Ser Gay Con El Paso De Los Años. Reflexión En El Mes Del Orgullo LGBT

0
1149
ser gay, lgbt con la edad

Esta es una reflexión personal, pero en estas fechas del Orgullo LGBT, me gustaría compartirla con ustedes.

Como a cualquier ser humano, la edad y las experiencias nos van cambiando y por lo mismo, nuestra percepción del mundo y de nosotros mismos también va siendo distinta.

Muchas ocasiones me he llegado a preguntar ¿por qué en la generalidad, todo lo que tiene que ver con lo “gay” está sexualizado? ¿Por qué todo tiene que ver siempre con sexo, con imágenes sugestivas o desnudos, con exaltar el cuerpo al máximo de forma pornográfica?

“Con la edad uno va aprendiendo a volverse observador sin juzgar, aprende a ser cada vez más neutro para dejar el conflicto a un lado y ser realmente más libre”.

Por un tiempo pensé que la comunicación tan sexual entre la comunidad gay tenía que ver con el hecho de ser hombres, se dice que los hombres somos mucho más sexuales y visuales que las mujeres. ¿Será?

Después empecé a pensar que la forma de expresar la sexualidad no tiene que ver con el género sino con el nivel de conciencia y energético del ser humano. 

Desde hace ya muchos años tengo este blog de bienestar muy enfocado a la diversidad, a la comunidad LGBT y por años las imágenes que se compartían para ilustrar cualquier tipo de contenido, ya fuera de salud, motivacional, de relaciones de pareja, de ejercicio o de lo que fuera, tenían que tener cierta carga sexual para poder conseguir “likes”, “shares”, para captar la atención del público gay y volverse virales.

No generalizo, de todo hay en todas partes, pero en la generalidad, si no hay sexo de por medio, si no hay un cuerpo mostrando nalgas o marcando paquete, no llama la atención en el mundo cibernético.

¿A qué se deberá? Me hago la pregunta y me respondo analizando mi propia forma de ser y de vivir en las redes sociales.

Yo era de los que siempre subía a su Instagram y demás redes, fotos semidesnudo, siendo siempre provocativo. Un buen día me cansé, me puse a pensar qué tan esclavo me encontraba del sistema, qué tan atrapado estaba en el mundo de la vanidad y la superficialidad.

Quizás tan solo sea un proceso natural que nos toca atravesar a muchos hasta que nos cansamos. ¿Creen que pueda ser así?

Un buen día decidí que quería en mi vida “más calidad que cantidad”, y esto tenía que reflejarse también en mi blog y mi trabajo en redes sociales. Vaya, no soy ningún mojigato ni moralista, de vez en cuando sigo subiendo fotos sexies a mis redes, justo hoy subí una a Instagram porque me enviaron un traje de baño de regalo y pues me lo puse para sacarme la foto, me siento cómodo con mi cuerpo. Pero ya no es una dinámica el exponerme con poca ropa nadamás para tener más “likes” y seguidores. ¡Me cansé! Me di cuenta que estaba siendo quien mucha gente quería que yo fuera pero no realmente quien yo soy.

Tengo mi parte sexual y son muy vanidoso, lo reconozco, pero también tengo mi parte profunda, espiritual, reflexiva, disfruto enormemente de un paisaje hermoso, de mi pareja, de mis mascotas. En el fondo, en mi casa soy más así que la imagen que di por muchos años a mis seguidores.

Hoy a mis 43 años, me interesa mucho más encontrar comentarios interesantes en mis fotos y publicaciones que notas sexosas y hasta irrespetuosas y desagradables.

A veces pienso que hoy en día uno es una marca y como tal, se crea un concepto, un personaje y lo sostiene como técnica publicitaria, pero no, a mi no me sale. Nunca he podido ir en contra de lo que siento y pienso. Es por esto que mis amigos y seguidores han notado un cambio fuerte en este blog y mis publicaciones.

Muchas veces tomamos el sexo como evasión, nos perdemos en el mundo de los placeres carnales y no nos damos cuenta que esto no nos hace felices. Mucha gente ni siquiera sabe lo que es sentirse feliz, confunde el satisfacer un deseo con felicidad y no tiene nada que ver.

“El placer es algo fisiológico y la felicidad es algo psicológico”. Y bueno, no somos solo un cuerpo físico.

En este mes del orgullo LGBT me pregunto y te pregunto:

1 – ¿De qué te sientes orgulloso u orgullosa?

2 – ¿Lo que haces, la forma en la que vives es congruente con quien tú eres o es el resultado de una inconformidad, rebeldía o enojo ante el sistema?

3 – Yo no te voy a preguntar si eres activo o pasivo, mejor te pregunto: ¿Eres activo o reactivo?

4 – ¿En qué momentos en tu vida te has sentido tranquil@, en paz, con el corazón realmente contento?

Agradezco infinitamente el trabajo de cada activista que ha dedicado su vida a mejorar la condición de vida de todos nosotros, creo que cada persona tiene una misión distinta en este mundo y esta se encuentra cuando uno actúa y vive desde el corazón.

Hoy estamos viviendo un tiempo en el que también debe haber un tipo de activismo sin lucha, sin resistencia, mostrando nuestros triunfos y no solo nuestras carencias, mostrando nuestra calidad humano y no solo nuestras excentricidades, siendo incluyentes con toda la sociedad y no excluyendo a mujeres y heterosexuales, porque los gays solemos ser muy incongruentes en muchas ocasiones.

Lo que quería compartir con ustedes es que con el paso de los años, la forma de expresar quien yo soy dentro y fuera de la comunidad LGBT ha cambiado y hoy me siento más cómodo, me interesa más darle mayor tiempo y energía a mi espiritualidad, a disfrutar la vida entera y no solo a exhibir mi sexualidad. 

“Todo ser humano tiene en este mundo la tarea de aprender a ser feliz y esto se logra encontrando la armonía y el equilibrio”.

¡Feliz mes del Orgullo LGBT!

 

 

¡Suscríbete al Newsletter y recibe quincenalmente nuestras mejores recomendaciones y artículos!


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

 LO MÁS NUEVO
Blogger-Vologger, comunicador y emprendedor que se ha convertido en un referente de la comunidad LGBT en México y Latinoamérica por crear y compartir a través de su blog.