, menos ponemos atención a este tipo de advertencias.

Siempre pensamos que nada nos va  pasar, que vamos al vamos al mismo lugar de siempre donde conocemos a todo el mundo, que ya estamos grandes y que nos encanta hablar con extraños.

Yo era de la misma opinión que ustedes. Sin embargo, hace unas semanas un amigo mío estuvo de visita y como es de esperarse, decidimos salimos a conquistar el mundo nocturno. Ya entrada la noche y después de algunas copas nos pasó algo … inesperado.

Ya no soy ningún joven de 18 años que empieza a salir y a conocer los antros, bares y demás. Tengo 32 años y tengo como todos “suficiente” experiencia para cuidarme solo. O por lo menos eso creía.

El caso es que mi amigo y yo decidimos salir y al calor de los tragos empiezas a conocer gente, a platicar, a ser súper sociable y a dejar de poner atención a lo que sucede alrededor.

Es así como, sin darme cuenta y viéndolo como la cosa más natural del mundo al estar platicando con los nuevos “amigos” de la noche, deje mi bebida con ellos (como lo había hecho miles de veces antes) y acompañé a mi amigo al baño.

Al volver, la platica siguió como si nada y al momento de tomar mi bebida, por “suerte” o coincidencia, me di cuenta de que había una basurita en el fondo del vaso.

Al momento de querer sacarla y tratar de verla más de cerca, vi que la basurita se estaba disolviendo. Fue entonces que me di cuenta, que no era ninguna basurita sino que alguien le había echado alguna droga en pastilla a mi bebida.

Pare a mi amigo que, como si nada, seguía empinándose… su cerveza y le enseñé la evidencia.

Yo estaba tomando un Gin Tonic y como la bebida era clara, podíamos ver claramente ver lo que tenía dentro. Le pregunté a mi amigo se su bebida también tenía algo extraño pero como él estaba tomando cerveza en botella, no se podía ver claramente nada.

beto y enrique gay en el antro

Obviamente no me tomé la bebida. Pregunté entre broma y broma pero muy enserio a los nuevos “amigos” si alguien había visto algo, pero obviamente nadie sabía nada de nada. Y tampoco pusieron mucha atención ni le dieron importancia a mi pregunta.

La verdad es que a mi amigo y a mi se nos cortó la inspiración. Nos fuimos del lugar y platicamos de la suerte que habíamos tenido de darnos cuenta a tiempo de las cosas. Si no hubiera visto esa basurita en mi bebida, a lo mejor estaría contándoles una historia diferente.

Haciendo memoria, no es la primera vez que algo así me sucede.

En mi historial de noches de antro, ha habido 2 ocasiones en las que de repente, después de una aceptar una bebida invitada de alguien extraño, me he puesto súper mal.

Felizmente, siempre he estado con amigos y nunca pasó más de ser una historia de antro donde parecía que estaba demasiado borracho. La realidad es otra, me acuerdo una vez en la que mi mente estaba completamente consiente de la circunstancia pero mi cuerpo simplemente no respondía como yo quería.

Ya pensando en cómo sucedieron las cosas, creo que lo me que me saca un poco de onda es lo que pudo haber pasado.

Desafortunadamente no todas la personas que conocemos en el antro tienen las mismas intenciones que tú o yo tendríamos en una noche de fiesta.

Hay personas que utilizan diferentes drogas o medios para abusar en alguna manera de alguna persona confiada y descuidada.

Cuando uno esta bajo los efectos de alguna de estas drogas, uno se vuelve presa fácil para cualquier tipo de agresión, ya sea física, emocional, sexual o económica.

El “ten cuidado”, “pon atención”, “mantente alerta”, no son consejos en balde y son algo que debemos siempre tener presentes a la hora de salir a divertirnos. No por ser mas grandes o por tener más experiencia nos libramos de este tipo de situaciones.

Este articulo no se trata de espantar a nadie y ni de hacer ver peligro en todos lados. Simplemente busco recordarles los consejos de nuestros padres y amigos de cuidarnos nunca están de más! Así que manténganse alertas y disfruten responsablemente!

Por más TONES (treinTONES, cuarenTONES, cincuenTONES…) que seamos, nunca dejamos de ser niños en cierta forma.

¿Tienes alguna historia similar?

¡Compártela y platicamos todos en los comentarios!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

3

2 Comentarios

  1. Anónimo
    19 septiembre, 2017
  2. Martín balandran
    19 septiembre, 2017

¿Cómo ves?